Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Swiss Re aterriza en Brasil

Swiss Re, líder mundial en el sector de los reaseguros, tiene sede en Zúrich.

Tras un monopolio estatal de 70 años, el gobierno de Lula da Silva abre el sector del reaseguro a la iniciativa privada. La suiza Swiss Re encabeza la lista de empresas extranjeras interesadas en operar directamente en ese mercado.

Y es que la actividad aseguradora crece a tasas de un 20% anual en Brasil.

Brasil es, por derecho propio, una de las potencias económicas emergentes que más interés despierta en los primeros años del siglo XXI: su Producto Interno Bruto (PIB) –por su tamaño- la convierte en la economía número uno de Latinoamérica y la sexta más grande del mundo, según cifras del Banco Mundial al cierre del 2007.

Es líder mundial en la producción de café y de ganado bovino. Y sus 190 millones de habitantes la convierte simultáneamente en un blanco atractivo para todo jugador del sistema financiero internacional.

De ahí que, tan pronto el gobierno brasileño formalizara su intención de finalizar el monopolio estatal que rigió durante siete décadas en el reaseguro, la helvética Swiss Re se anotara como una de las primeras empresas interesadas en operar de forma directa.

Cambio de reglas

En 1939, el presidente brasileño Getulio Dornelles estimó que los seguros eran un negocio más político que financiero y actuó en consecuencia, al fundar una entidad pública especializada en el reaseguro a la que llamó Instituto de Reaseguros del Brasil (IRB).

Dicho sin tecnicismos: una reaseguradora es la aseguradora de la aseguradora, la que comparte riesgos con la primera, por supuesto, a cambio del pago de una recompensa.

Durante seis décadas el IRB marchó bien bajo la férula pública hasta que el presidente Fernando Henrique Cardoso inició una fallida cruzada para privatizar la entidad.

Cardoso, cabe recordar, era un convencido -como el resto de sus homólogos latinoamericanos de la década de los 90- de que el neoliberalismo y la privatización serían la mancuerna perfecta para fortalecer y reposicionar a la región en una economía cada vez más globalizada.

Finalmente, y tras años de debate político, correspondió al gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva redondear el proyecto y –previa autorización del Legislativo- eliminar los candados que impedían al reaseguro convertirse en una actividad privada.

El pasado 17 de abril fue, de hecho, el último día que el IRB operó bajo reglas monopólicas.

Perfil brasileño

El mercado brasileño de los seguros vale 32.000 millones de francos suizos actualmente; un monto que resulta atractivo pero que es, sobre todo, una promesa de futuro.

La actividad aseguradora equivale actualmente al 2,3% del Producto Interno Bruto (PIB) del gigante sudamericano.

Como referencia, la mayoría de los países desarrollados cuentan con sectores aseguradores cuyo peso representa entre 7 y 9% de su PIB, razón por la que Brasil se perfila como un mercado con un gran potencial.

La Superintendencia de Seguros Privados de Brasil (Susep) fue la encargada de conducir un proceso de apertura que tomó más de un año. La ley que abolía el monopolio entró en vigor a principios de 2007, y los meses posteriores se dedicaron a afinar el reglamento que finalmente entró en vigor el 18 de abril.

Armando Virgilio dos Santos, presidente de la Susep, dio el banderazo de salida y Swiss Re, junto con competidoras habituales como la británica Lloyd´s o la alemana Munich Re, manifestaron de inmediato su interés por operar con oficina propia.

La estrategia Swiss Re

Swiss Re opera en Sao Paulo a través de una oficina de representación desde 1996, pero ahora en lugar de tener a IRB como cliente, lo tendrá directamente como competidor.

Enrique de Oliveira es la cabeza del Swiss Re Brasil y confirma que el plan de la reaseguradora número uno del mundo es obtener el liderazgo también en Brasil.

A su juicio, los nichos que más le interesan al grupo son el agrícola, el patrimonial, el sector petrolero y el del transporte.

Para ello, Swiss Re confirma que eligió operar bajo el estatus de empresa admitida y no de empresa nacional, que era otra de las fórmulas que ofrecía el gobierno a las empresas privadas.

El primer esquema exigía un capital de alrededor de 40 millones de francos suizos y el segundo de sólo 6 millones de francos. Swiss Re prefirió la segunda opción por la política de administración de riesgos que sigue a escala mundial, explica Oliveira.

El capital se concentra sobre todo en dos polos, Zúrich y Nueva York, y desde ahí se desplaza a otras regiones del mundo cuando se requiere cumplir con compromisos financieros.

Según Oliveira, los seguros agrícolas tienen una buena perspectiva y el gran reto será ser acertados en el futuro en materia de reaseguro ante los ajustes que está provocando el cambio climático.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

La economía brasileña creció 5,4% en 2007, más del doble que la suiza.

El sector asegurador avanzó un histórico 20% en 2007.

Swiss Re tiene 10.892 empleados y presencia en 25 países.

Fin del recuadro

Contexto

Swiss Re, con sede en Zúrich, es líder mundial en materia de reaseguros. Sus principales fortalezas son las divisiones de vida y salud.

Brasil -junto con Rusia, India y China- constituye actualmente el bloque BRIC, prioritario en la estrategia de comercio exterior que seguirá Suiza durante los próximos años.

Gracias al reaseguro, las compañías que ofrecen directamente contratos (vida, auto, salud) a sus clientes, en caso de siniestro e indemnización, pagan sólo una parte de la misma.

Fin del recuadro


Enlaces

×