Navigation

Skiplink navigation

La decisión de arbitraje Suiza-Libia, "vinculante"

Libia y Suiza acordaron de nuevo establecer un tribunal, esta vez en Berlín. Keystone

En el marco de las labores para mejorar las relaciones entre Suiza y Libia se encuentra un elemento clave: el tribunal internacional de arbitraje que analiza el arresto en Ginebra de Hannibal Gaddafi.

Este contenido fue publicado el 17 junio 2010 - 08:45

Suiza debe aceptar, sea cual sea, la decisión que alcance el tribunal. No obstante, habrá probablemente problemas de aplicación, opina Marcelo Kohen, profesor de Derecho International en el ‘Geneva Graduate Institute’.

Hannibal, el hijo del líder libio Muammar Gaddafi, fue detenido en julio de 2008, señalado por cargos de maltrato contra dos de sus sirvientes. La idea del tribunal forma parte del plan de acción de tres pasos que acordaron Trípoli y Berna el domingo pasado.

El hombre de negocios helvético Max Göldi llegó a Suiza el lunes tras haber permanecido detenido en Libia por casi dos años. Göldi es uno uno de los dos suizos que fueron retenidos en medio de la riña diplomática entre Suiza y Libia debido al arresto de Hannibal.

Como parte de los esfuerzos de reconciliación, ambos países acordaron la creación de este tribunal en un acuerdo firmado en la capital libia el 20 de agosto de 2009.

Aunque los dos países nombraron a sus representantes, el tribunal nunca se reunió.

El nuevo plan de acción funcionará de acuerdo con lo previsto en el acuerdo precedente.

En el documento se establece que Suiza “se disculpa por la publicación ilegal” de tomas fotográficas de la policía al momento del arresto de Hannibal, que aparecieron en el diario ‘Tribune de Genève’ en septiembre pasado. El acuerdo estipula que el gobierno cantonal de Ginebra reconoce su responsabilidad en el asunto.

El convenio asume que los responsables de esta publicación deben llevarse ante la justicia. Por parte de Libia se estableció la ya concretada puesta en libertad del suizo Max Göldi.

swissinfo.ch: ¿Cuál es su punto de vista sobre el reciente acuerdo?

Marcelo Kohen: Es una confirmación de lo que observaba desde hace meses. El camino para resolver esta disputa ha sido terminar con las medidas de limitación de visados por parte de ambos países; Ginebra debe aceptar su responsabilidad, que ya lo ha hecho y repetido este fin de semana, y concretar el establecimiento del tribunal internacional.

Sin embargo, ¿fue realmente necesaria la participación de Alemania y España, o Suiza podía haber encontrado una salida de forma unilateral? Desafortunadamente, el tiempo se desaprovechaba mientras sufrían los suizos Rachid Hamdani y Max Göldi.

swissinfo.ch: ¿Sobre qué base legal y reglas el tribunal tomará sus decisiones?

M.K.: En base al acuerdo del 20 de agosto de 2009, el tribunal aplicará leyes domésticas e internacionales y reglas internacionales de cortesía, “reconocidas por naciones civilizadas”.

Aún cuando no se han transgredido leyes suizas u obligaciones internacionales legales, el tribunal puede aún condenar a Suiza si juzga que no respetó las reglas de cortesía internacional durante el arresto de Gaddafi. Pero no hay códigos escritos al respecto. Por ejemplo, los responsables del arbitraje en el caso deberán decidir si mantener a Hannibal Gaddafi en una celda por 48 horas estuvo de acuerdo a la cortesía. Esto es muy vago y subjetivo.

swissinfo.ch: ¿La decisión del tribunal puede ser coercitiva para Suiza o, en su caso, Ginebra?

M.K.: Es absolutamente coercitivo para Suiza. Pero hay un problema legal. Con base en el acuerdo del 20 de agosto de 2009, el tribunal de arbitraje puede determinar si la policía de Ginebra u otras autoridades actuaron conforme a la ley o no. Pero si el tribunal determina que no, entonces tocará a las autoridades judiciales helvéticas emprender los pasos necesarios para juzgar el asunto, y de ser necesario, condenar al responsable.

En general, si hay un proceso criminal en Ginebra, toca al juzgado de Ginebra el análisis de los hechos y hacer sus conclusiones, pero en este caso será el tribunal arbitral el que lo haga. El problema legal radica en lo que hará el juez de Ginebra al respecto.

swissinfo.ch: El gobierno cantonal de Ginebra reconoció su responsabilidad en torno a la publicación de las imágenes de Hannibal Gaddafi. ¿Las autoridades de Ginebra pueden ser sancionadas?

M.K.: Todo es posible. Si alguien robó las fotos, queda esto bajo la responsabilidad de las autoridades de Ginebra, por lo alguien debe ser el responsable. No puede decir simplemente “investigamos y no encontramos al responsable- punto final”. Alguien de alto nivel tiene que asumir la responsabilidad. Pero esto es un asunto legal doméstico.

swissinfo.ch: ¿Puede Suiza o Libia apelar contra la decisión del tribunal?

M.K.: No. En base al acuerdo de agosto de 2009 no hay esa posibilidad. La decisión del tribunal internacional es inapelable.

swissinfo.ch: Este acuerdo indica que la decisión final debe tomarse en un plazo menor a 60 días desde el inicio del proceso de arbitraje. ¿Esto es realista?

M.K.: No, para nada. Si cada parte mantiene los mismos jueces nombrados el año pasado, aún falta por nombrar otro árbitro. Una vez que ya el tribunal esté completamente formado asumo que pedirán un plazo adicional, pues 60 días es muy poco.

En principio, las partes quieren un desenlace rápido, aunque resulta muy difícil para el tribunal alcanzar una conclusión en 60 días, por lo que probablemente esto tardará más tiempo, pero no mucho, pues un periodo mucho más largo no es de interés para ninguna de las partes concernidas.

swissinfo.ch: ¿En el pasado, Suiza ha recurrido con frecuencia al empleo de un arbitraje internacional?

M.K.: No es frecuente, pero para Suiza se trata del segundo caso internacional en un año. Bélgica demandó a Suiza sobre el caso de la aerolínea Sabena ante la Corte Internacional de Justicia el 22 de diciembre de 2009.

swissinfo.ch: ¿Los tribunales de arbitraje realmente pueden ayudar a normalizar las relaciones entre países?

M.K.: Sí. Hay muchos casos en los que la situación es tal que resulta imposible para los estados alcanzar un acuerdo, pues ambas partes están en oposición y ninguno quiere perder crédito. Este es precisamente el caso de Suiza y Libia.

En general, cuando hay dos estados que permanecen firmes en sus posiciones, el arbitraje o recurrir a la Corte Internacional de Justicia resultan un muy buen camino para poner fin a este tipo de problemas, y nadie resulta desprestigiado.

Simon Bradley, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas)

Marcelo Kohen

Es miembro asociado del Instituto de Derecho Internacional (DI) y profesor de DI en el ‘The Graduate Institute’ del Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra. Es miembro de la facultad desde 1995.

Kohen también ha trabajado como profesor invitado de la Universidad de Trento, de la Universidad de Pantheon-Assas París II, de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto Ortega y Gasset, además de trabajar para las universidades de Lecce, la de Aix-en-Provence y de Palermo.

Se interesa por asuntos relacionados con la teoría del Derecho Internacional, disputas territoriales y fronterizas y soluciones legales en caso de disputas internacionales.

Recibió el premio Paul Guggenheim en 1997 por su escrito ‘Posesión Adversa y Soberanía Territorial’

Fuente: ‘The Graduate Institute’ en Ginebra

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo