Navigation

Skiplink navigation

Se agrava la polución en el Golfo de México

Operaciones para contener la marea negra frente a las costas de Luisiana. Keystone

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró que “la marea negra en el Golfo de México es una catástrofe quizá sin precedentes” y advirtió que “la compañía petrolera BP va a pagar la factura”.

Este contenido fue publicado el 03 mayo 2010 - 14:05

Stefan M. Luthi , profesor de Producción Geológica y responsable de la cátedra de Geotecnología de la Universidad Técnica Delft (Países Bajos), trabajó varios años para Schlumberger Oilfield Services y analiza el impacto del derrame petrolero. Entrevista.

swissinfo.ch: ¿Cómo ocurrió el accidente?

Stefan M. Luthi: No lo sabemos realmente. Algo pasó entre el yacimiento de petróleo y la plataforma. Un sistema de válvulas que conecta el tubo que une las profundidades a la superficie tendría que evitar la presión excesiva.

Pero este sistema no funcionó. Ese es el principal riesgo ambiental.

El segundo riesgo podría ser que el petróleo a alta presión o que una mezcla de petróleo y gas surja de manera repentina en la superficie y estalle en llamas. Puesto que hay una gran cantidad de material eléctrico en la superficie, la menor chispa puede hacer estallar todo.

swissinfo.ch: La perforación mar adentro se hace a una profundidad cada vez mayor. ¿Cuáles son los peligros inherentes a este tipo de operaciones?

S.M.L.: La alta presión, como lo vemos en este caso. Pero eso todavía no es nada. Esta plataforma en el Golfo de México llega al fondo marino bajo 1.500 metros de agua y luego perfora cerca de 5.000 metros, la que es una profundidad relativamente media. Ahora ya hay algunas que alcanzan 9.000 metros en el Golfo de México.

swissinfo.ch: ¿Cuál podría ser el impacto sobre el medio ambiente en el largo plazo?

S.M.L.: Es muy difícil de estimar. Recibimos datos contradictorios sobre el alcance del derrame. Inicialmente, BP habló de 1.000 barriles por día, luego revisó al alza esta estimación al pasar a 5.000 barriles. Pero, al parecer, se producían 7.000 barriles diarios cuando ocurrió el accidente.

Así es que probablemente hacían pruebas, es decir, que hacían perforaciones para determinar qué cantidad podrían producir de más. Así, tenemos ahora una estimación mucho más realista. Se trata de una cantidad considerable de petróleo.

swissinfo.ch: La fuga es básicamente de petróleo ligero. ¿Cuál es la comparación con otros derrames de petróleo en las últimas décadas?

S.M.L.: El petróleo crudo del Exxon Valdez era pesado, muy pegajoso y formaba montones. El petróleo ligero fluye más rápidamente, pero se evapora más fácilmente y puede quemarse fácilmente.

swissinfo.ch: ¿Pero, no es muy polémico este método de quemar el crudo?

S.M.L.: Usted contiene el petróleo al interior de barreras flotantes y lo enciende. No sé si este método es muy polémico y no sé si sería el método adecuado en este caso, porque el petróleo está muy disperso. Habría que tratar de detener la fuga tan pronto como sea posible.

Todas las medidas adoptadas en la superficie parecen demasiado limitadas, dada la magnitud del desastre. Al parecer, no disponen (en EEUU) de los grandes equipos que tenemos en el Mar del Norte.

swissinfo.ch: Se siguen haciendo muchas perforaciones en el Golfo de México. ¿Por qué no hay medidas adecuadas para hacer frente a las consecuencias de un desastre semejante?

S.M.L.: No es fácil saber quién es el responsable: Estados Unidos, la Guardia Costera, las tropas de ingenieros. Fue el mismo problema con el huracán Katrina. ¿Quién estaba a cargo de los diferentes diques? Resultó que en algunos casos era una autoridad, en otros, una autoridad diferente. Y había poca coordinación entre las distintas autoridades.

swissinfo.ch: La seguridad en plataformas marítimas ha mejorado en las últimas décadas?

S.M.L.: Enormemente. Algunas personas dirían que en comparación con lo que se ha hecho en la perforación en alta mar, viajar a la Luna es un juego de niños. Por eso hay relativamente pocos accidentes. Lo que pasó en esta plataforma es muy triste, porque el nivel de seguridad ha sido muy bueno en los últimos 10 a 15 años.

swissinfo.ch: ¿Cuál es el potencial de petróleo en alta mar?

S.M.L.: No podemos hablar de potencial, sino de realidades, como lo demuestra un reciente descubrimiento en Brasil. Se perforó a través de varios kilómetros de sal, lo que es extremadamente difícil, y se hallaron importantes yacimientos de petróleo a una profundidad considerable. Seguramente se hará lo mismo en el oeste de África, que, en términos geológicos, es el espejo de Brasil.

swissinfo.ch: ¿Cree que el accidente actual pondrá límites a este tipo de perforaciones?

S.M.L.: No lo sé. La costa de Luisiana es muy complicada con sus pantanos y estuarios. Protegerla del petróleo es prácticamente imposible. Hay tantas formas de acceso y la costa este es tan extensa que requeriría una intervención masiva. Además, los ecosistemas son muy sensibles.

Por lo tanto, el accidente podría tener un impacto en la legislación. Sin embargo, en perforaciones mar adentro y en aguas profundas, este reglamento ya es muy estricto. Además, la industria petrolera se autoregula. Ninguna empresa toma la seguridad a la ligera. Saben lo que está en juego.

Por ejemplo, BP será castigada de diferentes maneras y muy severamente en lo que atañe a la obtención de concesiones, permisos para perforar o la supervisión de las autoridades nacionales. Amén de que su imagen quedará empañada.

Las compañías petroleras internacionales tienen un problema porque no tienen mucho acceso al petróleo. Tienen acceso a aproximadamente el 15% de los recursos conocidos, el 85% restante está en manos de compañías petroleras nacionales. Así, las compañías internacionales se ven obligadas a explotar áreas extremas, en aguas muy profundas. Por lo tanto, tienen la presión, pero es un nicho de mercado donde pueden sobresalir si son competitivos.

Dale Bechtel, swissinfo.ch
(Traducción y adaptación: Marcela Águila Rubín)

DESASTRE ECOLÓGICO

Decenas de especies animales están amenazadas por el derrame de petróleo que afecta la costa de Luisiana desde la semana pasada.

La mancha de petróleo podría devastar grupos de delfines, incluso algunas especies en riesgo de extinción.

Los cachalotes probablemente ya han sentido el impacto de la marea negra. Las hembras crían en aguas del Golfo de México a sus crías.

Los peces también podrían desaparecer de la región. Sin embargo, la pesca de pargos rojos es una fuente de ingresos para la región, así como la captura de camarones y ostras.

Además, en el delta del Mississippi anidan en esta temporada aves migratorias.

End of insertion
swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo