Navigation

Aprobada ley que reglamenta la ingeniería genética

Ley reglamenta el empleo de organismos genéticamente modificados. Keystone

Suiza dispone desde hoy de una ley sobre ingeniería genética en el campo de lo no humano.

Este contenido fue publicado el 13 marzo 2003 - 19:05

Se reglamenta estrictamente la diseminación y la circulación de organismos genéticamente modificados.

La cámara alta aprobó los últimos detalles este jueves (13.03) de la ley que permitirá a los agricultores optar por producir sin organismos genéticamente modificados (OGM) o con ellos, y a los consumidores la libertad de escoger.

Por 22 votos a favor y 17 en contra el Consejo de los Estados (cámara alta) aprobó la disposición legal, confirmando así la decisión adoptada anteriormente por el Consejo Nacional (cámara baja).

Contra los abusos

La ley negociada después de un largo proceso de discusiones, tiene como objetivo proteger el ser humano, los animales y el medio ambiente contra los abusos de la ingeniería genética. También busca conservar la biodiversidad.

La ley introduce un régimen estricto de notificación y de autorizaciones para la utilización de los OGM en lugares bien específicos, su diseminación en el medio ambiente y también restringe su comercialización.

Por otro lado, los parlamentarios rechazaron la instauración de una moratoria sobre las culturas biogenéticas con objetivos comerciales, que pedían los medios ecologistas.

La ley estipula un sistema de autorizaciones escalonadas. Primero las investigaciones sobre OGM deberán hacerse en circuitos cerrados, como los laboratorios. Sólo si los resultados no pueden obtenerse de esa manera se autorizará la diseminación experimental en los campos.

La experimentación en el medio ambiente podrá desarrollarse bajo condiciones muy precisas. También los estudios deberán aportar a la bio seguridad de los organismos genéticamente modificados.

La ley precisa además que los OGM no deberán contener a largo plazo genes resistentes a los antibióticos.

Una excepción

El Parlamento aceptó sin embargo de hacer una excepción hasta el 2008 para permitir de concluir algunas experiencias ya en curso, como las relacionadas con el trigo transgenico que realiza la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

La diseminación con fines comerciales podrá realizase solamente en una tercera etapa, la que también estará sometida a una autorización especial. Pero será necesario probar que los OGM no causan daño al ecosistema.

Los organismos nacionales de protección del medio ambiente, tendrán derecho a recurrir contra las autorizaciones de diseminación en el medio ambiente.

Protección del consumidor

Por otro lado, la ley protege la producción agrícola sin el empleo de OGM y garantiza la libertad de escoger de los consumidores. Una cláusula protege contra los riesgos de contaminación de productos no tratados con organismos modificados genéticamente.

Los productos OGM o que contienen aditivos, como los alimentarios, deberán estar claramente identificados para que los consumidores escojan libremente.

Otro artículo de la ley refuerza la responsabilidad civil de los productores que utilicen OGM, los que deberán responder de los daños causados por esos productos. Los agricultores quedan exentos de esa responsabilidad.

En el sector no agrícola, el titular de una autorización para usar OGM deberá igualmente responder sobre los daños causados pero sólo si los organismos son defectuosos. La prescripción de la responsabilidad civil se fijó a 30 años.

Por último, la producción de animales modificados genéticamente queda prohibida, con excepción de fines científicos, terapéuticos o de diagnósticos.

swissinfo y agencias

Datos clave

El consumidor tendrá libertad de escoger entre productos modificados genéticamente y los que no son.
Los productores deberán responder por daños causados al medio ambiente.
La ley prohibe las experiencias en animales.
La investigación deberá hacerse por etapas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.