Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Editorial El valor de un jubilado en el exterior

La presidenta del Partido Liberal Radical (PLR) planteó la idea de ahorrar en el sistema de pensiones a costa de los jubilados suizos en el extranjero. La propuesta generó una serie de vigorosas reacciones por parte de la V Suiza. Muchos se preguntan qué pasó por la cabeza de la diputada Petra Gössi.

Petra Goessi

“Nosotros queremos solamente llamar la atención sobre las deficiencias de la reforma de las pensiones” se justificó Petra Gössi.

(Keystone)

“Los pensionados residentes en el exterior no generan ningún valor agregado en Suiza. Ya no pagan impuestos ni consumen aquí. Les proporcionamos una jubilación dorada a expensas de las generaciones futuras”.

Fin de la cita

Esas fueron las palabras de la presidenta del PLR (derecha) Petra Gössi. Se trata de un partido de gran valor, es liberal. Liberal significa que todos deben tener la libertad para expresarse o realizarse de la manera que les vaya mejor. Y cuando el individuo va bien, la sociedad va bien. Y el Estado, que es entonces fuerte también, debe velar por los más débiles. En el pasado, esa idea de dinamismo hizo grande al PLR. Y con ese PLR también creció Suiza. Los liberales radicales se preocupaban por los fuertes, mientras que, opuestamente, los socialistas velaban por los débiles. El PS es un partido de gran valor, es solidario.

La economía daba prueba de dinamismo y la solidaridad cumplía con su papel. Era un forcejeo equitativo que produjo un buen número de excelentes soluciones. El AVS fue una, y no la menos importante.

Así era nuestra Suiza:

Creamos el equilibrio entre ricos y pobres, porque advertimos que la paz interior es la que enriquece. Así nacieron la compensación financiera entre cantones, prestaciones complementarias, impuestos progresivos y - por supuesto - la democracia directa.

Creamos el equilibrio entre el dinero y el valor, porque reconocimos que no todo lo que tiene valor se puede canjear por dinero. Así nacieron los subsidios - para la agricultura, las zonas de montaña, el retoromanche y la cultura.

Creamos el equilibrio de género, porque reconocimos que aquel que no habla de igual a igual con el otro se debilita a sí mismo. Así, las mujeres recibieron - aunque con retraso - el derecho al voto y luego entraron al Gobierno y, finalmente, a todas partes.

Creamos el equilibrio entre las generaciones, porque reconocimos que la edad ya no era un asunto de la familia, sino de la sociedad. Se creó entonces un fondo de pensiones, el AVS. Quien tenía ingresos cotizaba. Al mismo tiempo, un contrato entre generaciones aseguraba que el dinero entregado volvería a los contribuyentes en forma de pensión al término de su vida laboral.

Los suizos han trabajado y han luchado por todos estos equilibrios a sabiendas de que nunca serían perfectos. Lo que era demasiado para el PLR era demasiado poco para el PS. Pero en medio de esos dos polos, donde estaba la mayoría, la ecuación funcionaba siempre. La democracia velaba por ello.

Tales eran nuestros valores:

En el centro estaba el hombre, el ciudadano, la solidaridad.

Fue en el siglo pasado.

Hoy en día, el PLR dice que un jubilado que no consume y que no paga impuestos no aporta valor agregado al país. Un partido democrático hace del hombre en el atardecer de su vida un bien económico, mide su utilidad y afirma: un jubilado en el extranjero no tiene valor para nosotros, solamente cuesta, por lo tanto, debe recibir menos.

En primer lugar, se trata de un ataque contra los bienes de los suizos en el extranjero. Cualquiera que haya pagado su pensión debe recibirla de vuelta, estipula el contrato entre generaciones. En este sentido, la Constitución Federal establece en el título 1, artículo 26 que “la propiedad está garantizada”. Hasta nuevo aviso, el contrato entre las generaciones y la Constitución Federal siguen vigentes.

En segundo lugar (y esto no parece preocupar a Petra Gössi), quien mide el valor de un pensionado AVS mide al mismo tiempo el valor de un ciudadano suizo - y de una persona, una persona mayor. Y es ahí donde las palabras de la señora Gössi son verdaderamente graves. Pudo haber dicho eso de manera precipitada, pero hasta ahora no habíamos visto a un político o a un partido suizo hablar de una manera tan hiriente de la generación de sus propios padres.

Y en tercer lugar, nunca se había visto que los 775 000 ciudadanos suizos residentes en el extranjero fueran devaluados de una manera semejante.

La ira de los suizos en el extranjero es grande.

Para muchos de ellos, la renta AVS es un pilar de su existencia. No es por nada que se le denomina primer pilar. Otros contribuyen al AVS innecesariamente, simplemente porque es parte de los deberes de un ciudadano suizo. Y porque creen que el contrato entre las generaciones se mantendrá todavía cuando lleguen a la edad de jubilación. Además, todos renuncian a las prestaciones complementarias, ciertamente no de manera voluntaria, pero merced al espíritu pionero que se requiere para establecerse en el extranjero. El exilio es un riesgo, un riesgo de pobreza también, que tenemos en cuenta. Muchos suizos en el extranjero, con su renuncia, ahorran al país costos considerables. Se consideran pioneros de un país grandioso y difunden por el mundo los valores suizos de dinamismo, solidaridad y fiabilidad.

Este es el error de PLR:

“Nosotros queremos solamente llamar la atención sobre las deficiencias de la reforma de las pensiones” se justificó Petra Gössi. También llamó la atención sobre un punto débil de la política de este siglo: por un toque de dinamismo, se llega rápidamente a traicionar un cierto consenso. La solidaridad y la fiabilidad no son los valores de los enemigos políticos del PLR. Son los valores de Suiza.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×