Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un poco más de impuestos para los residentes ricos



La villa de Phil Collins, en la costa dorada del lago Léman.

La villa de Phil Collins, en la costa dorada del lago Léman.

(Keystone)

El gobierno quiere mantener los incentivos fiscales para los extranjeros que viven en Suiza, pero considera que deben pagar un poco más de impuestos para ser mejor aceptados.

Posición que ocurre en medio de ataques en contra del sistema de impuesto fijo per cápita. Este fue abolido en el cantón de Zúrich a través de un plebiscito en 2009. Otros cantones podrían seguir sus pasos.

Los incentivos fiscales existen en Suiza desde 1920. Los cantones tienen el derecho de no tomar en cuenta ni la fortuna ni el ingreso obtenido fuera de Suiza de los ricos extranjeros. El cantón en el que viven solo les descarga una tasa generalmente equivalente a cinco veces el valor de la renta de la residencia del contribuyente.

De acuerdo a las últimas cifras, estas ventajas fiscales son aprovechadas por 5445 personas establecidas en Suiza, tales como las estrellas Phil Collins, tina Turner o Michael Schumacher.

El jueves, el gobierno suizo trasmitió al parlamento su nuevo proyecto sobre este sistema con el que el monto fiscal fijo ascendería a siete veces el valor locativo de las propiedades, para personas con un rendimiento de por lo menos 400 mil francos (US$ 476 mil).

Los cantones serían libres de determinar sus propios límites para cobrar los impuestos estatales para un beneficiario de este tipo de  incentivos fiscales.

Los cambios deben recibir el aval del parlamento para entrar en vigor y está previsto un paso transitorio de cinco años antes de la aplicación de las nuevas reglas, si son aceptadas por el Legislativo.

Para calmar las críticas

De este modo, unos miles de extranjeros ricos con residencia en Suiza se pueden dar el lujo de pagar al fisco sólo una parte mínima de sus ingresos.

Un privilegio que se cada vez más molesta entre la población y la clase política.

Estos extranjeros ricos son beneficiados con lo que se denomina imposición global o acorde con los gastos. Sus cargas fiscales no están calculadas con base en sus ingresos o su fortuna, como es el caso de los contribuyentes locales.

Esos privilegiados gozan de gravámenes establecidos sobre la base de su "nivel de vida", un concepto más bien vago. Concretamente, y en general, deben desembolsar un impuesto correspondiente a un mínimo de cinco veces el alquiler anual o el valor de renta de su residencia.

Contexto

En Suiza, algunas voces - sobre todo de la izquierda - se pronuncian contra el 'forfait fiscal'. Sus detractores consideran en primer lugar que una competencia fiscal semejante no beneficia a nadie. A la larga, los diferentes Estados no tienen nada que ganar en esta sub-puja fiscal.

El 'forfait fiscal' también plantea problemas de equidad en la misma Suiza. En efecto, los ricos de nacionalidad suiza lo mismo que los ricos extranjeros que ejercen una actividad en Suiza son tasados mucho más fuertemente que las personas en provecho de un forfait.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×