Navigation

Skiplink navigation

¿Qué presidente sería mejor para Suiza en términos comerciales?

El mundo entero está pendiente de las elecciones en Estados Unidos. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved.

El comercio entre Suiza y Estados Unidos ha experimentado un gran auge en los últimos años. ¿Qué resultaría más favorable para el país alpino: seguir con la composición actual o confiar en un nuevo presidente estadounidense potencialmente más conciliador?

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2020 - 09:11
swissinfo.ch

Las relaciones económicas entre Suiza y Estados Unidos nunca han ido mejor. Entre 2017 y finales del año pasado las exportaciones suizas aumentaron una quinta parte. La mitad de este comercio ha correspondido al sector farmacéutico y químico. El año pasado también creció el comercio de herramientas de precisión, maquinaria y fabricación eléctrica con Estados Unidos, mientras las transacciones con el resto de Europa se redujeron. Y, antes de que la pandemia de COVID-19 golpeara, la venta de relojes ganó fuerza en el mercado estadounidense.      

Incluso los bancos suizos comienzan de nuevo a acercarse a Estados Unidos, después de una lucha contra la evasión fiscal del Departamento de Justicia que ha resultado dañina. El banco privado Pictet, por ejemplo, recientemente ha abierto una oficina de gestión de activos en Nueva York.       

swissinfo.ch

El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha demostrado a la Cámara de Comercio Suizo-Americana (AmCham) su valía. “Trump es un tipo favorable al comercio, siempre que se lleve a cabo sobre una base recíproca”, dice Martin Naville, presidente de AmCham. En otras palabras, para ambas partes debe resultar un buen negocio. China puede tener sus problemas con el enfoque de Trump, pero “para Suiza funciona muy bien”, señala Naville.

¿Qué traería una nueva Administración?

Para Naville, el aspirante demócrata Joe Biden representaría un salto a lo desconocido, y no todas sus políticas empresariales parecen prometedoras. El presidente de AmCham teme que el énfasis en una economía más ecológica, la redistribución de la presión fiscal y una reforma sanitaria potencialmente cara pudieran frenar la economía estadounidense.

Stefan Legge, experto en comercio de la Universidad de San Galo, coincide en que hay interrogantes en torno a los efectos que la presidencia de Biden podría tener en el comercio.     

“No hay mucha claridad sobre cómo sería la política comercial con Biden. No me sorprendería que el comercio cambiara muy poco para Suiza”, dice.

Legge cree que aunque la visión comercial de Biden contiene pocos detalles, parece probable que, si es elegido presidente, refleje la postura agresiva de Trump hacia China. “Dicho esto, parece que Biden quiere construir aliados en Europa. Trump tiene un marcado planteamiento unilateral, pero Biden parece estar más a favor de trabajar junto con otros para lograr los objetivos económicos de Estados Unidos”, explica.  

Un enfoque más suave hacia la Unión Europea podría ayudar a Suiza a evitar ser pisoteada en las disputas comerciales con Estados Unidos. El Estado alpino ya se ha visto afectado por los aranceles estadounidenses sobre las exportaciones de acero y aluminio. Si Biden se muestra más dispuesto a trabajar junto con la Organización Mundial del Comercio, el conflicto comercial podría aliviarse.

Impuestos bancarios y de sociedades

Con el debilitamiento del dólar estadounidense parece haber desaparecido otra fuente de posible controversia, la política del Banco Nacional Suizo de impedir que el franco se aprecie con demasiado rápido. Y hasta ahora los incentivos fiscales de Trump para que las empresas estadounidenses repatríen puestos de trabajo desde el extranjero apenas han afectado a Suiza.

Empresas como Johnson & Johnson, que en 2017 pagó 30 000 millones de dólares (27 500 millones de francos) por la biotecnológica suiza Actelion, no tienen intención de irse, según Naville. Hasta finales de 2018, más de 1 000 empresas estadounidenses, con más de 90 000 empleados, habían invertido 75 000 millones de francos en Suiza, mientras que las empresas helvéticas habían invertido 286 000 millones de francos en la dirección opuesta. Las empresas suizas invierten más en Estados Unidos que en cualquier otro país, mientras que Suiza es el quinto destino más importante de las inversiones estadounidenses.

El acuerdo de libre comercio se desvanece

Suiza ha encontrado un defensor del comercio en el embajador de Estados Unidos, Ed McMullen, que ha alentado nuevos intentos de un acuerdo de libre comercio entre ambos países. Sin embargo, después de que EE.UU. centrara su atención en China y Asia, las conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio se han desvanecido. Legge –para quien Estados Unidos no tiene mucho que ganar, a menos que Suiza deje de insistir en mantener los aranceles agrícolas– considera que esta ambivalencia parece que va a continuar.

“Tendría que ser un acuerdo lo suficientemente ambicioso como para justificar que Washington ponga en las negociaciones sus recursos políticos. Pero eliminar los aranceles agrícolas y alimentarios sigue siendo un tema muy controvertido en Suiza”, dice Legge.

Otro posible punto de fricción (especialmente si Trump sigue en el cargo) es el creciente déficit comercial de EE.UU. con Suiza. Mientras que las exportaciones suizas aumentaron un 20% en los tres primeros años de la presidencia de Trump, las importaciones estadounidenses se estancaron. Como resultado, el superávit comercial de Suiza ha pasado de 21 000 millones de francos en 2017 a 28 300 millones de francos a finales del año pasado, según las estadísticas de las aduanas suizas.

Congreso y COVID-19

Independientemente de qué candidato resulte elegido, la composición del Congreso de Estados Unidos será otro factor importante. La escala y la velocidad de la política comercial de la nueva administración presidencial podría fomentarse o dificultarse, dependiendo del partido que tenga la mayoría.

Y la velocidad y la escala de la actual pandemia de coronavirus también podrían arrojar una sombra sobre las intenciones del próximo presidente. En marzo de este año las exportaciones suizas a Estados Unidos alcanzaron un máximo de 4 700 millones de francos. Pero –a medida que se acumulan las cifras de desempleados y empresas en quiebra– los números han bajado desde entonces.  

A partir de ahora, el modo en el que Estados Unidos y Suiza logren contener la pandemia en sus respectivos países probablemente tenga mayor influencia en el comercio futuro –al menos a corto plazo– que la próxima elección de presidente.

Traducción del inglés: Lupe Calvo

Compartir este artículo