Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Apoteosis del surrealismo

, Riehen (Basilea)


Salvador Dalí, 'El enigma del deseo' (1929)

Salvador Dalí, 'El enigma del deseo' (1929)

La Fundación Beyeler, de Basilea, propone la mayor muestra de arte surrealista realizada hasta la fecha en Suiza. La exposición incluye obras de Dalí, Max Ernst, Picasso, Magritte o Joan Miró, provenientes de algunas de las mejores colecciones privadas y museos del mundo.

Visita guiada con Sam Keller, director de la Fundación Beyeler, en exclusiva para swissinfo.ch.

Apabullante. Esta es la primera palabra que viene a la mente al dar los primeros pasos la muestra Surrealismo en París y al entrar en el edificio concebido por Renzo Piano donde el visitante es acogido por Capricornio, inmensa escultura de Max Ernst que da la bienvenida al recorrido.

Una vez dentro, en las salas bautizadas con el nombre de calles parisinas, podrá ver desde películas como la mítica Un perro andaluz, de Luis Buñuel y Salvador Dalí, hasta obras de Magritte, Duchamp, Paul Klee o De Chirico.

Homenaje a París

“Lo primero que hay que comprender es que el surrealismo es el movimiento creativo más importante en el arte moderno”, comenta a swissinfo.ch Sam Keller, el director de la Fundación Beyeler. “Comenzó en París, pero muy pronto se expandió por el mundo entero. Los efectos de este movimiento son aún visibles e influyentes en nuestra vida de hoy. No solo en las artes visuales, sino en el cine, la literatura, la poesía, el cómic, el diseño o el cine”.

 

De hecho, el visitante reconoce a cada paso obras que son auténticos iconos del siglo XX y que forjaron de forma definitiva nuestra idea del arte. “En efecto, nuestra visión del mundo y forma de pensar están fuertemente influidas por el surrealismo. La prueba es que surreal es el único término del vocabulario artístico que está en boca de todo el mundo”.

“Los surrealistas son tan interesantes porque fue un movimiento que no solo intentó cambiar el arte, sino que quiso cambiar la sociedad. Eran revolucionarios. No pudieron cambiar el mundo, pero modificaron para siempre la forma en la que vemos y entendemos el arte”.

Los surrealistas, fuertemente influenciados por el psicoanálisis de Sigmund Freud, “comprendieron que los seres humanos no solo tenemos una parte racional, sino que también estamos hechos de sueños y subconsciente. Una novedad que usaron como una fuente de creatividad”, precisa.

El surrealismo es un movimiento celebrado y bien conocido, pero en Suiza no hubo una exposición tan abarcadora de este movimiento desde 1966. Hasta ahora, para ver estas obras había que viajar al extranjero, o contentarse con muestras individuales.

“Quisimos dar al público la posibilidad de ver estas obras maestras de artistas legendarios, pero también descubrir artistas no tan famosos, y obras que hemos visto reproducidas, pero que no se pueden visitar ya que forman parte de colecciones privadas. De hecho, más de la mitad de estas obras pertenecen a particulares”, aclara Keller.

“Toda la exposición es un homenaje a París, la gran capital del arte en los tiempos modernos, y es también un homenaje a este grupo de artistas increíblemente talentosos que intentaron cambiar el mundo con imágenes y fantasía”.

De las casi 300 obras expuestas, apenas una docena son propiedad de la Fundación Beyeler. El resto son préstamos de los más prestigiosos museos y colecciones privadas del mundo. Una vertiginosa operación que, a buen seguro, debe haber costado años de esfuerzos y de complicada logística.

Sam Keller suspira, arquea las cejas y sonríe antes de contestar: “Nos ha llevado más de tres años preparar esta exposición. Pero tenemos la suerte de contar con comisarios y especialistas que ya habían trabajado con este material, lo que fue de una ayuda inestimable a la hora de hacer contactos y abrir puertas”.

“Un museo vivo”

Tras haber llevado a Art Basel, la principal feria de arte del mundo, a la cumbre y crear su hermana gemela en Estados Unidos, Art Basel Miami Beach, Keller triunfa ahora en la Fundación Beyeler, que se confirma como cita ineludible para los amantes del arte. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

“No creo que haya una receta para el éxito. Al menos no que yo sepa. Pienso que el secreto, si hay alguno, es hacer las cosas que amas y en las que crees. Un amor que se ve en el ejemplo que Ernst y Hildy Beyeler pusieron durante 60 años en su trabajo de galeristas y coleccionistas. Ellos han sabido crear un pequeño rincón del paraíso aquí, en Basilea”.

“Tomamos nuestro pasado como una base y una inspiración, pero también queremos un museo vivo. No un mausoleo. Ernst Beyeler siempre decía que lo único permanente en la vida es el cambio, o sea que para seguir iguales estamos obligados a cambiar constantemente. Intentamos respetar los valores que nos llevaron a donde estamos, pero al mismo tiempo,

queremos conectarlo a nuestro tiempo”, recuerda Keller del hombre que fue su mentor y le puso a la cabeza de Art Basel y la Fundación Beyeler.

Para que una propuesta pueda imponerse en el muy competitivo mercado de hoy debe basarse en la calidad, sostiene. “Lo que hacemos es proponer arte al más alto nivel. Al final del día, la calidad siempre es rentable. Si propones calidad, triunfarás a largo plazo. Incluso la gente que no es entendida en arte contemporáneo, puede reconocer obras de primera categoría”, enfatiza.

“El sueño de Ernst y Hildy Beyeler fue que el arte de calidad llegue a la mayor cantidad posible de gente. Y eso es lo que intentamos seguir haciendo. Creemos con fuerza que las obras de arte hablan con la gente, y revelan emociones, recuerdos y deseos. Es por eso que la gente sigue viniendo: porque hacemos el arte accesible a todos”.

Surrealismo en París

El movimiento surrealista fue iniciado por André Breton en 1924 e influenciado por la obra de Sigmund Freud.

La Fundación Beyeler  ofrece la mayor exposición realizada hasta hoy en Suiza de obras maestras del movimiento surrealista.

Estará abierta al público del 2 de octubre de 2011 al 29 de enero de 2012.

La muestra reúne obras de Salvador Dalí, Pablo Picasso, René Magritte, Joan Miró, Max Ernst, Paul Klee o Marcel Duchamp, entre otros. Su comisario es Philippe Büttner, de la Fundación Beyeler.

La presente exposición propone 290 obras maestras de 40 autores. Destacan las colecciones privadas de Peggy Guggenheim y André Breton.

Fin del recuadro

Ernst Beyeler

Ernst Beyeler nació en 1921en Basilea y falleció en febrero de 2010.

Tras estudiar Economía e Historia del Arte abrió su primera galería en 1945, antes de organizar una primera exposición en 1947.

A diferencia de otros coleccionistas, sus orígenes eran modestos.

Sin embargo, llegó a poseer una de las principales colecciones de arte postimpresionista, moderno y contemporáneo del mundo, y a organizar 300 exposiciones.

En 1948, Beyeler se casó con Hildy. El coleccionista fue amigo de Giacometti y Miró, y responsable de la venta de más de 16.000 obras, entre las que se cuentan varios trabajos de Picasso.

Beyeler tuvo el raro privilegio de poder elegir personalmente en el atelier del malagueño 26 telas en 1966.

La mayor contribución de este visionario suizo consistió en imaginar la que es hoy definida como madre de todas las ferias de arte: Art Basel, fundada en 1969.

En 1997 inauguró la Fundación Beyeler, en Riehen, cerca de Basilea. El edificio que alberga el centro cultural es obra del arquitecto italiano Renzo Piano.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×