Navigation

Reglas para la privatización del agua

Las regiones rurales, olvidadas por el mercado privado de la distribución del agua. swissinfo.ch

Ayuda al desarrollo y los sectores público y privado de la economía suiza se unen para proponen reglas de conducta a la industria alimenticia.

Este contenido fue publicado el 26 mayo 2003 - 17:35

Su objetivo: asegurar un aprovisionamiento durable de agua en los países pobres.

El mercado mundial del agua lo cubre, cada vez más, el sector privado. En efecto, en buen número de países, las entidades públicas carecen de dinero.

Durante la Tercera Conferencia Mundial del Agua, efectuada en marzo pasado en Kyoto, los ministros solicitaron que los sectores públicos y privados colaboraran para asegurar un mayor aprovisionamiento de agua para los habitantes en los países emergentes y en vías de desarrollo.

Sin embargo, en virtud de las frecuentes consecuencias nefastas de una medida semejante, los mecanismos de participación privada en el sector público ('Public Private Partnerships' PPP o 'Public Sector Participation' PSP) están en tela de juicio en los países pobres y entre las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Boicot o regulación

Hay que subrayar también que la participación de la economía privada en el mercado ha crecido constantemente a lo largo de los últimos 10 años.

"Frente a esta evolución, hay dos posibilidades: oposición o creación de condiciones marco apropiadas mediante consultas con las diversas partes del mercado", declara Thomas Streiff, jefe del Grupo de Gestión Sostentable de la empresa suiza de reaseguros Swiss Re.

En colaboración con la Secretaría de Estado de Economía (Seco) y la Agencia suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), la firma helvética ha analizado los PPP y los PSP existentes y, por primera vez, emitió reglas de conducta relativas a ese tipo de asociaciones.

Las recomendaciones buscan que los grupos involucrados puedan sostener un diálogo activo y transparente.

"Porque hasta ahora, la discusión se resume, con frecuencia, en una confrontación entre partidarios y opositores, sin que haya verdaderamente un debate", observa Katarina Kummer, colaboradora de EcoConsult, sociedad que asesora a la Cosude en asuntos vinculados con el agua.

Desigualdad entre los socios

La privatización beneficia ante todo a la industria alimenticia. En efecto, la venta de este recurso vital es independiente de aspectos coyunturales y genera ingresos a largo plazo.

Pero las actividades de la industria alimenticia han llegado a tener consecuencias negativas. Los precios aumentan, lo que priva de agua a millones de personas. A veces, inclusive, la calidad del agua se degrada.

Otro problema: muy raras veces los socios están en condiciones de equidad. Carentes de los conocimientos necesarios, los gobiernos de los países pobres se encuentran en situación de inferioridad cuando negocian concesiones con las grandes multinacionales.

El objetivo de la iniciativa suiza es el de asegurar un desarrollo durable en los ámbitos social, ecológico y económico, inclusive cuando participa la industria.

Para los expertos de Swiss Re, el servicio público permitiría asegurar ese desarrollo durable. Solamente que ese proceso es inexistente en algunos países pobres. De hecho, es necesario crear otras bases para asegurar su durabilidad.

La lucha contra la corrupción como modelo

"Actuamos en dos niveles. Proponemos recomendaciones generales, por una parte y la presencia de técnicos, por la otra", explica Katarina Kummer.

Las recomendaciones parten del concepto de Pacto de Integridad creado por la ONG Transparencia Internacional para luchar contra la corrupción en la adjudicación de contratos públicos. La participación de la sociedad civil y el libre acceso a la información tienen un papel fundamental.

El proyecto suizo se basa también en las experiencias de la Comisión Mundial sobre Presas (WDC, por sus siglas en inglés), la cual creó un catálogo de principios a respetar durante la construcción y la explotación de esos mecanismos de contención del agua.

"La idea es crear algo similar que pueda evitar que los consumidores y los gobiernos locales sean engañados", declara Thomas Streiff.

Diversas Reacciones

Swiss Re, Cosude y la Seco esperan que su proyecto pueda concretizarse. En el plano internacional, cabe tener esperanzas. "En Kyoto recogimos reacciones muy positivas y muy interesantes", recuerda Katarina Kummer.

Pero las ONG quieren ir mucho más lejos y lograr un convenio internacional en materia de agua que reglamente la participación del sector privado en el mercado,

Sin embargo, para Katarina Kummer la solicitud de las ONG no es realista. En su opinión, la iniciativa suiza es mucho más pragmática.

"Es por ello que nos concentramos en recomendaciones comerciales que los diferentes actores pueden aceptar libremente y poner en práctica", arguye.

swissinfo, Hansjörg Bolliger
(Traducción Patricia Islas)

Datos clave

La Comisión Mundial de Presas fue creada en 1997.
Es independiente.
Estudia el impacto de esas instalaciones.
Pide que los problemas del agua se resuelvan con un diálogo público y transparente.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.