Astrónomos descubren un planeta "habitable"

Michel Mayor (izq) y Stéphane Udry posan con la impresión artística del nuevo planeta. Keystone

Astrónomos suizos y europeos anunciaron el descubrimiento del primer planeta que -estando fuera del sistema solar-, sería capaz de sustentar la vida.

Este contenido fue publicado el 25 abril 2007 - 11:55

Sin embargo, a quien esté pensando en un cambio de escenario le sugerimos retener la respiración, porque la "nueva super Tierra" queda a 20,5 años luz, alrededor de 10 billones de kilómetros.

El planeta cuya masa es cinco veces mayor que la de la Tierra -razón por la que lleva etiqueta "super"-, fue descubierto por astrónomos dirigidos por investigadores de la Universidad de Ginebra.

Su radio es apenas 1,5 veces mayor que el de la Tierra y su gavedad el doble de la de nuestro planeta. Los científicos consideran que su temperatura media oscila entre 0 y 40 grados Celsius, y se supone la existencia de agua.

"Tenemos todos los ingredientes para el desenvolvimiento de la vida", declara a swissinfo Stephane Udry, astrónomo del Observatorio de Ginebra.

"Hay algo sólido o con agua semejante al tamaño de la Tierra, la gravedad no es tan mala y está a una distancia adecuada de su estrella como para hacer que la temperatura ronde los 20 grados y el agua pueda existir en su forma líquida".

Extraterrestre

El planeta fue descubierto usando el gran telescopio espectrogáfico de alta precisión 'High Accuracy Radial Velocity Searcher' (Harps), de fabricación suiza, instalado en el Observatorio 'Southern European Observatory' en la Silla (Chile).

Su estrella es cinco veces menos luminosa que nuestro sol y está entre las 100 más próximas a nuestro sistema solar. Según Udry, "muy cerca de nosotros".

Tal apreciación puede ser cierta en el contexto del universo, pero en la realidad se trata de una distancia, muy, muy larga. Por ello son remotas las posibilidades de enviar una misión como la Rover de la NASA a Marte, para averiguar.

"Sencillamente no es posible porque harían falta cientos o miles de años para llegar allí", sentencia Udry.

Planetas habitables

No obstante, se espera que dos proyectos espaciales planeados -uno en Europa denominado Darwin y otro en Estados Unidos llamado Descubridor de planetas extraterrestres-, averigüen más sobre los planetas habitables fuera del sistema solar, aunque estén distantes.

"Si se tiene luz proveniente de un planeta, se puede analizar la composición química de la atmósfera de ese planeta", señala Udry. "Por tanto, se puede ver si hay agua e incluso vida, porque si hay oxígeno en cantidades suficientes tiene que haber vida que genera ese oxígeno".

El astrónomo ginebrino considera que los indicios de vida son importantes desde los puntos de vista filosófico y sociológico. Cuanto más sepamos sobre la vida desarrollada en el universo, comprenderemos mejor el mundo, concluye.

"Cuanto más lejos vayamos, estaremos más convencidos de que sólo es cuestión de tiempo y tecnología antes de hallar vida en otros planetas parecidos al que tenemos. Pero es no significa vida inteligente", precisa Udry.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra

Datos clave

El nuevo planeta tarda 13 días en orbitar el sol.
Su dimensión es cinco veces mayor que el de la Tierra.
El radio del planeta mide sólo 1,5 veces más que el de la Tierra.
Su luminosidad es 50 veces menor que la del sol.

End of insertion

Contexto

El denominado "super Tierra" es el más pequeño de los 220 astros o planetas detectados hasta ahora fuera del sistema solar.

De acuerdo a Michel Mayor, del Observatorio de Ginebra, ninguno de los descubrimientos previos a éste ofrece las condiciones necesarias para la vida.

El equipo investigador incluye científicos del Laboratorio de Astrofísica de Grenoble, Instituto de Astrofísica de París y Centro de Astronomía y Astrofísica de Lisboa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo