Clara aceptación para seguridad alimentaria

Una amplia mayoría ciudadana dio su SÍ a la enmienda constitucional para garantizar la seguridad alimentaria en Suiza. Keystone

La enmienda constitucional para garantizar la seguridad alimentaria en el país fue aceptada este domingo con 78,7% de los votos. El texto engloba toda la cadena alimentaria y prioriza la producción indígena sobre las importaciones.

Este contenido fue publicado el 24 septiembre 2017 - 16:13
swissinfo.ch

El tema requería la doble mayoría; es decir, el SÍ de los votantes y de los cantones, una prueba superada sin dificultades. 

El resultado del escrutinio traduce igualmente el apoyo casi unánime que el artículo constitucional 104a recibió de partidos y organizaciones económicas y profesionales.

Contenido externo

Los raros críticos, así como los pocos parlamentarios que habían tratado de oponerse en las cámaras federales, se abstuvieron de embarcarse en una batalla que se antojaba perdida desde el inicio. La cámara baja la aprobó con 175 votos contra 5 y 10 abstenciones, la cámara alta, con 36 votos contra 4 y 4 abstenciones. Incluso las organizaciones que criticaban el artículo 104a - como Uniterre - considerando que no satisfacía algunas de sus peticiones, renunciaron a luchar en su contra.

Del campo al plato, sobre cinco pilares

El nuevo artículo 104a de la Constitución Federal se subdivide en cinco puntos. En primer lugar, dice que se debe preservar la base de la producción agrícola. “En particular la tierra cultivada, pero también el agua, las técnicas, el saber hacer y el conocimiento de los agricultores”, señaló el ministro de Agricultura, Johann Schneider-Ammann, al lanzar la campaña a favor de su adopción.

En segundo lugar, la producción de alimentos debe adaptarse a las condiciones locales y eficientes de los recursos. “Solamente una producción indígena que responde a los principios del desarrollo sostenible puede garantizar la seguridad del abastecimiento en el largo plazo”, enfatizó Christian Lüscher, relator del comité preparatorio, en la cámara baja.

En tercer lugar, la agricultura y las filiares alimentarias deben orientarse hacia el mercado. Con este principio, está claro que el sector agrícola suizo no tendrá que recurrir a una política de subvenciones y decretos estatales. Cumplir este principio requerirá esfuerzo de ambos lados.

En cuarto lugar, las relaciones comerciales transfronterizas deben contribuir al desarrollo sostenible de la agricultura y de la cadena alimentaria. Aunque Suiza tiene un alto grado de autosuficiencia alimentaria (60%), no puede ser autárquica. Por lo tanto, al sancionar que el principal pilar de la seguridad alimentaria suiza sigue siendo la producción indígena, en el contraproyecto se precisa el papel complementario de las importaciones y la necesidad de buenas relaciones de comercio exterior para garantizarlo, buenas relaciones que también sirven a los intereses de las exportaciones agrícolas suizas, recordó el ministro Schneider-Ammann.

Por último, el uso de los alimentos debe ser respetuoso de los recursos. Los consumidores deben ser conscientes y responsables de reducir los residuos de alimentos en Suiza. Se estima que alrededor de un tercio de los alimentos en el país van a parar actualmente a la basura. “Como agricultor, no estoy contento de ver el resultado de mi trabajo terminar en una papelera”, dijo el diputado del Partido Demócrata Cristiano (PDC) Pierre-André Page, ante el Parlamento.

Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo