Navigation

Skiplink navigation

Batalla política en torno a la comunidad LGTB en Polonia

Manifestación ante la nunciatura apostólica reclamando la dimisión del arzobispo de Cracovia, Marek Jedraszewski, el 7 de agosto de 2019 en Varsovia afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 agosto 2019 - 07:46
(AFP)

A dos meses de las legislativas, el principal tema de debate en Polonia no es ni político ni económico, sino la cuestión de los derechos LGTB, después de que los conservadores nacionalistas y un arzobispo católico alertaran sobre la "amenaza" de esta comunidad.

Desde el otro bando, el ala izquierda de la oposición vio en la movilización de los defensores de los derechos de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales una ocasión para atacar el partido Derecho y Justicia (PiS, en el poder) y denunciar su alianza de hecho con la Iglesia, muy influyente en este país católico.

"Para el PiS es un carburante político, esto le permite reafirmar su identidad política, su apego a los valores tradicionales frente a la ola de occidentalización", dice a la AFP el politólogo Stanislaw Mocek.

"Y la otra parte también encuentra un arma política, en la forma de defensa de los derechos de la minorías", añade el también rector de la universidad Collegium Civitas de Varsovia.

- "Peste arcoíris" -

Tras una serie de manifestaciones en rechazo a un ataque de nacionalistas contra una Marcha del Orgullo en el país el mes pasado, el arzobispo de Cracovia, Marek Jedraszewski, echó más leña al fuego al denunciar durante una homilía la "peste arcoíris" que, en su opinión, sustituyó a la "peste roja" comunista.

La reacción no se hizo esperar: el dominico Pawel Guzynski instó desde los medios polacos a enviar cartas al arzobispo para solicitar su renuncia.

Un responsable de su orden religiosa sancionó rápidamente la "iniciativa personal" de Guzynski y lo envió a un monasterio contemplativo para una penitencia de tres semanas. En un comunicado, destacó que los dominicos siguen "dos principios al mismo tiempo: defender a los necesitados y hacerlo en unión con la Iglesia".

YouTube bloqueó la difusión de la grabación de la homilía de monseñor Jedraszewski, pero después la restableció.

El sábado pasado, un centenar de jóvenes con carteles con la bandera arcoíris se presentaron a las puertas de su residencia en Cracovia a gritos de "Jedraszewski, vergüenza e infamia". El miércoles tuvo lugar una manifestación ante la nunciatura en Varsovia para reclamar la dimisión del arzobispo y la intervención del Vaticano.

Al mismo tiempo, varios fieles llamaron desde la poderosa emisora católica y ultraconservadora Radio Maryja a realizar una campaña similar, enviando al Vaticano cartas de apoyo a monseñor Jedraszewski.

Movilizados ya por la posición del líder del PiS, Jaroslaw Kaczynski, quien habló en abril de una "amenaza a la identidad, a la nación y al Estado polacos" debido a la comunidad LGTB y a la "teoría del género", estos fieles reaccionaban también a otros incidentes, como la publicación en internet de imágenes de la Virgen con una aureola arcoíris o representada en medio de un sexo femenino.

El próximo episodio podría desarrollarse este sábado en Plock, una ciudad de tamaño medio a 100 km al oeste de Varsovia, donde está prevista una Marcha del Orgullo en la que se esperan protestas de la extrema derecha.

Además, unos 50 residentes de Plock enviaron una carta abierta al alcalde pidiéndole que retire su patrocinio a esta marcha LGTB.

- "Campaña ideológica" -

A ojos de los católicos conservadores y de buena parte del episcopado, Polonia es blanco de una "campaña ideológica" multiforme de los círculos LGTB preparada desde hace tiempo y apoyada y financiada por organizaciones internacionales como ILGA-Europe.

El respetado periodista Marcin Przeciszewski, presidente de la agencia de información católica KAI, publicó un largo análisis en este sentido.

Para ilustrar sus ideas, cita documentos "estratégicos", como una "Declaración LGTB+" firmada en febrero por el alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, y las conclusiones adoptadas a finales de marzo por un "Congreso LGTB+", que reunió a 27 grupos y organizaciones en la capital polaca.

También señala que ya se prepararon los proyectos de ley destinados a introducir las uniones civiles y el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como otros destinados a permitir que una persona pueda elegir libremente a nivel oficial si es hombre o mujer.

Tales textos no tienen ninguna probabilidad de ser adoptados por el actual Parlamento, controlado por los conservadores.

La evolución que vive actualmente Polonia, según Stanislaw Mocek, ya se produjo en otros países europeos en décadas anteriores. Pero en Polonia, bloqueada por el comunismo, comenzó mucho más tarde, y la cuestión de los derechos LGTB irrumpió repentinamente, sin que la sociedad esté preparada para ello, en su opinión.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo