Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La Iglesia Católica Suiza por un Papa progresista

La Iglesia Católica Suiza y el Papa Juan Pablo II, una relación no muy fácil.

(Keystone)

Mientras el Colegio Cardenalicio se da a la tarea de elegir un nuevo papa, los católicos suizos esperan que el sucesor de Juan Pablo II sea más liberal.

El cardenal Henri Schwery, considerado un conservador crítico, es el único suizo directamente implicado en la elección del próximo soberano pontífice.

Católicos suizos estaban a menudo en desacuerdo con Juan Pablo II en relación con muchas de sus políticas, así como con los procesos para la toma de decisiones en el Vaticano.

Acostumbrados a un sistema de democracia directa, los suizos nunca han digerido la estructura autocrática del Vaticano cuyas decisiones emanan de Roma sin tomar en cuenta las opiniones de las mayorías.

Durante el pontificado de Juan Pablo II las relaciones entre la Santa Sede y buena parte de la iglesia suiza se deterioraron merced a la costumbre del Vaticano de silenciar a las voces críticas, en algunos casos hasta con la abierta remoción de sus parroquias de algunos sacerdotes.

Elia Marty, una monja que trabaja en Berna, tiene una clara idea de lo que debería ser el sucesor de Juan Pablo II. "Yo estaría muy contenta si el siguiente papa fuera menos dictatorial y estuviera dispuesto a compartir un poco del poder que ha sido concentrado en el Vaticano".

"Las opiniones de la Iglesia fuera de Roma tienen que ser más tomadas en cuenta", dijo Marty a swissinfo.

La religiosa dirige a las Hermanas de la Santa Cruz en el Hospital Victoria de Berna, donde Juan Pablo II pernoctó durante su último viaje a Suiza en junio del 2004.

"No conozco a los cardenales –entre los cuales será electo el próximo sucesor de San Pedro- pero el nuevo papa no debería ser demasiado viejo, debería estar sano, y, sobre todo, debería estar más abierto a las nuevas ideas. Alguien de 80 años es para mí demasiado viejo".

Moderno

Marty considera que las reglas impuestas por Juan Pablo II deberían ser aligeradas, y que es imperativo y urgente que la Iglesia actúe conforme a la era moderna y comience a reaccionar a los acontecimientos de la sociedad.

Los obispos de Suiza también esperan grandes cambios en el modo en que funciona la Iglesia. Quieren que el Vaticano escuche las voces de las parroquias y buscan una mayor influencia de las conferencias nacionales de obispos.

Los obispos están todavía dolidos por la decisión del Vaticano de designar a Wolfgang Haas como el Obispo de Chur en el cantón de los Grisones, contra los deseos de la congregación local.

Algunos obispos también han señalado candidatos que consideran que deberían ocupar el máximo cargo dentro de la Iglesia Católica. El obispo de Lausana, Ginebra y Friburgo, Bernardo Genoud, quiere al Arzobispo de Viena, Christoph Schönborn, en los apartamentos papales.

Bernardo Trauffer, de la Diócesis de Basilea, considera que es tiempo de que la Iglesia tenga un papa de América Latina, donde vive la mayoría de los Católicos.

Carisma

Ha sugerido al cardenal Andrés Rodríguez Maradiaga, de 62 años y arzobispo de Tegucigalpa, Honduras.

Trauffer declaró al periódico Bund, de Berna, que Maradiaga irradiaba carisma y dijo que estaría "extremadamente contento" si un cardinal no europeo se convirtiera en el próximo papa.

El único cardenal suizo en el cónclave, Henri Schwery, declinó proporcionar pista alguna sobre su favorito. Arguyó que aún no tenía una decisión.

Dijo que preferiría a un candidato que tuviera el lado espiritual del trabajo de la Iglesia, pero admitió que le sería difícil situarse en la misma longitud de onda de la burocracia del Vaticano.

Infalibilidad

El teólogo suizo, Hans Küng, que fue proscrito por el Vaticano en 1979 tras poner en tela de juicio la infalibilidad papal, dijo que la Iglesia necesitaba a un papa "con el coraje suficiente para dar paso a un nuevo comienzo... ".

Küng dijo que el nuevo pontífice tendría que plantearse aspectos urgentes como la descentralización, la escasez de sacerdotes, el celibato, una mayor posibilidad de expresión para las congregaciones, y la igualdad de derechos para las mujeres.

En su opinión, un cardenal que sea "en extremo conservador" tiene poca posibilidad de ser escogido por el cónclave. "Muchos en el Vaticano han tenido más que suficiente después de 25 años... "

Es el caso de muchas organizaciones no gubernamentales con el rechazo del Vaticano a la contracepción. Esas entidades quieren a un papa dispuesto a autorizar el empleo del condón para poner coto al contagio del Sida.

La ONG Act up Paris emitió un severo juicio contra el Papa Juan Pablo II al que calificó de "cómplice en la pandemia responsable de la muerte de millones de hombres, mujeres y niños".

Condones

Grupos suizos comparten ese sentimiento, aunque lo han expresado de diferente manera. La Federación de Ayuda Suiza describió la política del papa en pro de la abstinencia como "no provechosa".

Católicos suizos en general parecen coincidir en que es tiempo para un papa dispuesto a iniciar una reforma.

Un reciente sondeo mostró que tres de cada cuatro católicos están a favor de n pontífice que modifique la posición de la Iglesia en asuntos como el sacerdocio de las mujeres y el celibato. También se pronunciaron por un papa más joven y la mayor parte adujo que no debería tener más de 60 años.

Los encuestados se pronunciaron porque el sucesor de Juan Pablo II siga los pasos de éste en la política, y aproximadamente el 90% se manifestó porque el nuevo pontífice se "involucre en la política internacional" y condene toda forma de guerra.

swissinfo, Nicole Aeby
Traducción, Marcela Águila Rubín

Contexto

Participan en el cónclave 115 cardinales menores de 80 años. Hay 117, pero dos están enfermos.

Los prelados efectúen dos sesiones de votación por la maña y dos por la tarde.

La elección tendrá lugar cuando alguno de los candidatos logre una mayoría de dos terceras partes.

Si ningún candidato es electo después de 30 sufragios, obtendrá la designación el cardinal que haya reunido el mayor número de votos.

En teoría, cualquier católico puede convertirse en papa, pero el cargo ha sido otorgado a los cardinales desde 1378.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes