Suiza respalda el sí al pago del IVA y la recaudación fiscal

El sello de una oficina fiscal podrá seguir siendo usando para aceptar las recaudaciones impositivas a escala federal. Keystone

El 84,1% de las boletas marcaron el ‘sí’ a la prolongación que permite al Gobierno de Suiza recaudar el impuesto federal directo (IFD) y el impuesto al valor agregado (IVA) hasta el 2035.

swissinfo.ch

Si bien Suiza hoy es mirada en el exterior por el otro tema de votaciones, sobre el canon de la radio y televisión púbicas, este tema de los impuestos tiene una importancia radical e interesante también en el contexto internacional. ¿Qué país pregunta a sus ciudadanos si puede continuar la recaudación fiscal?  Suiza.

Así que en la primera votación a la que han sido llamados los suizos este 2018, los resultados indican que una mayoría del electorado activo hoy,apoyó este relevante tema para las finanzas públicas del pequeño Estado alpino. Como pocas veces ocurre en las votaciones helvéticas, este tema no provocó ninguna diferencia de perspectiva regional en Suiza. Todos los cantones aceptaron este decreto: 


La Constitución en la actualidad solo permite la recaudación de los impuestos directos y al valor agregado hasta finales del 2021. Con el ‘sí’ de hoy, el plazo en la Carta Magna para esta tarea será finales de 2035.

Breve: sin el apoyo electoral de hoy, el Gobierno Federal hubiese perdido 40 mil millones de francos suizos de recaudaciones.

Pero la votación sobre este tema fue formal y no significa aumento ni en el IVA ni en el IFD.

¿Por qué los suizos votan al respecto?

Estos plazos están marcados en la Constitución. Y si bien el Gobierno de siete cabezas de Suiza quiso que definitivamente la recaudación de impuestos, sin plazos, quedara inscrita en la Carta Magna, el Legislativo no apoyó este deseo. Así que antes del 2035, los suizos deberán, de nuevo, ocuparse del tema.

Todas las tentativas para fijar durablemente la percepción de estos dos impuestos han fracasado hasta ahora, el pueblo ha dicho ‘no’ en 1977, 1979 y 1991. La última proposición al respecto fue de 2004. Hasta hoy y desde hace más de un siglo continúa esa “provisionalidad” para el cobro fiscal a escala federal.

Interesante decir que Suiza hasta la Primera Guerra Mundial, no recaudaba este tipo de impuestos. La mayor parte de sus ingresos provenían de los derechos de aduana, en un país situado en el corazón de Europa. La recaudación de impuestos directos sobre la renta y el patrimonio era un derecho exclusivo de los cantones.  

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo