La celebración de Navidad, centrada en la cultura por la paz

Un listado de las víctimas de la violencia en Colombia, colocado frente al Congreso en Bogotá. Keystone

La Iglesia protestante suiza ha enviado un mensaje de paz y esperanza a los colombianos ante la Navidad. El Consejo Mundial de Iglesias (CMI), con sede en Ginebra, se proclamó en favor del fin de la violencia.

Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2000 - 17:20

La Ayuda de las Iglesias Evangélicas de Suiza (EPER, por sus siglas en francés) anunció la realización de varios proyectos de ayuda al desarrollo que serán emprendidos en esta región el año próximo, en coordinación con la Agencia suiza para el Desarrollo y la Cooperación, (COSUDE), el brazo de ayuda del Gobierno helvético.

Rudolf Renfer, secretario del EPER para la Suiza francesa, expresó a swissinfo que los equipos de trabajo de las iglesias cristianas de Suiza, tanto católicas como evangélicas, tienen esperanzas en que el 2001 será un buen año para toda América Latina.

Paz en Colombia

"Nosotros, en particular, le daremos una especial prioridad a Colombia. De hecho, ya tenemos algunos proyecto en ese país. Colombia es, quizás, el país donde hay más violencia y más conflictos que en cualesquier otro de América Latina", afirmó.

Sin embargo, para Rudolf Renfer, los diferentes intentos de diálogo que se han producido este año entre los actores del conflicto colombiano son una esperanza para lograr la pacificación del país.

En julio de este año, el Gobierno Federal helvético invitó a dialogar, en Ginebra, a representantes del Gobierno del presidente Andrés Pastrana, a miembros del Ejército de Liberación Nacional y a delegados de más de 100 organizaciones no gubernamentales con el fin de encontrar soluciones viables.

Rudolf Renfer reconoció que labores específicas de este tipo pueden ser un impulso hacia la paz y la reconciliación. "Por eso, nosotros, como EPER y como iglesias reformadas de Suiza, seguiremos apoyando estos procesos en Colombia", agregó.

México y Argentina

El secretario para la Suiza francesa del EPER habló de los próximos trabajos con México y con Argentina.

En Chiapas seguimos un programa conjunto con la iglesia católica de Suiza. Es un programa de pacificación que está relacionado con el conflicto que opone al Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Gobierno federal. "Nuestros proyectos también están relacionados con el regreso de los refugiados guatemaltecos hacia sus hogares", explicó.

Según Renfer, con la llegada del nuevo presidente, Vicente Fox Quesada, las esperanzas de una pacificación de Chiapas "son más tangibles", gracias a las iniciativas que ha tomado en materia de desmilitarización de la entidad.

"Pero todavía falta mucho por hacer y nosotros, desde Suiza, apoyaremos todos los proyectos que vayan dirigidos a ese objetivo", afirmó.

En cuanto a Argentina, el también pastor de la Iglesia Nacional Protestante de Ginebra, dijo que el EPER acompañará a sus asociados en aquel país en los próximos meses.

"Argentina también está pasando por momentos difíciles. Hay que reconocerlo. Pero igualmente tenemos que comprometernos con ellos, con nuestros socios (las iglesias) y con todos los argentinos, para ayudarles a salir de esa crisis en que han entrado en los últimos días", afirmó.

"En los mensajes que hemos enviado a nuestros socios en América Latina, les hemos dado un mensaje que creemos profundamente... Deseamos que la luz de la Navidad los acompañe y esperamos que, a lo largo del 2001, esa misma luz alumbre la oscuridad. Es un mensaje de esperanza", afirmó.

Cultura de la violencia

En ese mismo espíritu se pronunció el pastor Konrad Raiser. El secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, federación de 337 iglesias repartidas en más de 100 países y con sede en Ginebra desde 1948, envió un mensaje a todos los miembros de esa institución. "De Sierra Leona a Indonesia, nuestro mundo parece tomado en el engranaje fatal de la guerra, de la violencia y de la destrucción", constató.

Añadió que una verdadera "cultura de la violencia" se desarrolló en todo el orbe este año, por encima de todas las normas del derecho humanitario internacional.

Konrad Raiser dijo que la violencia se manifiesta no solo en los conflictos armados sino que ella está omnipresente en la calle, en el metro, en la escuela y en los estadios deportivos.

"Sus víctimas son, en la mayor parte del tiempo, personas consideradas como diferentes: miembros de las minorías étnicas, raciales o religiosas; refugiados, discapacitados o simplemente pobres o marginales", afirmó.

Decenio por la paz

El secretario general dijo que el CMI sostendrá durante el 2001 un programa mundial llamado "Vencer la Violencia", que se prolongará para los próximos 10 años.

Konrad Raiser explicó que este decenio se inspira por la convicción de que las iglesias y los cristianos deben aportar un testimonio claro de paz y de reconciliación basado en la justicia.

"El objetivo del decenio es crear un espacio donde una nueva cultura de paz y de reconciliación puedan expandirse", afirmó.

Konrad Raiser concluyó que las celebraciones de Navidad y de fin de año deben estar centradas en la lucha contra la violencia y en la creación de una cultura de paz.

Enrique Dietiker

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo