Navigation

Skiplink navigation

Es un lujo ver en Suiza cine latinoamericano

El cine argentino destaca por su calidad y nuevas producciones. www.cinenacional.com

Considerando las dificultades para difundir el cine latinoamericano en Europa estamos conscientes de que es un lujo presentar una muestra tan rica de películas de este continente, afirma Jasmina Tippenhauer.

Este contenido fue publicado el 27 noviembre 2003 - 10:27

La coordinadora del ‘Festival Filmar en América Latina’, (11-30 de noviembre) está satisfecha porque el evento moviliza también a las comunidades latinas de Suiza.

Jasmina Tiipenhauer, la activa responsable de coordinar el festival, se explaya en entrevista con swissinfo acerca del público, de la temática de las películas, y de la importancia del evento en la ciudad más internacional y multicultural de Suiza, como es Ginebra.

Un pequeño gran festival

El festival de Ginebra es de lejos el más pequeño de los que se realizan en Europa sobre el cine latinoamericano, pero a la vez es el más multicultural y a la vez especializado en la realidad económica y social del continente. Un cine para comprender, para reflexionar.

“Vemos a un público en su mayoría suizos, europeos, pero también muchos latinoamericanos que vienen aquí a reencontrarse un poco. Es una experiencia muy interesante”, afirma con convicción Jasmina Tippenhauer, con el temple de sus orígenes: de madre suiza, nacida en Colombia, y la mitad de su vida pasada en Perú.

“Todas las comunidades latinoamericanas que están viviendo acá se han movilizado en torno al festival,y a través del cine pueden encontrar elementos culturales y también cuestionarse, reubicar un poco su identidad y reflexionar acerca de esa identidad”, agrega.

Un universo variopinto

Se diría que el Festival no es más que un pretexto para el reencuentro entre comunidades latinoamericanas. Personas que parecen emerger de mundos subterráneos, de culturas escondidas y que afloran como si fueran los personajes de las películas que la pantalla gatilla incesante.

La temática de este año ha movilizado latinos residentes en los confines más alejados de Suiza y de Francia. Un grupo de estudiantes de la Universidad de San Gall se encuentra con otro proveniente del Valais. Otros han atravesado la frontera francesa, en su mayoría vienen de Lyon.

Y no sólo estudiantes, intelectuales, o residentes de larga data en busca de la nostalgia perdida, o en penitencia posrevolucionaria. También latinos de la nueva realidad, simples emigrantes en busca de una vida mejor, ilegales e indocumentados y quizás algún forajido, a juzgar por la advertencia lanzada en alta voz por alguien que vivió la experiencia: “cuiden los bolsillos, ojo con los carteristas...”

De verdad, es como sentirse protagonista de algunas de las cintas en exhibición.

Espacios de reflexión

Para la coordinadora del evento, la diversidad y la creatividad del cine latinoamericano es impresionante. Por eso es muy importante difundirla y proponer espacios de reflexión.

“La realidad latinoamericana es interesante y además conflictiva, y proponer imágenes que tengan que ver con esa realidad es primordial. Entonces, el festival se transforma en un espacio donde lo importante también es reconocerse y reflexionar sobre esa realidad”, señala.

En esta 5ª edición, los organizadores se propusieron también llegar a otros públicos dando un primer paso hacia un evento nacional. La programación se extendió este año a Biel, una ciudad bilingüe del Seeland Bernés y hasta las riveras de Lausana.

“En Biel trabajamos con un grupo de cine independiente “Filme podium”, donde hemos invitado a realizadores latinoamericanos para que vayan también a esos lugares. Enlazamos las otras ciudades con intercambios de personas, actores y realizadores”, precisa Jasmina Tippenhauer.

Presencia de realizadores

Entre los realizadores presentes en esta ocasión destaca Jorge Letriana, (autor de Bolivar soy yo), Juana Zapira, Catalina Avilar, (colombiana que tiene una visión muy crítica de la realidad de su país), la joven argentina Laura Bondaresky, los suizos Richard Dindo, y Stefan Kaspar, este último que hace un trabajo monumental por difundir el cine latinoamericano en Europa.

A su vez, Gérald Perroulaz, director artístico del festival piensa que la importancia de la muestra ha sido el establecimiento de un vínculo. “Hay muy poco cine latinoamericano que circula en Suiza habitualmente, si bien hay que reconocer que los últimos años ha entrado un poco más del cine argentino, renovado, con una producción extraordinaria, pero sigue siendo una pequeña parte de lo que se puede ver.

El evento se encuentra a mitad de su desarrollo, pero sus organizadores ya piensan en la próxima edición. “Aunque el tema surge en primavera, estamos ya pensando en presentar cinematografías menos conocidas, como la venezolana, o centroamericana, concluye Perroulaz.

swissinfo, Alberto Dufey

Contexto

En esta 5ª edición se extendió este año a Bienne y Lausana.

Entre los realizadores presentes en esta ocasión destaca Jorge Letriana, (autor de Bolivar soy yo), Juana Zapira, Catalina Avilar, (colombiana que tiene una visión muy crítica de la realidad de su país), la joven argentina Laura Bondaresky.

También los suizos Richard Dindo, y Stefan Kaspar, este último que hace un trabajo monumental por difundir el cine latinoamericano en Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo