Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Igualdad de género La ciencia aún impone férreas fronteras a la mujer

Por


Mujer y carrera científica: queda aún mucho camino por recorrer.

Mujer y carrera científica: queda aún mucho camino por recorrer.

(Keystone)

En Suiza, el sexo femenino enfrenta aún serios obstáculos para desarrollarse en el medio científico, donde debe realizar verdaderos malabares para conciliar vida personal y profesional.

Las investigaciones muestran que las mujeres están subrrepresentadas en los terrenos científico y tecnológico. Mientras más se asciende en la escala profesional, menos exponentes femeninos existen.  La explicación es que la maternidad frena sus carreras.

“La ciencia es como un pozo sin fondo. Uno puede invertir un sinfín de horas en ella. Es una actividad muy demandante”, afirma Susan Gasser, destacada bióloga y ganadora en 2012 del Premio ‘Mujeres en la Ciencia’ que otorgan la Organización Europea de la Biología Molecular (EMBO) y la Federación de Sociedades Europeas de Bioquímica (FEBS).

“Un hombre y una mujer solteros comienzan su carrera en el mismo punto. Pero es casi inevitable que ellas harán una pausa para la maternidad y la crianza de sus hijos. Y después de ello, mantenerse a la vanguardia será todo un acto de malabarismo”, añade.

Una mujer tendrá que aceptar desde el principio que “probablemente no será la mejor científica o la mejor madre”, señala Gasser a swissinfo.ch.

En los últimos 30 años, Gasser ha sido autora de más de 200 reseñas y artículos científicos. En la actualidad dirige el Instituto de Investigación Biomédica Friedrich Miescher de Basilea.

El premio que recibió de la EMBO y la FEBS reconoce sus “logros excepcionales” como mujer investigadora, pero también como mentora.

“He recibido diversos galardones, pero éste ha tenido un valor especial para mí, porque reconoce algo que va más allá del hecho de hacer ciencia de alto nivel. Reconoce que eres un modelo a seguir y que posiblemente guiarás a otras mujeres jóvenes en un campo donde el sexo femenino está insuficientemente representado”, dice.

Obstáculos

Un informe de la Unión Europea (UE) de 2009 concluye que en Suiza las mujeres están subrepresentadas en las ciencias técnicas (27%), la tecnología y la informática (6%), pero sobrerrepresentadas en las ciencias sociales (65%) o la salud (86%).

Actualmente, la equidad de género es el tema central de un ambicioso Programa Nacional de Investigación -llamado PNI 60-, que tiene como meta identificar las raíces de la desigualdad de género en Suiza, revisar políticas de equidad y hacer recomendaciones. El estudio final se presentará al Gobierno en 2014.

Uno de los proyectos del PNI 60 estudia a la mujer en un terreno profesional predominantemente masculino: la ingeniería. Si bien existe inequidad de género en todo el mundo, Suiza está por debajo de la media de la Unión Europea (UE) en el número de mujeres que cursan estudios universitarios de ingeniería.

Los investigadores a cargo de este tema han analizado la cultura de las empresas suizas y cómo ésta repercute en las oportunidades profesionales de la mujer. Se ha estudiado el caso de 10 empresas desde la mirada de los gerentes de línea, de los responsables de recursos humanos, y de los hombres y mujeres ingenieros. Las conclusiones muestran que la cultura de la compañía tiene una “influencia muy fuerte” en la progresión laboral de sus empleados.

“Hemos encontrado que en todas las etapas de su carrera, las mujeres enfrentan grandes obstáculos en el ámbito técnico”, refiere a swissinfo.ch Anja Umbach-Daniel, una de las líderes del proyecto.

“Ni los gerentes de línea ni los responsables de recursos humanos son conscientes de los obstáculos que afrontan las mujeres. Piensan que las oportunidades son las mismas para los dos sexos. Pero luego escuchamos de boca de las propias mujeres todos los problemas que han de superar para ascender en sus carreras”, explica.

Estructuras de apoyo

La fotografía es bastante parecida en el resto de la UE. Cifras de 2007 muestran que solo tres países de este bloque –Letonia, Lituania y Polonia- poseían igual número de hombres y mujeres en los ámbitos de la ciencia y la ingeniería.

En la UE, el promedio de científicas e ingenieras es del 32% con respecto al total de los profesionales. Suiza se encuentra aún por debajo, con solo un 18%.

“Uno de los principales problemas en materia de igualdad de género se registra en las profesiones científicas y tecnológicas”, confirma Etiennette Verrey, presidenta de la Comisión Federal para Cuestiones de Género.

  

Desde un punto de vista legal, las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres en todos los dominios, “y en ese sentido, avanzamos por la vía correcta”. Pero aún existe una gran necesidad cambiar las mentalidades y ofrecer estructuras de apoyo.

Las guarderías registran largas listas de espera. Y Verrey exhorta al Gobierno y las empresas a que mejoren las instalaciones consagradas al cuidado de los hijos.

“En Suiza persiste la idea de que las madres deben quedarse a cuidar a los niños. Y para una carrera científica esto es imposible, porque si una mujer abandona su vida profesional durante uno o dos años, prácticamente le es imposible regresar. Conciliar trabajo y familia es realmente un gran problema”, indica a swissinfo.ch

Las niñas aparte

La comprensión sobre los roles de género también debe cambiar, afirma Verrey. Los programas escolares que animan a la mujer a desarrollarse en el ámbito científico son poco exitosos hasta ahora.

En Suiza se discute en el presente la posibilidad de impartir educación de forma separada en algunos temas para remover la competición entre género.

“Las niñas no tendrían más en mente aquello de Soy una niña y, por lo tanto, soy mala para las matemáticas. En Estados Unidos, por ejemplo, hay universidades femeninas de élite”, refiere Verrey. Es algo que no existe en Suiza.

Fijarse metas es muy importante, destaca Susan Gasser. “Tanto mi abuela como mi madre tuvieron carreras. Tener una no era siquiera un planteamiento que me hice. Quería una carrera científica y también una familia”.

Aprender a equilibrar la familia y la vida laboral también tiene su lado positivo, sostiene, porque obliga a las mujeres a volverse más eficientes, lo que en compensación puede ayudarlas a ser mejores científicas.

Fundamental es también obtener orientación o guía de otras mujeres que ya hicieron lo mismo antes.

“La razón por la que creo que la orientación es importante para las mujeres es porque algunas veces los hombres no entienden las presiones que enfrentamos,  porque desconocen lo que significa sentirse dividido entre la familia y la carrera. Hay realmente una presión inmensa que pesa sobre ti: ¿Estás siendo o no una buena madre?”.

¿Cuál es su consejo para las mujeres que inician una carrera científica?

Saber lo que quieren, “casarse con el hombre correcto”, ser pragmáticas y estar dispuestas a asumir sacrificios.

mujeres y ciencia

Todavía en los años 60, miembros de la comunidad científica dudaban de la capacidad de la mujer para la labor científica. En los últimos 30 años, el binomio mujer y ciencia, como área de investigación, se ha ramificado en muchas direcciones.

Hoy persisten diferencias en el porcentaje de estudios y documentos científicos publicados por hombres y por mujeres. Las mujeres publican menos que los varones, pero son citadas con más frecuencia. También publican menos al inicio de sus carreras, pero alcanzan un nivel semejante al de sus homólogos masculinos en etapas posteriores. Un menor ritmo de publicación puede afectar las oportunidades de ascenso laboral.

Las redes del favoritismo siguen presentes en el ámbito científico internacional. Sumadas a los estereotipos de género y a prácticas arraigadas y nocivas, pueden complicar la evolución profesional de las mujeres. Para responder a dichos obstáculos, las mujeres han conformado diversas redes de asociaciones femeninas.

La Comisión Europea (CE) se ha fijado como una prioridad tener incrementar la proporción de mujeres en las ciencias naturales. En 2005, definió tres metas: profundizar el debate científico, entender mejor la relación entre la ciencia y los géneros, y mejorar de los problemas vinculados al género.

Según el Quinto Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la CE (2002), “la creciente participación de las mujeres en todas las áreas y a todos los niveles de la ciencia contribuirá a mejorar la calidad y velocidad del progreso científico”.

La proporción de mujeres que trabajan en la educación superior ha aumentado constantemente en las últimas cinco décadas. En las universidades de la UE hay más mujeres (54,9%) que hombres. En Suiza, la tasa es del 51% (licenciatura) y del 41,9% (doctorado, una de las más bajas en Europa), según datos oficiales de 2009.

 

Fuente: Secretaría Suiza de Estado para la Educación e Investigación

Fin del recuadro

universidades: igualdad

El Programa Federal de Igualdad de Oportunidades 2000-2011 tenía como meta mejorar la equidad de géneros en la educación superior. Otorgó bonos a las universidades que contrataran a profesoras, lo que duplicó su proporción del 7,2% en 1998 al 14% en 2006. Introdujo también programas de mentorado, talleres y redes de bases de datos, y multiplicó las guarderías universitarias.

Fin del recuadro

PNI 60

Está auspiciado por el Fondo Nacional Suiza para la Investigación Científica (FNS)

El Gobierno selecciona los tópicos con el fin de ofrecer soluciones científicamente probadas a problemas de alcance nacional.

Dentro del PNI 60 hay un programa llamado Igualdad entre hombres y mujeres, que cuenta con cerca de 8 millones de francos suizos (8,7 millones de dólares) y que envuelve 21 proyectos de investigación.

Entre ellos, investigación interdisciplinaria en materia sociológica, política, económica, psicológica y educativa. Los hallazgos y conclusiones serán utilizados para informar sobre el desarrollo sostenible de una política igualdad de género.

El plan está dividido en tres áreas de acción: trabajo y organizaciones; educación y carreras; y familia.

Fin del recuadro


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×