El coronavirus amenaza la existencia de las pymes

Muchos negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas en Suiza durante la crisis sanitaria del COVID-19. Keystone / Jean-christophe Bott

Suiza es cuna de pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan el 99% del tejido empresarial y generan dos tercios de los empleos. Muchas de ellas se ven amenazadas por la actual crisis del coronavirus, a pesar de que el Gobierno destinará 10 000 millones de francos suizos (10 600 millones de dólares) a un fondo emergente para aliviar la situación.

Este contenido fue publicado el 20 marzo 2020 - 11:00
swissinfo.ch

Las autoridades han ordenado a restaurantes, bares y tiendas no esenciales cerrar sus puertas hasta el 19 de abril.Adicionalmente, se han introducido restricciones fronterizas y se han restringido las reuniones públicas. 

Esto coloca a los sectores turístico, hotelero y de gestión de eventos a pequeña escala ante un peligro inminente. Y dado que la economía se contraerá de forma obligada en los próximos meses, las pequeñas empresas manufactureras que abastecen a compañías más grandes también estarán ante un desafío.

Del paquete de ayudas de 10 000 millones de francos suizos anunciado por el Gobierno, unos 8 000 millones se destinarán a compensar a los empleados a los que se les ha ordenado reducir la jornada laboral o quedarse en casa. Las empresas deben notificar su intención de aprovechar el fondo y los beneficios de este plan de apoyo se extienden a los empleados con contratos temporales. Sin embargo, los propietarios de pequeñas empresas y los autónomos tendrán que buscarse la vida por su cuenta.

“El coronavirus afecta a todos exactamente por igual. Pero las medidas de ayuda financiera no son para todos. Es muy injusto encontrarse fuera del sistema”, señala a swissinfo.ch el socio de una clínica dental.

Desigualdad en las reglas del juego

La clínica citada se ubica en el semicantón de Appenzell Rodas Exteriores y ha sido regenteada por un matrimonio durante siete años. Esta pyme ha necesitado todos estos años para pagar la deuda que contrajo para poder comenzar a funcionar.

Las autoridades cantonales han ordenado su cese de operaciones, permiténdole exclusivamente abrir para procedimientos de urgencia. Esto se debe a que los dentistas corren un riesgo alto de contagio de coronavirus si alguno de sus pacientes está enfermo. Las seis personas que trabajan en el consultorio son apoyadas por un fondo estatal de compensación que paga sus salarios en tiempos de recesión y circunstancias económicas extremas.

Pero el propietario registrado y su esposa, que además es su socia, no pueden acceder a dicho fondo de compensación por el concepto de ‘jornada reducida forzada’. “La única forma para sobrevivir es solicitar nuevos préstamos bancarios. Y con esa deuda solo podríamos sobrevivir unos cuantos meses”, expresa a swissinfo.ch el emprendedor que pide el anonimato. "Es injusto que los empleados reciban vacaciones pagadas, incluso, mientras aquellos que corrieron el riesgo de fundar y administrar un negocio se quedan sin nada”.

Un tema abordado por la Asociación Suiza de Pequeñas y Medianas Empresas, que exige que la ayuda financiera se extienda a los trabajadores autónomos y propietarios de microempresas (menos de 10 empleados).

“No ayudará a los empleados si una microempresa se declara en bancarrota porque los propietarios tendrán grandes deudas por solventar. Esto hará que esos empleados que hoy tienen derecho a beneficios laborales a corto plazo perderán sus trabajos más adelante”, dice el entrevistado. 

Contenido externo

Se necesita un fondo más importante

La Secretaría de Estado de Economía (Seco) asegura que ha recibido miles de consultas con respecto al fondo de apoyo para paliar los estragos provocados por este paro forzoso y para conocer cómo operarán los créditos de apoyo. Se está evaluando cómo afinar el esquema para eliminar las lagunas que tiene, pero aún no hay respuesta a todas las incógnitas.

El Centro de Investigaciones Coyunturales (KOF) de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) considera que que este sistema de ayudas financieras no conseguirá proteger realmente a las empresas en las circunstancias actuales. Por ello, sugiere la creación de un fondo adicional de emergencia de 100 millones de francos suizos (para proteger a las pymes que quedan en la vulnerabilidad) y la flexibilización temporal de los requisitos que debe cumplir una empresa para declararse en insolvencia.

El apoyo estatal es más importante que nunca, dice HotellerieSuisse, organismo paraguas de la industria hotelera.

Las empresas que lo integran prevén que sus ingresos caigan al menos un 45% en marzo y abril. Swiss Retail Federation (que representa a las empresas dedicadas al comercio al detalle y emplea a 310 000 personas) informa que las ventas no alimentarias se desplomarán entre un 30% y un 60%, y dos tercios de las empresas anunciarán seguramente medidas que afectarán a su personal.

Seco afirma que revisará las peticiones, pero recuerda que está limitada por las leyes fiscales vigentes, conocidas como el “freno de la deuda”, que impone límites a la cantidad de deuda que Suiza puede asumir.

Ayuda financiera

El viernes 13 de marzo, el Gobierno suizo anunció un paquete de medidas para apuntalar la economía durante la crisis desatada por el coronavirus por un valor de 10 000 millones de francos suizos.

La última vez que el Estado intervino para apoyar la economía con compensación para el mercado laboral y créditos puente fue en 2007-2008 durante la crisis financiera global que golpeó fuertamente a Suiza. A diferencia de entonces, en el presente muchas empresas se enfrentan al riesgo de tener que cerrar si no reciben ayuda.

La mayoría de los fondos (8 000 millones de francos) se usarán para compensar el 80% de los salarios de los empleados que tendrán que dejar de trabajar temporalmente, o reducir sustancialmente sus jornadas laborales, según la actividad en la que se desarrollen.

Se han reservado cerca de 1 600 millones de francos para ofrecer préstamos puente (garantizados por el Estado) a empresas que estén en riesgo de quiebra y que no tengan suficientes recursos para pagar sus facturas a corto plazo.
El resto de los recursos irá a sectores específicos, como las empresas dedicadas a la planeación y realización de eventos.

End of insertion
Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo