Navigation

Skiplink navigation

El secreto del éxito: la generosidad

Annette Mizrahi. swissinfo.ch

Además de la excelencia y la calidad de los productos, el éxito de Swiss Just radica en la venta directa, y en ella, la generosidad de los 'consultores' para formar a sus equipos.

Este contenido fue publicado el 14 agosto 2006 - 19:33

Las mujeres son hoy la fuerza de venta más fuerte en Latinoamérica, pero tuvieron que vencer muchos prejuicios para ocupar sus lugares.

La misión de Swiss Just es llevar los efectos benéficos de la naturaleza a millones de hogares dentro de una organización pujante, comprometida y plena de oportunidades de desarrollo profesional y personal.

Pero para lograr ese desarrollo profesional, hace falta un trabajo aplicado y mucha dedicación, además de gran generosidad a la hora de transmitir los conocimientos, no sólo de las bondades de los productos, sino también de la forma de llegar al público.

La historia de Swiss Just Latinoamérica demuestra que es posible alcanzar ese éxito: la empresa que nació hace 17 años en Argentina, de la mano de Sam Mizrahi, con apenas tres empleados, hoy se extiende a toda la región, emplea a 250 personas y da trabajo a alrededor de treinta mil vendedores independientes repartidos en toda América.

Pequeña inversión y mucha voluntad

"Éste es un negocio que arrancó con una inversión muy pequeña, fundamentalmente con el montaje de pequeñas oficinas en los diferentes países", relató a swissinfo Juan Manuel Freire, gerente general de la empresa a escala regional.

"Empezamos en Argentina con tres personas y hoy tenemos en el país a casi ocho mil consultoras. Las tres patas de este negocio tienen que ver con que es una oportunidad de trabajo y que en Latinoamérica les ha dado la oportunidad a las mujeres de tener un lugar para desarrollarse", sostuvo Annette Mizrahi y explicó:

"Nosotros, como compañía, entrenamos a la capa superior, y a su vez ellos entrenan a su gente: a gerentes regionales, a gerentes locales, a consultores, y así va bajando. Tenemos cobertura nacional en cada país"

"Lo interesante de este trabajo es que cualquiera puede hacerlo. No es necesario más que voluntad y fuerza. Y este negocio es de mucho compartir y de mucha generosidad, porque si no sos generoso con el que tenés adelante, es difícil que puedas crecer. Aquellos que crecen y llegan es que supieron ser generosos para ofrecer los productos y para capacitar y acompañar al otro"

El rol de la mujer y el éxito del negocio

"La mujer juega un rol muy importante, y tiene que ver con el rol que ella tiene dentro de la sociedad. En México, por ejemplo, es nuestro mejor desarrollo a través de la fuerza de ventas que adquieren las mujeres, mientras que en Chile hay mucha coerción del hombre hacia la mujer, y eso se nota", asegura Freire.

Mizrahi, por su parte, explica que la venta directa de los productos se hace a partir de reuniones, donde se puede demostrar el producto:

"Estos productos necesitan ser demostrados para que se entienda cómo funcionan. Son productos de efectos inmediatos y muy notorios, que cuando te los ponés, sentís enseguida 'algo', un efecto, por ejemplo con nuestro producto descongestionante."

"Estos productos acompañan y enriquecen la medicina. No reemplazan a la medicina para nada, pero básicamente ayudan a lograr un bienestar a pequeñas molestias de todos los días."

"Por eso el contacto personal es el valor agregado. Creo que el fuerte de este sistema de ventas tiene que ver con muchas cosas: que alguien va a tu casa, que existe un contacto personal con el vendedor, que hay un consejo y un referente", acota Freire, y sentencia:

"Esa cosa del contacto personal, que justamente se ha perdido mucho en esta era, la gente lo recibe ávida. En este caso, donde alguien te puede aconsejar qué producto te conviene, es muy valorado."

"Creo que la sociedad va perdiendo sus referentes, pero que la gente lo demanda. Muchas veces en el supermercado ves que la gente hace la cola más larga, sólo porque conoce a la cajera", ejemplifica.

Venciendo prejuicios

Increíblemente muchas mujeres deben convencer a sus familias para que las apoyen en su trabajo de 'consultora'. La mayoría de las veces subestiman su capacidad de trabajo y de éxito. Al respecto, Mizrahi cuenta:

"Un ejemplo de esto es el caso de una señora que comenzó a vender los productos y en su familia nadie entendía lo que hacía. Creían que se trataba de proveerse de productos que no servían para nada, que era una especie de 'hobby', y no percibían cómo ella aportaba a la economía familiar."

"Hasta que un día fue con su cheque del mes a comprar todo lo que podía en el supermercado y llenó el living. Allí la familia entendió lo que ella estaba generando. Se le hace mucho boicot a las mujeres, pero ellas persisten. Y generalmente los maridos terminan ayudándolas porque entienden lo que esto puede dar."

"Hoy hay mujeres muy exitosas en México que ganan diez mil dólares al mes, que son sueldazos. Con esto las mujeres logran una seguridad y una independencia económica que pocas veces o nunca tuvieron."

Continúa en MÁS SOBRE EL TEMA con 'Swiss Just Latinoamérica en épocas de crisis'

swissinfo, Norma Domínguez

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo