En la escuela de Peter Baumgartner

Peter Baumgartner: del periodismo a la ayuda al desarrollo. swissinfo.ch

Peter Baumgartner, corresponsal en África del diario 'TagesAnzeiger' durante una década, preside hoy una escuela en los suburbios de Nairobi.

Este contenido fue publicado el 05 febrero 2007 - 13:02

Tras vivir más de diez años en el continente negro, el antiguo periodista asegura tener una visión más sobria de la realidad que le rodea, pero no se resigna.

"No quiero que los niños de la escuela bailen y canten delante de los blancos. Lo hicieron excepcionalmente para el presidente de la Confederación Helvética". Al igual que muchos periodistas de la vieja guardia, Peter Baumgartner no tiene pelos en la lengua. Le gusta expresar su opinión de forma contundente y quizá en un tono ligeramente desafiante.

La escuela que preside fue noticia en Suiza, cuando Moritz Leuenberger – entonces presidente de la Confederación Helvética – la visitó. La 'Genciana Primary School', situada en las cercanías de Kawangware, uno de los mayores barrios de chabolas de Nairobi, cuenta actualmente con 275 alumnos.

Un periodista que jamás escribió 'yo'

Tras cursar estudios de Ciencias Políticas e Historia en Zúrich, Peter Baumgartner se entregó en cuerpo y alma al periodismo. "La idea de cambiar el mundo siempre fue muy importante para mí. Defiendo el periodismo de opinión, que toma posición. No me gusta, por el contrario, el periodismo que enfatiza vivencias emotivas del periodista. Creo que en toda mi trayectoria jamás utilice el pronombre 'yo'."

Durante un momento estudia con la mirada al interlocutor. Parece querer medir el efecto de las palabras que acaba de pronunciar, quizá para comprender si la persona que tiene enfrente es uno de esos jóvenes periodistas más interesados en su propio porvenir que en el del mundo.

Durante varios años Peter Baumgartner trabajó en la rúbrica Nacional del 'TagesAnzeiger' y se dedicó especialmente a los temas ecológicos. En los años 80 siguió los asuntos de los grupos en los valles alpinos que se oponían a los grandes proyectos hidroeléctricos. "Había gente muy capaz en aquellos grupos", recuerda.

Los Alpes son un tema recurrente en la conversación. Sirven de analogía para explicar la realidad africana y, además, le han proporcionado el nombre a su escuela en Nairobi. En varias paredes de la 'Genciana Primary School' cuelga un póster que retrata el glaciar de Aletsch. Quizá es el reflejo de una afinidad del antiguo periodista por el áspero paisaje de las montañas.

De los Alpes a África

Hasta los años noventa la carrera periodística de Peter Baumgartner parecía predestinada a limitarse a la actualidad helvética. Pero surgieron conflictos en la redacción del periódico que le llevaron a presentarse para un puesto de corresponsal. "Me interesaba América Latina por sus movimientos de liberación. Pero el puesto no estaba vacante y así vine a África."

Llegó al continente negro en marzo de 1994, pocos días después, el 8 de abril, ya se había trasladado a Ruanda para informar del genocidio que se estaba perpetrando. "Aún hoy me cuesta viajar a ese país y se me quita un peso cuando lo abandono. El recuerdo de las atrocidades cometidas es demasiado fuerte".

En diez años ha recorrido África de cabo a rabo, hasta que se jubiló en 2005. Entre los numerosos artículos que escribió figura uno – publicado en la revista 'Wendekreis' – que hablaba de una escuela fundada en 1994 por un grupo de mujeres en Kawangware.

"Tras publicarse el artículo, algunas personas dieron donativos. Así, se me ocurrió que también yo podía hacer algo". En 1996 Peter Baumgartner se convirtió en responsable de la escuela.

Una escuela en las chabolas

Inicialmente, la escuela se hallaba en unas chabolas de chapa alquiladas, hasta que el 9 de julio de 2006 se mudó a un complejo de edificios construido gracias a los donativos de una fundación suiza. El centro se concentra cada vez más en niños que presentan dificultades de aprendizaje. Con éxito, aseguran los maestros.

"La enseñanza en Kenia es, por lo general, muy tradicional. El maestro dice una cosa y los alumnos la repiten", afirma Peter Baumgartner. En la Genciana Primary School las clases son más reducidas en número de alumnos; los niños trabajan en grupo, cada semana maestros y alumnos discuten juntos los problemas de la escuela.

Peter Baumgartner, crítico y luchador, otorga mucha importancia a todo lo que pueda estimular la autonomía de pensamiento de quienes están implicados en el proyecto. "He trabajado mucho para que los maestros estuvieran a la altura de contradecirme", subraya.

Un tema que le preocupa desde hace un tiempo. Sabe que tarde o temprano dejará Nairobi para regresar a Suiza. De los diez años vividos en África ha heredado una visión escéptica de la sociedad africana y de las posibilidades de que el proyecto salga adelante solo.

"Pero no comparto las generalizaciones que caracterizan el reciente debate en Suiza sobre la ayuda al desarrollo. África necesita, sobre todo, inversiones para crear puestos de trabajo".

swissinfo, Andrea Tognina, Nairobi
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Genciana Primary School en Nairobi

Cerca de 275 alumnos frecuentan actualmente la escuela, en la que trabajan 13 maestros, un portero, dos guardianes nocturnos y dos cocineras.

Gracias a una ayuda de la embajada suiza en Nairobi, la escuela ha financiado parcialmente la formación del cuerpo de enseñanza. Hoy todos los maestros tienen un diploma.

Además de la enseñanza propiamente dicha, la escuela ofrece varios servicios escolares, como apoyo a familias pobres que acogen a los huérfanos de padres muertos de sida, becas para pagar los estudios secundarios de éstos, una consultoría para casos difíciles, un programa de aprendizaje para los alumnos que no aprueban los exámenes para la enseñanza secundaria.

End of insertion

Suiza en Kenia

Cerca de 770 ciudadanos helvéticos residentes en Kenia están inscritos actualmente en la embajada de Suiza en Kenia.

La comunidad helvética se divide 'grosso modo' en tres categorías, explica el encargado de Negocios de la embajada, Arthur Mattli: representantes de empresas, personal de ONG y jubilados que residen, sobre todo, en la costa.

Además de Kenia, la embajada suiza cubre otros países africanos: Uganda, Burundi, Ruanda, Somalia y Seychelles y representa al gobierno de Berna ante las agencias de Naciones Unidas en Nairobi.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo