Navigation

Domingo de democracia directa

En esta imagen de archivo, una mujer rellena su boletín de voto en Sion, 2007. Keystone

La ciudadanía suiza acude este domingo a las urnas para decidir con su voto la imposición -o no- de un freno a las apuestas por Internet y una restricción para que el Banco Nacional Suizo (BNS) sea el único que emita moneda. En el Valais, los habitantes están llamados a decir “sí” o “no” a los JJ OO de Invierno 2026 y en otros cantones, otros temas locales son sometidas al escrutinio de las urnas.

Este contenido fue publicado el 10 junio 2018 - 10:46
swissinfo.ch

El pueblo suizo decide el destino de la nueva legislación sobre los juegos de azar: ruleta, black jack, póker son solo algunos de los juegos que los casinos suizos podrían ofrecer también ‘online’ si entrase en vigor la Ley Federal sobre los Juegos de Dinero (LJD)Enlace externo , aprobada en septiembre de 2017 por el Parlamento. Como ocurre ya con las mesas de juego reales, sería preciso obtener una autorización, que se concede con condiciones precisas. En caso de un “no” quedarían bloqueados los accesos a cualquier oferta de juego de azar que careciera de concesión federal.


 La iniciativa ‘Moneda plena’ Enlace externopropone una reforma global del sistema monetario mediante una modificación sustancial del artículo 99 de la Constitución Federal. En el futuro, la emisión de dinero –monedas, billetes y también dinero escritural- estaría reservada exclusivamente a la Confederación por medio del Banco Nacional Suizo (BNS). Al mismo tiempo, la moneda escritural al ser emitida por el banco central pasaría a ser un medio de pago legal.

 La pregunta que deberán responder los valesanos este domingo se relaciona "exclusivamente" con el compromiso que asumiría el cantón del Valais de tomar un crédito por 100 millones de francos para organizar los Juegos Olímpicos. Si la población dice "no", la aventura termina ahí. Pero aunque optara por el “sí”, la partida está lejos de ser ganada. Aún sería necesario convencer al Comité Olímpico Internacional (COI), autoridad que deberá decidir, en el otoño del 2019, entre siete posibles sedes (Sion, Graz, Calgary, Cortina-Milán-Turín, Sapporo, Estocolmo y Erzurum). Y es probable que el pueblo suizo también tenga que votar la propuesta.

Porsches, banca privada, fiestas y cocaína. Zúrich es en muchos sentidos una ciudad de superlativos, también en lo que a democracia directa se refiere. Así se podrá comprobar este domingo cuando la ciudadanía votará sobre un total de nada menos que 14 asuntos. Empero, este raudal democrático-directo también comporta riesgos.  

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.