Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Caída desde lo alto del jefe del UBS

Marcel Ospel se retira en solo del consejo de administración del mayor banco helvético.

(Keystone)

Consiguió ganancias millonarias para el principal banco de Suiza, pero ahora que el UBS se enfrenta con dificultades ligadas a la crisis hipotecaria, Marcel Ospel se ha convertido justamente en una de las mayores hipotecas para la institución.

Cuarenta mil millones de francos se han ido por la borda y el problema no ha quedado allí. La crisis crediticia estadounidense amenaza con ejercer mayor presión sobre el UBS.

Sin ampliación de capital, el banco suizo no logrará mantenerse en la carrera. Ya el año pasado debió inyectar 19 mil millones de francos en recursos frescos, entre ellos, de un fondo estatal en Singapur. Tres meses después requiere otros 15 mil.

Ya es malo cuando un banco pierde dinero; pero resulta aún peor cuando pierde la confianza. Una vez que la fundación de inversiones Ethos proporcionó informaciones exactas sobre la debacle del UBS, las críticas surgidas en el sector bancario se hicieron oír.

Hipoteca también para la plaza financiera

Un fiasco para toda la plaza financiera, menciona Hans Vontobel, de esta banca privada helvética. "Muy penoso", lo considera Ulrich Grete, ex gerente de esa sociedad. "No hay que meterse en lo que uno no entiende", dice, por su parte, el banquero privado ginebrino Nicolas Pictet.

El causante del descalabro del UBS es Marcel Ospel, de 58 años de edad y quien todavía en 2006 obtuvo 26 millones de francos suizos como salario anual por haber generado ganancias millonarias al UBS.

Ahora concluye su desafortunado séptimo año a la cabeza del consejo de administración del UBS con ese gran resbalón. El 23 de abril es su último día como jefe del UBS.

"Marcel Ospel ha sido decisivo en la construcción y el éxito del UBS", recuerda Martin Spieler, redactor en jefe del 'Handelszeitung'. No obstante, añade: "Su mayor tragedia es no haber partido en el buen momento".

Dejó pasar mucho tiempo y ahora debe percatarse de que ya no forma parte de la solución del problema, sino que es parte de él:

"Ospel, que tanto dio al UBS, se ha convertido ahora en una hipoteca para el banco", afirma Martin Spieler a swissinfo.

Grandes riesgos: grandes rendimientos

El hecho de que el UBS llegara a ser uno de los bancos principales en el mundo se debe en gran medida a que Ospel tuvo buenas corazonadas para hacer negocios", considera el periodista. El banquero basilense logró incrementar por años la rentabilidad y, sobre todo, el rendimiento de capital del banco.

Por el lado de las ganancias, Ospel representó la buena presencia global del banco, principalmente en el mercado asiático.

La perdición para el presidente del consejo de administración del UBS "fue haberse mantenido como agente de bolsa y de inversiones", considera el experto. En la caza despiadada de los más altos rendimientos de capital propios, Ospel optó también por el camino del mayor riesgo, como han hecho otros también.

La mayoría de los competidores se retiran antes y "el UBS permanece demasiado en la fiesta", juzga Spieler. Ahora los accionistas muestran su malestar con el adiós obligado para Marcel Ospel.

Le queda el tambor

A Ospel le quedará ahora más tiempo para participar en el Carnaval de Basilea, donde desde hace años incursiona como miembro del grupo 'Revoluzzer', donde toca el tambor, recorriendo las calles de esa ciiudad a orillas del Rin.

No obstante, Martin Spieler no considera que el reconocido carnavalero sea un hombre afecto al contacto con la gente. "En los últimos años se ha vuelto más reservado y se ha hecho cada vez más difícil acercarse a él".

Una retirada que también puede traducirse en el deterioro de su imagen. "Ospel ya no contaba con la confianza de sus empleados, accionistas y opinión pública, lo que impidió que su mensaje les llegara", concluye Spieler.

swissinfo, Renat Künzi
(Traducido del alemán por Patricia Islas Züttel)

Marcel Ospel

Nació en 1950 en Basilea.

En la Unión de Bancos Suizos siguió una formación comercial.

De 1987 a 1990 fue responsable del comercio de valores de esa institución y en 1990 llegó al puesto de gerente de la misma.

De 1996 a 1998 fue presidente de la dirección del consorcio.

Ospel fue el arquitecto de la fusión de la Unión de Bancos Suizos con la Sociedad de Bancos Suizos, de la que surgió lo que hoy día es el UBS.

En otoño de 2001, con la bancarrota de la línea aérea helvética Swissair, Marcel Ospel fue blanco de las críticas de los empleados de esa empresa, entre otros, para quienes la debacle de la aerolínea hubiese podido impedirse si el dirigente del UBS hubiera destinado a tiempo el dinero necesario para evitar el vacío de las cuentas de Swissair.

Fin del recuadro


Enlaces

×