Navigation

Seúl reivindica la victoria en la batalla de los decibelios

Soldados surcoreanos ajustando la emisora de propaganda junto a la frontera con Corea del Norte, adonde dirigen sus altavoces a todo volumen, en Yeoncheon, noreste de Seúl, el 8 de enero de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 12 enero 2016 - 09:43
(AFP)

Corea del Norte, aunque tenga la bomba atómica, perdió la batalla frente a su vecino del Sur respecto a las potentes emisiones de propaganda difundida en la frontera entre ambos países, según el Gobierno surcoreano.

En respuesta al nuevo ensayo nuclear llevado a cabo la semana pasada por Pyongyang, Seúl puso en marcha de nuevo sus potentes altavoces, que difunden a todo volumen hacia el norte una mezcla de canciones pop coreanas y mensajes propagandísticos, que irritan a las autoridades norcoreanas.

Corea del Norte instaló, como respuesta, sus propios altavoces, que difunden hacia el sur mensajes a la gloria del líder norcoreano, Kim Jong-Un, y ataques en toda regla contra la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye.

"Los altavoces norcoreanos se encendieron en diez puntos, pero su impacto es insignificante", declaró un responsable del ministerio de Defensa surcoreano, quien consideró "muy débil" la potencia de éstos en comparación con los de Corea del Sur. "Sus emisiones se escuchan en un radio de uno a 3 kilómetros, mientras que las nuestras pueden escucharse a 10 kilómetros", añadió.

Este método de guerra psicológica se remonta a los año del conflicto abierto entre ambos bandos entre 1950-1953, cuando unidades móviles equipadas de altavoces se desplazaban a lo largo de una línea del frente poco estable.

En un contexto de tensión creciente entre ambos países, estos mensajes provocaron la ira el verano pasado de Pyongyang, que llegó a amenazar con utilizar artillería para destruir estos aparatos.

Seúl los había desconectado finalmente tras un acuerdo a finales de agosto, si bien éste preveía que la decisión sería nula si un "acontecimiento anormal se producía" en un futuro.

Tras el ensayo nuclear norcoreano, Seúl no ha dicho durante cuánto tiempo mantendrá las emisiones.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?