Las crisis empujan a los suizos hacia su historia

En el curso de la historia, la mentalidad en torno al medio ambiente ha cambiado; difícil pensar ahora en un cementerio de vehículos como éste de 1965. RDB

A través de cinco breves tomos, un catedrático de Ginebra busca difundir el saber universitario entre un público al que las crisis que golpearon al país de manera reciente sensibilizaron en torno a la historia nacional.

Este contenido fue publicado el 03 marzo 2010 - 08:37

Diversas obras sobre la historia suiza han sido impresas en los últimos meses. Las bibliotecas de los aficionados en el género podrán enriquecerse ahora con la Historia de Suiza de François Walter.

En otros tiempos, la historia suiza era considerada un poco aburrida. Pero desde hace algunos años, el interés del público parece reactivarse. Posiblemente por la afluencia de acontecimientos que afectan al país.

swissinfo.ch: Pasaron muchas cosas en Suiza en los últimos treinta años. ¿Cómo ve usted, historiador, ese tiempo?

François Walter: Lo que me sorprende, por una parte, es hasta qué punto Suiza está imbricada en las redes internacionales. Es decir, que los suizos no controlan totalmente su destino sino que están insertos en la evolución del mundo. Es una de las especificidades de nuestra historia; advertimos que en todos los tiempos, la historia de Suiza ha estado en la misma longitud de onda de aquellas de Europa y del mundo.

El otro aspecto que me interpela son las incertidumbres del tiempo. Es sorprendente ver hasta qué punto Suiza se encuentra desde el 2001 inserta en remolinos de problemas, accidentes y asuntos (incendio del túnel de Gothard, accidente del SR111, caso UBS, problema de swissair, etc.)

Esto produjo en la conciencia colectiva un choque cuyos efectos aún tienen que ser medidos. Pero la confianza en el sistema ha sido quebrantada y todos los mitos suizos están derrumbándose, lo que es totalmente nuevo.

Tomemos el ejemplo del Consejo Federal. Dios sabe si el pueblo tenía una confianza total en su Gobierno. Pero ahora, se da cuenta que sus consejeros federales son vacilantes, manipulados, que no saben qué decisión tomar. Les gusta hablar ante los medios de comunicación, pero no pasa nada.

Hay una pérdida de confianza absolutamente extraordinaria cuyos efectos serán medidos en los próximos años. Y esto, creo que en la historia suiza jamás se había visto.

Es la razón por la cual la historia de Suiza está de moda, porque frente a esas incertidumbres, la gente necesita que se le diga cómo se constituyó este país, cómo se dio forma al lazo social. ¡Entonces, un recuento de la historia suiza me parece que es completamente de actualidad!

swissinfo.ch: A pesar del interés del público, estaríamos tentados a decir: otro libro sobre la historia suiza … ¿Qué aporta usted de nuevo?

F. W.: Efectivamente, existe un frenesí por la historia de Suiza desde hace algunos años. Vimos aparecer un cierto número de obras cuyo objetivo era sobre todo la vulgarización, por supuesto en el sentido positivo del término.

Me dije que era necesario volver con otra serie de libros, bajo una forma un poco diferente, con un espíritu nuevo, porque hay que dar a conocer al gran público los resultados de la investigación universitaria.

Otras obras estaban destinadas al público en general y no tenían la pretensión de innovar. Entonces, era indispensable hacer esto, ya que la última vez que hubo una historia de Suiza de tipo universitario, fue al principio de los años 1980 con la Nueva Historia de Suiza y de los Suizos.

Desde esta época, la investigación histórica inició nuevos trabajos y hoy hacemos la historia de manera bastante diferente.

swissinfo.ch: ¿En qué es diferente?

F. W.: La historia antigua estaba orientada a las “estructuras”. Queríamos explicar la historia por el gran movimiento de la economía y de la sociedad. Esas grandes estructuras debían explicar el curso de la historia.

Después, lo que cambió es que nos interesamos desde luego en la economía y los grandes movimientos de la sociedad, pero damos un lugar mucho mayor a los actores de la historia. Volvemos a una historia que está muy encarnada.

Concretamente, nos interesamos mucho más en los aspectos culturales, por ejemplo, la manera en que la gente percibe el mundo que la rodea, la manera en que reacciona a las diferentes experiencias que vive. Es un punto de vista singularmente nuevo en el enfoque histórico.

swissinfo.ch: ¿ No da un poco la espalda a la “nueva historia”?

F. W.: No dejamos de hacer la nueva historia; todo es nuevo. La historia continúa siempre, jamás se acaba. El público a menudo piensa que cuando se escribe un grueso tomo de 500 páginas sobre un tema, éste queda agotado. No es el caso.

No es que vayamos a descubrir acontecimientos nuevos o a corregir fechas. Simplemente cambia el punto de vista. Miramos las cosas de otro modo.

Tomemos el ejemplo de la problemática del medio ambiente. Hace treinta años, nadie hablaba de eso. Entonces, escribir la historia hoy, es también escribirla con la mirada nueva, con la preocupación de nuestros contemporáneos por los asuntos ambientales.

En mi libro restituyo esa relación con la Naturaleza y el medio ambiente en los diferentes contextos del pasado. Me preocupo por el cambio climático que tuvo lugar a finales del siglo XVI, porque pienso que tiene una resonancia muy concreta en nuestras inquietudes actuales.

swissinfo.ch: ¿A qué público se dirige usted?

F. W.: Nos asustamos cuando se dice “universitario”. Trato de hacer las cosas accesibles; es decir, propongo un recuento de la historia de Suiza.

Es también una de las grandes novedades de mi empresa. Soy el único en escribirlo, mientras que en la historia universitaria a menudo se tiende a confiarle el menor párrafo al especialista de la cuestión.

Un solo autor permite dar una línea directiva, hacer aproximaciones entre los períodos y dar a entender que hay allí una construcción verdadera de la historia. No se trata de agregar simplemente párrafos muy sabios y ultra especializados.

Trato de hacer las cosas accesibles. Mi gran preocupación es responder a las preguntas que la gente se plantea hoy y no simplemente suministrar información o erudición.

Olivier Pauchard, swissinfo.ch
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

El libro

La Historia de Suiza de François Walter es publicada por las Ediciones Alphil (Prensas Universitarias Suizas)

Esta historia aparece en cinco volúmenes, cada uno de los cuales es publicado en forma semestral desde septiembre pasado. Por ahora, los dos primeros están disponibles.

El total:

1) La invención de una Confederación (XV - XVI siglos
2) La edad clásica (1600-1750)
3) Los tiempos de las revoluciones (1750-1830)
4) La creación de la Suiza moderna (1830-1930)
5) Certezas e incertidumbres del tiempo presente (de 1930 a nuestros días)

End of insertion

Biografía

François Walter nació en 1950.

Estudió en la Universidad de Friburgo, donde obtuvo su Doctorado en 1981.

Es actualmente profesor ordinario de Historia en el Departamento de Historia General de la Universidad de Ginebra.

En el extranjero fue profesor invitado de la Universidad Laval en Quebec y en la Universidad París I Panthéon Soborna, entre otras instituciones.

Es autor de 9 libros y de más de 160 artículos científicos.

Está especializado en la historia del paisaje y del medio ambiente y en la historia de los riesgos y las catástrofes.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo