Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las fábricas de oro funcionan a toda máquina

Los negocios de Agror-Heraeus van viento en popa.

(swissinfo.ch)

Debido a la inseguridad que reina en los mercados financieros, mucha gente opta por invertir en oro, lo cual tiene repercusiones para las refinerías en Suiza. Trabajan a todo rendimiento.

Para satisfacer la demanda, los operarios de la empresa Argor-Heraeus de Mendrisio, en el Tesino, realizan horas extraordinarias.

"La palabra es plata y el silencio oro" se puede leer en un rótulo en el ala del reparto de administración. Erhard Oberle, el consejero delegado de Argor-Heraeus en Mendrisio, optó por la palabra. Se toma mucho tiempo para conversar.

Desde hace veinte años es jefe de la refinería de metales preciosos, donde se afinan oro, plata y platino. "Lo que ocurre ahora nunca lo he vivido en toda mi carrera", exclama Oberle. La demanda es tan grande que casi no se consigue satisfacerla.

Ante la crisis financiera la gente invierte en valores seguros. La demanda de lingotes de oro o plata se ha desatado como nunca antes. Invertir en oro tiene sentido, especialmente si todos los demás valores no prometen beneficios. "El desarrollo actual de los precios de los metales preciosos no juega un papel decisivo", opina el director de la empresa.

El negocio con los lingotes va viento en popa

Argor produce productos semiacabados para la industria joyera y relojera, así como monedas y medallas. Actualmente, sin embargo, el negocio con los lingotes supera todos los demás sectores. Los pedidos vienen de bancos de negocios, bancos cantonales y otros grandes bancos suizos y extranjeros.

Sus clientes depositan los lingotes en las cajas de seguridad de un banco o incluso en sus casas. De este modo, el propietario puede al menos conservar el valor del material si todo saliera mal.

Para abastecer la gran demanda, Agror-Heraeus introdujo hace un par de semanas el horario de 24 horas a tres turnos; incluso los sábados se realizan horas extraordinarias.

Para ello se contrataron, además, operarios temporeros. El número de empleados ascendió a unos 200, entre los cuales también hay muchos trabajadores fronterizos. Hace un par de años, trabajaban aún la mitad. Con el procesamiento de más de 400 toneladas de oro en el presente ejercicio, la empresa forma parte de las refinerías punteras en el mundo.

Teléfonos móviles de oro

A pesar de la gran demanda, no hay dificultades en el mercado. "En los mercados mundiales el abastecimiento de oro está asegurado", señala Oberli.

El suministro de las minas es constante. Además, crece la proporción de oro fundido proveniente de viejas joyas y de grandes lingotes 'Good Delivery' (12,44 kilos o 400 onzas). Sólo la producción llega a sus límites.

Del lado de la demanda, lo que más se solicita es el lingote de un kilo. Pero también las barras de 100 o 50 gramos son requeridas. En la fábrica se produce oro fino certificado (con un grado de pureza de 999‰) mediante la recuperación de metales preciosos suministrados.

Sin embargo, también se tratan de realizar pedidos especiales. En nuestra visita descubrimos cajas de teléfonos móviles de oro con diamantes. Están destinadas a un comerciante en Ginebra que las vende a su rica clientela de Oriente Medio. El modelo más barato cuesta 250.000 francos.

Aclarar procedencia

Un control escrupuloso del material entregado y de la procedencia de los metales preciosos es muy importante. La empresa Argor sabe por qué. En el año 2006, la sociedad fue sospechosa de haber violado el embargo de la ONU contra la República del Congo. Luego se comprobó que las recriminaciones eran falsas.

Los trabajadores de la fábrica están acostumbrados a manejar los metales preciosos. "Al principio te ilusiona poder transportar material tan precioso, ahora, sin embargo, ya es para mí un producto como cualquier otro", comenta un operario.

No obstante, la empresa tiene que tomar precauciones en materia de seguridad. Con sus muros altos, la fábrica se parece desde fuera a una prisión. Las videocámaras son omnipresentes.

En el interior también se respetan medidas de seguridad muy estrictas. En la salida de una sala grande, un generador aleatorio selecciona algunas personas que luego son sometidas a un registro riguroso.

swissinfo, Gerhard Lob, Mendrisio
(Traducción del alemán: Antonio Suárez Varela)

REFINERÍAS DE ORO EN SUIZA

Agror-Heraeus no es la única refinería de oro que actualmente funciona a toda máquina.

Hay dos más en el Tesino: Valcambi SA en Balerna (región de Chiasso) y Pamp SA en Castel San Pietro (también cerca de Chiasso). Además, existe Metalor, otra empresa especializada con sede en Neuchâtel.

El hecho de que tres de cuatro refinerías suizas se encuentren en el Tesino no es casual. Por un lado, Italia fue durante mucho tiempo el país que más oro y plata importaba por su importante industria joyera, y por otro lado, era el proveedor más importante de mano de obra ya que el trabajo es duro y monótono.

Además, Suiza es un garante de la calidad en este negocio gracias a sus controles muy rígidos de los metales preciosos.

Fin del recuadro

ARGOR-HERAEUS SA

Fundada en Chiasso en 1951, el nombre de la empresa se compone de las dos palabras francesas argent (plata) y or (oro).

En 1973, la empresa pertenecía al 100 por ciento a la Sociedad Suiza de Bancos (SSB, ahora UBS).

En 1988, abrió una nueva fábrica en Mendrisio, donde la empresa tiene ahora su sede. En 1999, la sociedad alemana Heraeus (con sede en Hanau) compró todas las acciones.

Entretanto, se dividen el capital de acciones a partes iguales Heraeus, Commerzbank (Luxemburgo), la Moneda Austríaca y la directiva de la empresa. Los ex propietarios de la sociedad bancaria son ahora sólo clientes.

Argor-Heraeus Deutschland fue fundado en 2004. Su sede se encuentra en Pforzheim, en el epicentro de la industria joyera alemana. La empresa tiene representaciones en América Latina e Italia.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×