El banco central suizo se resiste a bajar las tasas de interés

El gobernador del Banco Nacional Suizo (BNS), Thomas Jordan, afirma que el banco central seguirá su lucha para defender al franco. Keystone / Marcel Bieri

El Banco Nacional Suizo (BNS) ha decidido mantener la tasa de interés en -0,75%, es decir, sin cambios por el momento. Pero ha anunciado que aliviará la carga de los bancos comerciales y que intervendrá en el mercado de divisas tanto como sea necesario para evitar que el franco se aprecie demasiado y a una velocidad nociva.

Este contenido fue publicado el 20 marzo 2020 - 10:46
swissinfo.ch/mga

El anuncio del BNS se produce en una coyuntura en la que la prensa afirma que el BNS podría tomar parte de un paquete de ayudas masivas por 100 000 millones de francos suizos (104 000 millones de dólares) para mantener a la economía suiza a flote. El banco central ha declinado hasta ahora confirmar si esto es cierto, o se trata de una mera especulación.

El BNS anunció el jueves que elevaba el umbral a partir de cual comienza a cobrarle intereses a los bancos comerciales por el efectivo que resguardan en las arcas del banco central. Esto es, a partir del 1 de abril, los bancos comerciales podrán mantener el equivalente a 30 veces sus reservas mínimas de capital en "depósitos a la vista" en el BNS sin que sean cargados con intereses. Hasta ahora dicho límite era de 25 veces las reservas mínimas.

Contenido externo

Adicionalmente, el BNS afirmó que podría en un futuro cercano aliviar la restricción que impone al capital que los bancos deben reservar para cubrir potenciales pérdidas por incumplimiento de los créditos hipotecarios que otorgan a sus clientes.

"El BNS también trabaja en colaboración con el Consejo Federal [gobierno suizo] en proporcionar el mejor apoyo posible a la economía”, dice el comunicado de prensa.

El domingo 15 de marzo, el BNS había expresado que uniría fuerzas con otros bancos centrales, incluidos la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), para asegurar que la oferta de dólares estadounidenses sea suficiente para el sistema financiero global. Y a principios de esta semana, la Fed redujo sus tasas de interés a casi cero, e inyectó 700 000 millones de dólares a su economía para fortalecerla.

El Banco Central Europeo (BCE) lanzó el jueves 19 de marzo un “Programa de Compra de Emergencia Pandémica”, que consiste en adquirir bonos por un valor de 750 000 millones de euros (811 000 millones de francos suizos) confirmando con ello su voluntad de flexibilizar su política monetaria. Por su parte, el Banco de Inglaterra dijo que esta semana inyectaría cantidades de dinero ilimitadas a la economía británica.

Las empresas suizas se enfrentan a toda una batalla después de que el Gobierno obligara a muchas tiendas y empresas de servicios a cerrar sus puertas al público hasta el 19 de abril. Muchos sienten que el paquete de ayuda de emergencia por 10 000 millones de francos no será suficiente.

Pese a sus buenas intenciones, el Gobierno se encuentra limitado por el llamado “freno de la deuda”, que acota la cantidad de deuda en la que puede incurrir el país. Esto ha llevado a instituciones como el Instituto de Investigaciones Coyunturales (KOF) a exhortar al BNS a crear un fondo de emergencia con fondos en efectivo. La última vez que el banco central hizo esto fue en 2007-2008, durante el estallido de la crisis financiera de las hipotecas, periodo en el que aceptó comprar activos tóxicos de UBS, el banco más grande de Suiza.

El BNS también lucha por mantener estable el tipo de cambio. Lo hace imprimiendo francos que le permiten comprar instrumentos financieros denominados en otras monedas. Pero las medidas tomadas por la Fed, el Banco Central Europea (BCE), el Banco de Inglaterra y otros bancos centrales le complican la tarea.

​​​​​​​

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo