El fiscal general suizo enfrenta proceso de destitución

Michael Lauber, fiscal general suizo, a su llegada a la audiencia con un comité judicial el 20 de mayo de 2020. Keystone / Peter Klaunzer

La Comisión Judicial del Parlamento decidió el miércoles abrir un procedimiento de destitución contra el fiscal general suizo, Michael Laulaber por su manejo de una investigación de corrupción de la FIFA. Es la primera vez en la historia del país que se produce una situación semejante.

De acuerdo con la ley sobre la organización de las autoridades penales de la Confederación, un miembro del Ministerio Público solamente puede ser revocado antes del final de su gestión si comete una violación grave en el cumplimiento de sus funciones de manera intencional o por negligencia grave.

Andrea Caroni, presidente de la comisión, señaló existen sospechas fundadas de que alguna de esas condiciones podría darse en el caso de Lauber.

Con 13 votos a favor y 4 en contra, la comisión decidió la apertura del proceso de destitución y podría presentar una moción para destituir a Lauber de su cargo. El Parlamento deberá pronunciarse lo más pronto en septiembre.

A su salida de la audiencia, Lauber dijo que la reunión había “ido bien”.

El fiscal general ha sido objeto de escrutinio sobre la manera en que dirigió la investigación de corrupción de la FIFA.

 AB-BA, una autoridad de supervisión independiente, determinó el pasado 4 de marzo que, durante la investigación Lauber incurrió reiteradamente en falsedades, infringió un código de conducta, mantuvo reuniones no declaradas con el secretario general de la FIFA, Gianni Infantino, asignó recursos de forma incorrecta e intentó bloquear las pesquisas de la propia AB-BA.

Como castigo, esta última redujo un 8% durante un año el salario de Lauber, cuyo monto asciende a 300 000 francos anuales.

Luego de la decisión de la Comisión Judicial, el procedimiento deberá ser validado por ambas cámaras del Parlamento en sesión conjunta.

El pasado mes de septiembre, el Parlamento reeligió a Lauber para un tercer mandato, a pesar de meses de controversia por su manejo de la investigación de la FIFA.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo