Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Pasito a pasito La muerte anunciada de la energía nuclear en Suiza

Producción nocturna de energía en la central nuclear Leibstadt, en el cantón de Argovia. 

Producción nocturna de energía en la central nuclear Leibstadt, en el cantón de Argovia. 

(Keystone)

Mientras otros países siguen su apuesta por la energía atómica, Suiza le dice ‘nunca más’. Una decisión que hoy analizan los diarios helvéticos, de una transición ordenada y reflexionada, pero que apenas está por diseñarse.  

El cierre de las 5 centrales nucleares será paulatino, durará unas 3 décadas, se calcula. Pero hoy el camino está claro: los suizos le dijeron adiós al átomo y se comprometen a amarrarse el cinturón en el consumo energético y a dar paso a la producción con fuentes renovables.

Voto “histórico”, indican los diarios ‘Der Bund’ y el ‘Tages-Anzeiger’, de Berna y Zúrich, respectivamente. “A seis años de Fukushima, se ve finalmente con claridad cómo debe ocurrir el fin de la producción energética de fuente nuclear. La distancia temporal de la catástrofe japonesa hace de este veredicto una decisión bien reflexionada”.

‘La Tribune de Genève’ y ’24 Heures’ reconocen el valor de la “política de pequeños pasos” de Suiza, que “jamás había llevado tan bien este calificativo”.

Y es que los suizos, apenas en noviembre pasado rechazaron con 54% votos una iniciativa de los Verdes, un partido ecologista que reclamaba un abandono nuclear rápido. Pero este rechazo en las urnas hace 6 meses no significó el apoyo al átomo, sino el respaldo a la propuesta del Gobierno para implementar una transición energética ordenada y bien planificada, con la denominada ‘Estrategia Energética 2050’.

Con este plan, el Gobierno de Suiza ya contemplaba el fin paulatino de las centrales nucleares de aquí a 2050. Y la estrategia costó dos años de debates y negociación en el Legislativo, luego de un hecho que aceleró el paso: la tragedia en Fukushima. Así nació la Ley de Energía.

Esta legislación, aprobada por la Asamblea Federal en 2016 fue vetada en referéndum facultativo con 68 000 firmas ciudadanas. Grupos de interés en la producción atómica bajo la batuta del partido Unión Democrática de Centro (UDC) lograron el veto, mismo que condujo a la votación de ayer:

Con este freno de la democracia directa helvética, el pueblo debía tener la última palabra sobre la Ley de Energía y en las urnas la respaldó con 58% de los votos.

Nada de oportunismos

Por una vez no hubo diferencia entre el pueblo y las élites, ni desconfianza de cara a los órganos de decisión (Legislativo y Ejecutivo). Y la razón lleva un nombre: Doris Leuthard. Es, claramente, su victoria”, indica el diario ‘Blick’, sobre la ministra de Medioambiente, Tránsito, Energía y Comunicación y este año, presidenta de Suiza.

Doris Leuthard en una entrevista en el canal SRF.

(Keystone)

¿Por qué destacar la labor de Leuthard? Cabe recordar que en Suiza la presidencia se rota cada año entre los siete miembros del Ejecutivo y solo es un puesto representativo, pero la ministra Doris Leuthard al frente de la cartera ambiental desde finales de 2010 y con 10 años en el Ejecutivo ha mostrado una estatura política más allá de sus intereses partidistas. Los diarios suizos lo han comentado en varias ocasiones. La demócrata-cristina de 53 años llegó al Ejecutivo con la imagen de mujer de negocios, incluso se le relacionaba con los grupos a favor del átomo, pues formó parte del consejo administrativoEnlace externo de la sociedad eléctrica Laufenburg. El voto de ayer confirmó su nombre en la historia del país alpino como la ministra que lanzó el fin de la producción energética nuclear, una política de pasito a pasito que inició en 2011, tras Fukushima y que hoy ya no tiene vuelta de hoja.

De la Ley a los hechos…

Un largo trecho. Sí, el que falta por andar. El diario ‘Le Temps’ recuerda que la Estrategia Energética 2050 de Leuthard y las autoridades suizas fija “un cuadro global para el suministro energético futuro del país, pero no es ni perfecto ni completo. Todo (o casi todo) está por construirse”.

En una Suiza donde la producción de energía de fuente hídrica debe modernizarse y responder a las necesidades frente a la gran competencia de precios fuera de las fronteras, los diarios muestran su preocupación sobre ese futuro de energías renovables. “Doris Leuthard deberá arbitrar los apetitos financieros de los productores; y los propietarios de represas ya manifiestan un apetito voraz”, escribe ‘La Liberté’ de Friburgo.

Para el ‘Neue Zürcher Zeitung’ (Zúrich) el riesgo de subvenciones y ayudas diversas puede significar un paso “en el camino que hará de la política energética una segunda política agrícola”, misma que ha hecho de los campesinos suizos “expertos en la caza de subvenciones”.

Si lo desea, contácte a @PatiIslasEnlace externo, swissinfo.ch o conéctese con nosotros vía FB, o directamente en esta página.

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×