Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bellas Artes Gérald Cramer, un orfebre del libro ilustrado

En Ginebra, el Taller de Artes Gráficas consagra una exposición al galerista  Gérald Cramer, nacido hace 100 años. La muestra desvela las bambalinas de la labor del también editor de arte y su complicidad con Paul Éluard, Pablo Picasso, Joan Miró, Marc Chagall y Henry Moore. Tras las huellas de su padre, Patrick Cramer da testimonio de esta aventura que no sería posible hoy en día.

La vía estaba abierta para el joven Gérald Cramer. Nacido en el seno de una familiaEnlace externo patricia de Ginebra, su entorno inmediato se compone solamente de banqueros. “Sin embargo, durante la guerra es movilizado y cae rápidamente enfermo, aquejado de tuberculosis. Durante su estancia en Leysin, en los Alpes, conoce a Giovanni Rodio, un librero zuriqués apasionado de los libros ilustrados y le propone trabajar con él, una vez recuperado de su enfermedad”, narra su hijo Patrick CramerEnlace externo, también galerista y editor de catálogos.

Con esa experiencia profesional, Gérald Cramer encuentra rápidamente oportunidades a su regreso a Ginebra. “Conoce a Paul Eluard quien le presenta a Picasso. Y de poco a poco, el joven editor y galerista conoce y se hace amigo de los más grandes artistas de su tiempo. Al final de la guerra, todo se pasa en París, en donde el mundo del arte está en ebullición. Impresores, artistas, escritores se reúnen y se muestran sus obras. El nivel es extraordinaria. Se encuentra ahí en el corazón del arte moderno”.

En 1947, Gerald Cramer propone al poeta Paul Eluard realizar un libro ilustrado con su poema A toda prueba. Para la ilustración, Eluard sugiere a Joan Miró. Un proyecto que apasiona de inmediato al pintor español. El libro es terminado en 1958 y tiene un tremendo éxito.

“Es un trabajo artesanal. El libro es impreso en 140 ejemplares numerados. Pero su confección requiere 42 000 pasajes bajo las prensas y más de diez años. El tiempo no cuenta. El objetivo es lograr un objeto perfecto. Llevan a cabo un trabajo de orfebres, lo que podía llegar a ser un poco aburrido para nosotros, su familia”, bromea el hijo.

Patrick Cramer retoma la antorcha que iluminó a su padre hasta su muerte en 1991. “Tengo 65 años y estoy contento de no tener 45. Veo muy mal el futuro de las galerías. Las casas de subastas han hecho lo suficiente para tomar todo el mercado y debilitar a las galerías. No solamente tienen las mejores obras, conocen a todos los clientes y ofrecen los mejores precios para los artistas”.

En cuanto a las pretensiones de Ginebra como plaza de las artes visuales, Patrick Cramer tiene una opinión definida: “Ginebra nunca ha sido una ciudad de arte y no lo será probablemente nunca. Pero tiene otras cualidades”.

Exposición 'Gérald Cramer y sus artistas: Chagall, Miró, Moore', CabinetEnlace externo de artes gráficas. 5, promenade du Pin, Ginebra, hasta el 29 de enero de 2017.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes