Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Marido y mujer para un dúo diplomático inédito

La pareja afirma que compartir las tareas favorece la comunicación entre ellos.

(swissinfo.ch)

La diplomacia suiza innova. Por primera vez un matrimonio se hará cargo de una embajada. Esta experiencia, sostenida por la ministra de Exteriores Micheline Calmy-Rey, será observada de cerca.

Christine Schraner-Burgener y Christoph Burgener están orgullosos de convertirse en los primeros diplomáticos suizos en compartir el cargo de embajadores en Bangkok por un periodo de cuatro años.

Cada uno será responsable de representar a Suiza en países diferentes, pero compartirán otros aspectos de su misión: oficinas, salario y personal.

Christoph Burgener piensa incluso que debe tratarse de una primicia mundial. El único caso similar es el de una pareja británica que cada seis meses se turna el papel de embajador en ese país africano.

"Nosotros ofrecemos un paquete de dos por uno", explica Burgener entre dos reuniones, los preparativos para mudarse a Bangkok y lecciones de tailandés, además de otros cursos en vista a su partida.

"Pienso que habrá muchas ventajas para nosotros dos, para el Ministerio de Relaciones Exteriores y para nuestros hijos. Finalmente todo el mundo saldrá ganando".

No será la primera vez que la pareja comparta las tareas. Los dos han trabajado como consejeros en la Embajada de Suiza en Dublín, Irlanda, en la década de los años 90 y, más recientemente, como responsables de la sección de política sobre derechos humanos en la sede del Ministerio de Asuntos Extranjeros en 2001.

Pero esta vez será la primera vez que compartan la responsabilidad de una embajada. Durante su historia profesional, ellos han trabajado a tiempo parcial para permitir que cada uno de ellos pueda progresar en su carrera.

Apoyo de la ministra

Cuando la pareja pensó en el proyecto, hace dos años, el padre de Christine Schraner-Burgener lanzó la idea de un trabajo compartido para permitir a cada uno su progreso, pero trabajando a tiempo parcial.

Una idea sostenida por la ministra Micheline Calmy-Rey en persona, muy comprometida en promover la igualdad de género en el seno de su ministerio.

"Ella nos ha apoyado mucho", afirma Christine Schraner-Burgener. Ella está en la base de este modelo. Gracias a ella, la mitad de los diplomáticos de las nuevas generaciones son mujeres. Cuando iniciamos nuestra carrera, hace 18 años, sólo había tres mujeres de quince. Actualmente la proporción es del 50%. Fue ella quien creó esa situación ventajosa y quien se ha ocupado mucho en el tema".

La pareja espera que su caso permita abrir nuevas perspectivas en la diplomacia, donde Suiza jugaría un papel motor en el cambio de la situación donde las o los esposos de los diplomáticos normalmente están condenados a seguir la vida de su pareja por todas partes del mundo, sin posibilidad de emprender una actividad propia de modo duradero.

"Es verdaderamente un problema en la carrera diplomática", menciona Christine Schraner-Burgnerer. Las esposas de los diplomáticos también tienen un empleo cuando la pareja trabaja en Berna y cada vez es más frecuente que se nieguen a partir a un país lejano donde no tendrán posibilidades de trabajar o donde hay que reiniciar una nueva vida."

Elección difícil

"Creo que es difícil elegir esta carrera debido a que no es sencillo mudarse con la familia al extranjero. Queremos demostrar de manera positiva que es posible y que nuestro ministerio es tan moderno que nos permite compartir el trabajo. Esto puede servir de ejemplo para los jóvenes diplomáticos."

Por su parte, Christoph Burgener indica: "Es evidente que ciertas tradiciones diplomáticas serán puestas en cuestión, pero creo que Suiza practica una política extranjera innovadora que corresponde muy bien a nuestra imagen, una imagen que nosotros daremos en otros países que nos verán modernos, abiertos y verdaderamente adaptados al momento".

Esta pareja singular espera también ser un buen ejemplo para sus hijos, actualmente de 10 y 13 años de edad, y quienes están tan acostumbrados a ver en casa a su papá o a su mamá, que ellos les llaman indistintamente "mapa".

"Es bueno para los niños, pues ven que uno puede hacer cosas diferentes, en lugar del estereotipo de la madre que permanece en casa".

Compartir el trabajo permite también a la pareja una mejor comunicación, afirma Burgener. "Debemos hablar mucho y pienso que es favorable para nuestra relación", agrega su esposa. "Compartimos los mismos valores y el mismo entusiasmo en nuestra profesión. Ambos somos optimistas y tenemos profundo placer por nuestro trabajo. Pienso que, al principio, fue más difícil compartir el trabajo en casa".

Bajo observación

"Aquí en Suiza se nos sigue de cerca en nuestra misión. Debemos hacer varios exámenes", advierte Burgener.

En cuanto a las autoridades tailandesas, están informadas de la situación, pero no han aún emitido una reacción oficial al respecto. Hasta ahora, los preparativos consistieron en una treintena de reuniones con organizaciones suizas con intereses en Tailandia, un curso acelerado de tailandés y cursos de práctica del inglés.

El Ministerio de Asuntos Exteriores también les ha preparado para situaciones de crisis como aquella ocurrida tras el tsunami que afectó la región asiática en 2004.

En Tailandia viven alrededor de 6.000 suizos y es uno de los destinos preferidos de vacaciones de Europa. "Tendremos desafíos a afrontar, pero somos optimistas y disfrutamos de este trabajo", concluye Christoph Burgener.

Jessica Dacey, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas Züttel)

CHRISTINE SCHRANER BURGENER

Nació en 1963, realizó la escuela primaria en Tokio, Japón y el bachillerato en Winterthur, Suiza, antes de estudiar Derecho en la Universidad de Zúrich.

Marruecos. Entró en el servicio diplomático en 1991. Su primer puesto fue como funcionaria en la Embajada de Suiza en Marruecos. En 1993 volvió a Berna para laborar en la sección de derechos humanos de la dirección de derecho internacional.

Trabajo compartido. 1997: consejera en la Embajada de Dublín con un empleo compartido con su esposo. Después volvió a Berna con la misma fórmula de empleo compartido, para estar al frente de la sección de política de derechos humanos.

Terrorismo. Después fue nombrada a la cabeza de la división de derecho internacional y de derechos humanos, dónde trabajó como coordinadora en la lucha contra el terrorismo en materia de política extranjera y como secretaria de la comisión humanitaria internacional.

Actualmente. Nombrada embajadora en Tailandia.

Fin del recuadro

Christoph Burgener

Nació en 1962 en Viège (Valais). Estudió Derecho en la Universidad de Friburgo y trabajó en la Oficina Federal de Migración.

Argel. Entró en el servicio diplomático en 1991. Trabajó en la sección jurídica del Ministerio de Exteriores de Suiza para ocupar después la función de agregado en la Embajada de Argel. En 1993, volvió a Berna para ocupar un puesto en la dirección de derecho público internacional.

Trabajo compartido. En 1997, fue enviado a la Embajada de Dublín donde compartió responsabilidades con su esposa y en 2001 volvió a Berna con ella para trabajar en la sección de política sobre derechos humanos. Ocupó el puesto de consejero diplomático y jefe adjunto de finanzas en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

En 2005. Coordinador de política extranjera en la Secretaria de Estado.

Actualmente. Nombrado embajador para Laos y Camboya.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes