Navigation

Locarno presenta el programa de su 58ª edición

Tras cinco años en la dirección artística, Irene Bignardi, deja el Festival de Locarno. Keystone

Un filme suizo figura entre los quince que compiten por el galardón de uno de los festivales de cine más importantes de Suiza.

Este contenido fue publicado el 12 julio 2005 - 19:01

En esta edición, que se celebra entre el 3 y 13 de agosto, sólo una decena son producciones latinoamericanas o españolas.

Como cada año, dos centros principales de interés atraerán a los miles de espectadores que llegarán en la primera quincena de agosto a la Suiza de expresión italiana.

Quince películas de trece países, entre ellas una suiza, compiten por el máximo galardón, el Leopardo de Oro. Predomina el cine europeo, pero un largometraje de India y otro de Irán, ambos estrenos mundiales, aportarán aires del Sur. 20 centímetros, del realizador malagueño Ramón Salazar, será la única producción española en concurso.

Otra atracción del Festival de Locarno serán las tradicionales proyecciones nocturnas al aire libre en la céntrica Piazza Grande. Catorce filmes animarán las veladas en la ciudad a orillas del Lago Maggiore:

De ellas, seis representan el cine estadounidense de ayer y hoy; dos filmes indios (uno de ellos un cortometraje de sólo 1 minuto) y cuatro coproducciones que incluyen a países del Sur.

Iberoamérica subrepresentada

A diferencia de años anteriores –especialmente del 2002 y 2003, cuando las películas iberoamericanas tuvieron una presencia destacada - esta 58ª edición incluye menos cintas de esa región.

Cuatro filmes latinoamericanos y caribeños, sobre un total de 23, compiten en la sección de video: dos argentinos, Bosques, Jorge Campusano y Gianfranco Quattrini, y Cantata de las Cosas Solas de Wili Bernish, así como el cortometraje haitiano Chère Catherine, de Raoul Pek, y la coproducción autríaco-mexicana Volver la Vista, de Fridolin Schönwiese.

Coma, de Mike Figgis, una coproducción entre España, Eslovenia, Gran Bretaña y Alemania, completa la participación "ibérica" en esa sección.

Por otra parte, cuatro películas latinoamericanas –sobre un total de 28- enriquecen la sección Cineastas del presente, donde predominan también las producciones europeas.

Son: Acts of Men, del brasileño Kiko Goifman; En la cama, del chileno Matías Bize; Historias del desencanto, de los mexicanos Alejandro Valle y Felipe Gómez; así como Monobloc del joven realizador argentino Luis Ortega, presentada años atrás en el Festival de Cine de Friburgo.

Fuera de competición se presentarán el documental Soy Cuba, O Matute Siberiano, de Vicente Ferraz, así como Yo soy Cuba, que rodó el director ruso Mikhail Kalatozov en 1963, una de las primeras producciones sobre la isla caribeña, luego de la revolución de "los barbudos" (1959).

"Latinoamérica: voces apasionadas"

Después de ediciones anteriores, muy ricas en cuanto a la presencia latinoamericana, "no podemos esperar obras maestras cada año" de los mismos países, explica a swissinfo Teresa Cavina, vicedirectora del Festival Locarno, quien dejará el cargo al concluir la presente edición.

"No es para nada una voluntad de excluir a ese continente, sino que es el simple azar", afirma Cavina, recordando que "Locarno ha estado siempre muy cerca, por ejemplo, del cine argentino". No podemos olvidar, por otra parte, que "la tensión sobre el cine latinoamericano es muy grande...cada festival internacional quiere tener sus películas".

Una valoración con la que concuerda, Irene Bignardi, directora de Locarno durante los últimos cinco años y quien también ha anunciado su dimisión para el final de este 58ª edición.

La relación especial y estrecha de Bignardi con América Latina y con el cine del Sur es un elemento que marca a fondo su balance del último lustro.

"No es una casualidad. Es la realidad de las cosas. Las voces más originales vienen de la periferia del imperio", sentencia en entrevista con swissinfo. De ahí "nos llegan voces inteligentes, apasionadas, fuertes y sinceras", enfatiza, al tiempo que recuerda la presencia activa de los cines argentino y cubano en las últimas ediciones del festival.

¿Un balance definitivo al retirarse de la dirección del principal evento cinematográfico del país? Dos respuestas que explotan en segundos: "Algo maravilloso, el trabajo en equipo, en colectivo, fundamentalmente con mujeres" (que predominan en las áreas de responsabilidad).

Adicionalmente, la certeza de que "hemos creado en Locarno una estructura y un proyecto cultural único y especial...que ya constituye una necesidad para Suiza", concluye Irene Bignardi.

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

La Oficina Federal de Cultura confirmó su apoyo a Locarno para los tres próximos años con una suma anual de 1 millón 200 mil francos suizos.

A diferencia de ediciones anteriores, el cine iberoamericano estará sólo tibiamente presente en esta edición en las secciones video y Cineastas del presente.

Tres Leopardos de Honor serán otorgados en Locarno:
A Terry William (USA/ Gran Bretaña); Abbas Kiarostami
(máximo realizador de cine contemporáneo iraní) y al intelectual alemán Wim Wenders.

El Premio Raimondo Rezzonico, que honra desde el 2002 el trabajo de un productor independiente, irá en esta edición al británico
Jeremy Thomas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo