Navigation

Nestlé apuesta por nuevas inversiones en Cantabria

En 2005 el rey Juan Carlos visitó la planta de Nestlé en La Penilla. Keystone

El líder suizo de la alimentación invertirá 19 millones de francos en 2008 para expandir la planta de La Penilla, en el norte de España, conocida por su producción de lácteos.

Este contenido fue publicado el 05 diciembre 2007 - 14:21

La decisión forma parte de una reorganización estratégica de la multinacional helvética que busca vender los negocios menos rentables y fortalecer aquellos que prometen más utilidades a los accionistas.

Nestlé está en pleno cambio de piel. Durante la última década se dedicó a crecer a tal velocidad que, de pronto, se descubrió como el gigante número uno de la alimentación en el mundo, pero también como una estructura empresarial pesada, inflexible y difícil de administrar.

Ante la amenaza de perder la capacidad para acrecentar sus utilidades, Peter Brabeck, su presidente, decidió en 2006 que era tiempo de cambiar las cosas. De vender lo que no era estratégico, de desaparecer las marcas que no generaban ganancias y de expandir aquello que funcionaba al dedillo a los intereses del grupo.

Una de estas decisiones estratégicas será invertir 19 millones de francos suizos en 2008 en la fábrica de La Penilla, en la región de Cantabria, confirmó Laurent Freixe, director general del grupo en España, el pasado viernes (30.11).

El objetivo es llevar a 60.000 m2 la talla de la fábrica actual, esto es, aproximadamente 30% más grande que la actual.

La Penilla, hay que decirlo, no es una planta más en Europa para el grupo helvético, sino la primera que estableció en España y una de las más interesantes en términos financieros.

España y La Penilla

En 2007, España será el séptimo mercado más importante de Nestlé en el mundo, con ventas del orden de los 3.200 millones de francos suizos, según las previsiones de la Dirección de Finanzas del grupo.

Aunque Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Brasil actualmente lo superan en ventas, el mercado español es el que registra la evolución más interesante del Viejo Continente, ya que su facturación aumenta al 2% anual, por encima de vecinos como Francia o Alemania.

La Penilla es fundamental para el grupo suizo; primero, porque se encuentra en el atractivo mercado en el que se ha convertido España; y segundo, porque la pionera de las plantas de producción de Nestlé en suele ibérico es también una de las más rentables, ya que se ha concentrado en la producción de lácteos y chocolates. Dos de los productos en los que más quiere enfocarse Nestlé entre el 2008 y el 2010.

La Penilla se ubica en una región de amplia tradición ganadera, lo que le permite obtener insumos de alta calidad a costos razonables. Y Cantabria le facilita también a la compañía suiza el desplazamiento de sus productos debido a que cuenta eficientes vías de comunicación.

En busca de euros

La decisión de invertir casi 20 millones de francos suizos en La Penilla no sorprendió a los mercados.

Es verdad que Nestlé ha enfrentado en 2006 y 2007 fuertes repuntes en el precio de sus insumos básicos (el cacao y los lácteos a la cabeza), razón que le obliga a compactar gastos y elevar la productividad.

Sin embargo, se ha fijado como meta un crecimiento orgánico del 6% a escala mundial y para ello necesita el acicate que le imprimen las ventas en Asia o África (con crecimientos del 10% anual), pero también el dinamismo de Europa.

Peter Brabeck lo dejó claro al presentar informe financiero correspondiente al tercer trimestre de 2007: "La rama más dinámica dentro de la compañía es la de alimentos y bebidas".

"Y el desempeño favorable del grupo seguirá su curso. Pese a la presión que nos ha impuesto el repunte en los costos de producción, confiamos en el futuro, en nuestra capacidad para crecer y tomaremos las decisiones estratégicas necesarias para mantener dicha dinámica en 2008", refirió.

De ahí que el grupo invierta en La Penilla, planta que se maneja en euros, la divisa que ha marcado el ritmo a la economía mundial en 2007.

A mayores ventas en euros, mayor estabilidad en su balance financiero, especialmente en un periodo de gran debilidad del dólar, divisa utilizada en Estados Unidos, su mercado más importante.

Facilidades del ayuntamiento

Sobre el proyecto de Cantabria, Gastón Gómez, alcalde del Ayuntamiento de Santa María, en donde se ubica La Penilla, confirmó que es la tradición lechera de la zona la mejor aliada de Nestlé.

Por otra parte, detalló que Nestlé recibirá apoyo municipal para la ampliación a través del Plan General de Ordenación y del Plan Singular de Interés regional (PSIR), ya que la planta es un motor económico para la región.

Cabe recordar que este es el segundo espaldarazo que recibe La Penilla en 15 meses. En septiembre del 2006, la matriz del grupo decidió recortar 645 empleos en su fábrica más importante en Gran Bretaña por el incremento de costos.

La producción se trasladó justamente a la planta cántabra de La Penilla, que desde enero del 2007 es la encargada de producir los bombones Dairy Box.

En su momento, el resto de la producción descentralizada de la fábrica británica se trasladó a Alemania (Smarties) y a la República Checa (Black Magic).

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Nestlé tiene 17 plantas en España, las más importantes son: La Penilla, Pontecesures, Viladecans, Reus, Valladolid, Peñafiel, Marchamalo y Miajadas.

La Penilla cuenta con 1.000 empleados y su producción anual supera las 70.000 toneladas de alimentos.

End of insertion

Contexto

Nestlé es la compañía de alimentos más importante del mundo. Fue fundada en 1866 por el químico alemán Henri Nestlé, inventor de la leche en polvo, y tiene sede en Vevey, cerca de Lausana.

La Penilla es una localidad del municipio de Santa María de Cayón, en Cantabria, que cuenta con menos de 2.000 habitantes. Sus dos grandes referentes son su ermita románica y la fábrica de Nestlé.

La planta cántabra de Nestlé producía 140.000 litros de leche en 1905, cuando se fundó, hoy rebasa los 8,5 millones de litros anules.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo