Navigation

Oriente Medio: razones para confiar en la paz

El futuro dirá si la brecha entre Israel y Palestina se abrirá aún más. Keystone

Con la muerte de Arafat se abre una puerta para la reanudación de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, señala Pascal de Crousaz.

Este contenido fue publicado el 11 noviembre 2004 - 18:50

El analista helvético, gran conocedor de Oriente Medio, cree que Suiza puede desempeñar un papel crucial en la reconstrucción del Estado palestino. Entrevista.

swissinfo: El gobierno israelí ha reiterado una y otra vez que no había interlocutores creíbles con quienes negociar la paz, refiriéndose explícitamente a Yasser Arafat. Ese argumento ya no es válido.

Pascal de Crousaz: Para el primer ministro Ariel Sharon, la tesis según la cual Yasser Arafat obstaculizaba todo avance en el proceso de paz podía ser un pretexto para no negociar. Y esto para poder reprimir la Intifada y reforzar la colonización de los territorios más importantes para Israel, es decir: Cisjordania.

La desaparición del líder palestino anula este argumento. Y los dirigentes israelíes están dispuestos a imponer condiciones draconianas para la reanudación del diálogo con la nueva dirección palestina, lo cual no es precisamente un buen augurio.

Aún así existe una corriente pragmática que está adquiriendo cada vez más peso en el seno del Likud (partido de Ariel Sharon), con un ministro como Ehud Olmert y quizás el mismo Ariel Sharon. Además, parece que algunos oficiales del ejército israelí, cansados de esa guerra devastadora en los territorios ocupados, presionan al gobierno para que reanude las negociaciones.

Si el Estado hebreo obtiene el reconocimiento de sus reivindicaciones más importantes, como la de conservar algunos bloques de asentamientos dentro de Cisjordania, podría mostrarse más flexible en otros asuntos.

Pero esta apertura depende mucho de las presiones que ejerzan los garantes del 'Mapa de Ruta' (ONU, Estados Unidos, Unión Europea y Rusia). Presiones que deberían obligar a Israel a no entorpecer excesivamente el trabajo de los nuevos dirigentes palestinos, mediante la reanudación de operaciones militares en los campos de refugiados o la eliminación de los jefes radicales palestinos.

swissinfo: ¿Qué tendencia se perfila en el lado palestino?

P.d.C.: Se está instalando una dirección colegiada, constituida por personas puntillosas en lo que se refiere a los derechos del pueblo palestino, pragmáticas y que disponen de una larga experiencia de negociación.

Hasta ahora, esa dirección colegiada ha recorrido una trayectoria irreprochable, como lo reconoció el secretario de Estado americano Colin Powell. Obviamente tiene pendientes asuntos importantes como la reforma de las instituciones palestinas o la repartición del poder.

Pero puede aprovechar un momento de gracia temporal por parte de las diferentes facciones palestinas, que saben que una lucha fratricida significaría el suicidio de la causa palestina.

Para que esta dirección colegiada pueda seguir actuando y tal vez verse legitimada en las urnas, es absolutamente necesario que consiga mejorar rápidamente las dramáticas condiciones de vida de la población palestina. Y también tiene que conseguir reavivar las esperanzas de la aspiración nacional.

Para ello la dirección palestina necesitará poder contar con el apoyo masivo de la comunidad internacional.

swissinfo: ¿Los garantes del Mapa de Ruta ya han dado algún paso concreto para relanzar el proceso de paz?

P.d.C.: Hay toda una serie de señales positivas. La semana pasada se celebró una reunión en Washington. Esta semana el primer ministro británico ha viajado a la capital estadounidense. Y no cabe duda que Tony Blair intentará forzar a la nueva administración americana a resolver el conflicto israelo-árabe, que ha calificado como el asunto más urgente.

Gran Bretaña tiene mucho crédito en Washington como aliado irreprochable. A cambio, brinda apoyo a las operaciones en Afganistán e Irak, además respalda en Europa la convocatoria de elecciones en Irak y los esfuerzos europeos para encontrar una salida a la crisis con Irán.

Y parece que Washington se muestra bastante receptivo a esos puntos de vista.

swissinfo: ¿Esta nueva dinámica puede dar un impulos a la Iniciativa de Ginebra, ese prototipo de acuerdo de paz que respalda Suiza?

P.d.C.: Efectivamente. En el Mapa de Ruta se menciona una serie de etapas para lograr una paz definitiva. Y la Iniciativa de Ginebra se integra perfectamente en ese proceso, ya que esboza el contenido de esa paz definitiva.

Aún así, ese documento no se retomará tal cual. Pues gusta poco al gobierno de Ariel Sharon. En cambio, las ideas que contiene - que son a la vez creativas, originales y razonables - serán sin duda objeto de las negociaciones para el estatuto final del Estado palestino.

swissinfo: Desde la conferencia de Madrid a comienzos de los años 90, se ha confiado a Suiza el aspecto humanitario del conflicto israelo-palestino. ¿Un papel que puede reactivarse ahora?

P.d.C.: Es probable que se invierta el orden de prioridades. El impasse político que ha prevalecido estos últimos años ha favorecido las iniciativas de carácter humanitario para aliviar las consecuencias humanas del conflicto.

Ahora, con la nueva perspectiva que se abre para resolver el núcleo político del conflicto, las cuestiones humanitarias pasan a un segundo plano

Suiza, en cambio, puede desempeñar un papel importante en el inmenso trabajo de reconstrucción del Estado palestino, ya sea en el ámbito material, institucional o legislativo.

Entrevista swissinfo: Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

1988: El Consejo Nacional palestino proclama el Estado de Palestina y reconoce el principio de dos Estados judío y árabe.
1993: Yasser Arafat e Isaac Rabin firman los acuerdos de Oslo
2000: Fracasan las negociaciones entre Arafat y Ehud Barak en Camp David
2003: Firma de la Iniciativa de Ginebra

End of insertion

Contexto

Pascal de Crousaz cursó estudios de Historia de Oriente Medio en la Universidad de Haifa, en Israel.

Es el autor de la tesis titulada El camino hacia Oslo: Gobernadores, sociedades civiles y orígenes del inicio de la resolución del conflicto israelo-árabe, 1998-1993.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.