Navigation

Skiplink navigation

Luz de esperanza

Los palestinos salieron a las calles para celebrar el cese al fuego acordado con Israel luego de siete semanas de intensos bombardeos contra Gaza. Adel Hana


Este contenido fue publicado el 28 agosto 2014 - 11:00
Marcela Águila Rubín y agencias, swissinfo.ch

La entrada en vigor de un cese al fuego el pasado 26 de agosto permitió a la población gazetí abandonar sus refugios para regresar a sus hogares. Muchos de ellos, como sucedió en treguas precedentes, solamente hallaron escombros. El panorama es desolador:  55 mil habitaciones destruidas, según cifras de la ONU. Se estima en 6 mil millones de dólares los costos de la reconstrucción.

Sin embargo, y a diferencia de respiros anteriores, a lo largo de siete semanas de esta última escalada de violencia en el conflicto entre israelíes y palestinos, el acuerdo de cese al fuego logrado en El Cairo, y en vigor desde las 19 horas del martes pasado, establece un cese “indefinido” de las hostilidades.

Incluye también la apertura de los pasos fronterizos entre la Franja de Gaza e Israel y Egipto y la posibilidad de que los pescadores gazetíes puedan faenar.

También prevé el establecimiento de una segunda etapa, para dentro de un mes, en la que palestinos e israelíes abordarían la construcción de un puerto marítimo en Gaza y la liberación de prisioneros de Hamás, posiblemente a cambio de soldados israelíes que estarían en manos de esa organización palestina.

 El cese al fuego “para preservar las vidas de los palestinos y parar el derramamiento de sangre”, fue anunciado el martes por el Ministerio egipcio de Exteriores en un comunicado.

El Cairo, en donde han tenido lugar los diferentes intentos de negociación, precisó que la reapertura de los pasos fronterizos de Israel y Egipto permitirá el ingreso de ayuda humanitaria a Gaza.

Una medida urgente toda vez que, de acuerdo con la presidenta de Medico Internacional Suiza, Maja Hess, la carestía se ha intensificado en Gaza y los responsables sanitarios temían que los víveres resultaran insuficientes.

“Hablé con Abu Akram, presidente de la Palestinien Medical Relief Society , y me dijo que la situación es muy grave, que carecen de todo y que con la cercanía del invierno, cuando hay mucha lluvia, además del frio, se hará más difícil puesto que mucha gente (300.000/cifras de UNRWA) ha sido desplazada y muchos se quedaron sin hogar”.

“Aparte de los muertos (más de 2000) y heridos (10.000),  muchas personas, sobre todo niños, van a quedar con heridas permanentes: ciegos o lisiados. “No sé cómo van a vivir después o qué apoyo se les puede dar”.

Medico Internacional Suiza envía dinero a Ramala (Cisjordania)  para la compra y reenvío a Gaza de víveres y enseres de primera necesidad, pero no es fácil. El dinero ha sido bloqueado para su control en Jordania, precisó la doctora Hess. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo