Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Maurice Bavaud recupera su honor

Maurice Bavaud fue ejecutado por los nazis cuando tenía 25 años.

(Keystone)

Hace 70 años, el 9 de noviembre de 1938, Maurice Bavaud intentó asesinar a Adolf Hitler en Múnich. Fue guillotinado en 1941. Hoy, el presidente Pascal Couchepin reconoce que Suiza no defendió lo suficiente a su ciudadano.

Por primera vez, el gobierno suizo marca el aniversario de la tentativa de asesinato perpetrado por Mauricio Bavaud contra Adolf Hitler publicando una declaración.

La familia y los amigos de este joven, ejecutado a los 25 años, habrán tenido que esperar 67 años para lograr que su país honrara su memoria. Algo que hizo, de manera oficial este viernes, el presidente de la Confederación:

"Mauricio Bavaud intentó ese asesinato porque Hitler era un peligro para la Humanidad, para la independencia de Suiza y para las Iglesias. Había presentido los efectos funestos que Hitler iba a tener para el mundo. A este respecto, merece nuestro reconocimiento y un sitio en nuestra memoria", declaró Pascal Couchepin.

La historia de este teólogo de Neuchâtel se mantuvo durante mucho tiempo casi como un secreto de Estado. El joven viajó a Alemania en octubre de 1938, armado con una pistola y siguió durante un mes los desplazamientos del 'Führer'. El 9 de noviembre, la ocasión se le presentó durante una marcha conmemorativa del Partido Nazi. Sin embargo, los brazos levantados de la muchedumbre con el saludo hitleriano le impidieron actuar y Mauricio Bavaud renunció al intento.

De psicópata a héroe

A su retorno a Suiza, sin billete, fue detenido, interrogado y encarcelado por la Gestapo. Fue condenado a muerte por el Tribunal del pueblo el 18 de diciembre de 1938, y decapitado en Berlín el 14 de mayo de 1941.

Tratado como "fanático psicópata, por unos, y como "héroe" por otros, las motivaciones de este teólogo suscitaron controversias y análisis durante los últimos 70 años. Al decidir "rehabilitarlo" simbólicamente (Bavaud no fue condenado por la justicia helvética), el gobierno suizo optó por la tesis del héroe.

"Con la distancia, podemos decir hoy que las autoridades suizas de aquella época, que rechazaron intervenir ante las autoridades alemanas, no se comprometieron lo suficiente en favor del condenado", declaró Pascal Couchepin.

Los documentos y los libros publicados sobre "el asunto Bavaud" recuerdan que la embajada de Suiza en Berlín no visitó al condenado, ni lo ayudó de ningún modo, considerando que había puesto en peligro los intereses de su país. Berna se negó incluso a intercambiarlo por un espía alemán.

Algunas personas, como el dramaturgo Rolf Hochhuth en 1976, vieron en él a un nuevo Guillermo Tell. Ironía de la Historia: Adolf Hitler mismo había sido un admirador del hombre a la ballesta hasta la tentativa de asesinato del joven suizo en 1938. Desde entonces, el dictador alemán acusó a Tell de anarquismo y subversión.

Fin de una larga batalla

La declaración oficial de este viernes es el resultado de una moción parlamentaria presentada a principios de octubre por Pablo Rechsteiner. El mismo diputado socialista había presentado una demanda análoga en 1998. Sin éxito entonces.

Reacción de Pablo Rechsteiner: "es una vergüenza que las autoridades suizas no hubieran sido capaces de rendir los honores merecidos a Bavaud. En la época, calificaron su acto de 'detestable' y no levantaron el dedo para salvar su vida".

Para el diputado, la actitud de Berna obedeció a una falta de valor. Recordó también el caso de Pablo Grüniger, el policía de San Gall condenado por haber introducido judíos a Suiza durante la guerra, y que debió esperar hasta 1995 para ser rehabilitado.

La segunda tentativa de Pablo Rechsteiner habrá sido la buena. Comparada con la respuesta de 1998, la declaración de este viernes pretende marcar el aniversario de esta "tragedia", precisó el portavoz del gobierno Oswald Sigg. "Es la ocasión para el Consejo federal de recordar que esto suizo fue el primero en tratar de matar a Adolf Hitler".

Una nueva etapa

Al rendir homenaje a Mauricio Bavaud, la Suiza oficial supera una etapa más en su trabajo de memoria sobre su actitud durante la II Guerra Mundial.

Este proceso comenzó a mediados de los años 1990 con el asunto de los activos de las víctimas del Holocausto, luego con la rehabilitación de Pablo Grüninger.

Ese reconocimiento marcó el inicio, en 2004, de una ley para la rehabilitación de personas que ayudaron a los judíos a ingresar a Suiza durante el nazismo. Más tarde, más de 120 personas -suizos y extranjeros- fueron rehabilitadas y anuladas sus condenas.

swissinfo y agencias

Maurice Bavaud

Nace en 1916 en Neuchâtel, estudia Teología para convertirse en misionero.

En octubre de 1938, armado con una pistola, viaja a Alemania donde intenta vanamente acercar a Hitler para asesinarlo.

Detenido cuando se dispone a volver a Suiza sin billete de transporte, es arrestado por la Gestapo. Reconoce su proyecto y arguye que Hitler es un peligro para la Humanidad.

Condenado a muerto, es guillotinado en 1941.

Su historia es casi un secreto hasta 1976 cuando el dramaturgo Rolf Hochhuth, ve en él a un nuevo Guillermo Tell.

En 1980, Niklaus Meienberg dedica una película y un libro.

En 1989 y en 1998, el Consejo federal reconoce que las autoridades suizas no lo defendieron suficientemente.

El 7 de noviembre de 2008, el presidente de la Confederación Pascal Couchepin le rinde homenaje.

Fin del recuadro

La Noche de los Cristales

La noche del domingo (09.11) al lunes, la comunidad judía conmemorará el 70 aniversario de la Noche de los Cristales.

Los judíos de Suiza no sufrieron las violencias que golpearon a sus correligionarios alemanes la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938.

Las luces quedarán encendidas toda la noche en las sinagogas y los lugares judíos de culto del país en "testimonio de dolor" como recuerdo de la noche de los pogromos nazis.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×