Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ACCESO A LA ATENCIÓN MÉDICA ¿Quién debe pagar la factura del traslado en ambulancia?

Personal de ambulancia con un paciente

El personal de las ambulancias está preparado para atender de urgencia, pero el seguro básico de salud cubre sus servicios solo en parte.

(Keystone)

Los pacientes suizos pagan de su bolsillo la mayor parte de los traslados de urgencia, y los costes pueden sumarse. Los profesionales de emergencias sanitarias buscan cambios con el fin de que sus intervenciones para salvar vidas puedan facturarse al seguro de salud básico.

Georges Vittoz recuerda bien aquella época en los años 90 en que a un paciente el traslado en ambulancia le costaba 200 francos suizos (208 dólares). Hoy, esa factura, que el paciente paga en su mayoría de su bolsillo, puede ser varias veces superior. Algunos pacientes se ven en la necesidad de pagar las facturas de ambulancia a plazos. Otros renuncian por completo al servicio.

Vittoz, que fue jefe de los servicios de urgencias prehospitalarios del cantón de Vaud, pone como ejemplo a los pacientes con enfermedades crónicas que viven en sus domicilios y necesitan traslados médicos con regularidad.

“La primera factura está cubierta al 50% por el seguro básico de salud, pero si no tienen el seguro de salud complementario, las siguientes facturas a menudo son a su cargo”, dice. “Por lo que dejan de llamar al 144 [ambulancia]."

Para Alfred Suter, submarinista aficionado que fue trasladado al hospital tras una inmersión en el cantón de San Gall, la factura de la ambulancia ascendió a más de 2 400 francos (2 490 dólares), la mitad de su sueldo, tal y como explicó a la televisión suiza de habla alemanaEnlace externo. Suter la está pagando a plazos.

Un viaje en ambulancia con un médico cuesta, dependiendo del cantón, entre 850 y 1 900 francos de media, según un estudio realizado en 2014Enlace externo. El seguro médico básico reembolsa la mitad de lo que cuesta un traslado en ambulancia, pero solo hasta 500 francos al año, ya que la ley no equipara el transporte y rescate con los servicios ambulatorios (como las visitas al médico). Los pacientes tienen que pagar el resto de la factura, que, si necesitan varios traslados en ambulancia a lo largo del año, puede incrementarse rápidamente. En cambio, el rescate aéreo en los Alpes puede costar solo 30 francos al año (ver recuadro).

“[El transporte en ambulancia] es uno de los pocos sectores del sistema de salud suizo en el que existe una fuerte barrera para acceder a la atención médica”, dice Vittoz. "Salvamos vidas, pero la ley no reconoce nuestro trabajo como tal”.

Tanto él como sus colegas de la organización central de servicios de rescate piden que las disposiciones legales, que ya tienen 20 años, se modifiquen, dado que no se han adaptado ni a la evolución de las intervenciones de emergencia ni a la inflación.

Operaciones de rescate en montaña

Cuando una excursión en los Alpes sale mal y se llama a los servicios de búsqueda y rescate, un residente suizo puede esperar la misma cobertura del seguro médico básico ya sea para un transporte aéreo como para un transporte terrestre: desde escasos 500 francos al año hasta 5.000 francos por un rescate de emergencia en el que la vida está en peligro. Pero el rescate en montaña puede resultar muy caro, y es por lo que alrededor de 3,2 millones de personas contribuyen al servicio de rescate aéreo suizo RegaEnlace externo. Por tan solo 30 francos al año, en caso de necesitar un rescate de emergencia, el Servicio Suizo de Rescate Aéreo se hace cargo de las tasas que no cubre un seguro de salud o de accidente.

Con los servicios Rega (que en 2017 recibió una llamada cada 33 minutos de media), el rescate en zonas montañosas o aisladas no resulta raro. Afortunadamente quienes visitan Suiza con intención de hacer senderismo o esquí alpino también pueden hacer una donaciónEnlace externo a Rega y tener cobertura para cualquier rescate en el país.

Fin del recuadro

Una ley alejada de la realidad

Carlo Casso forma parte del comité que dirige la asociación suiza de servicios de rescate Interassociation Suisse de sauvetageEnlace externo. Señala que el problema se remonta a la legislación del seguro básico de salud redactada hace más de dos décadas. Entonces los traslados en ambulancia se consideraban solo como un servicio de transporte, sujeto a la cobertura de seguro mínima, y no como una necesidad médica, en cuyo caso los costos son sufragados principalmente por el seguro básico obligatorio de salud.  

Pero Casso dice que la situación ha cambiado de manera significativa, empezando por la profesionalización del servicio. Los técnicos de las ambulancias ahora tienen que hacer 5 800 horas de formación y estar preparados para ofrecer a los usuarios el equivalente a la atención prehospitalaria. También están obligados a atender el 90% de los casos en 15 minutos.

“Trabajan en situaciones de emergencia en las que la calidad y la rapidez son cruciales para mantener a la gente con vida o reanimarla”, explica Casso.

“Sin embargo, los técnicos de ambulancias no están considerados como profesionales de la salud”.

Otra novedad ha sido la puesta en marcha de un número de emergencia centralizado (144) que garantiza un control adecuado por parte de personal formado, de modo que las ambulancias se envían solo si creen que es necesario.

Sin embargo, los pacientes han notado los mayores cambios en sus bolsillos. En 1995 se fijó un tope de 500 francos para el reembolso de los gastos del transporte médico (o 5 000 francos para un rescate de emergencia), una cantidad muy alejada de lo que cuesta hoy en día.

“Las disposiciones legales actuales están totalmente obsoletas”, sostiene Georges Vittoz. “Esto significa que, al interpretar la ley, las compañías de seguros salen con ventaja”.

Vittoz y Casso reconocen que tener un sistema de urgencia de calidad, listo para poder ofrecerlo de inmediato a cualquier hora del día o de la noche, cuesta dinero. Pero no creen que los pacientes tengan que asumir la mayor parte de la carga financiera. 

“Los cantones y comunas deben sufragar los costos operativos de este servicio de seguridad, como lo hacen con la policía o los bomberos. Los pacientes deben pagar solo los gastos generados durante una intervención”, dice Casso.

¿Cambios a la vista?

Las peticiones de cambio se han hecho más explícitas desde que el organismo suizo de control de precios (en un análisis de 2014) mostró lo elevado y dispares que son los costes del transporte médico en todo el país. La Oficina Federal de Salud Pública dice que se ha reunido varias veces con profesionales de la salud y compañías de seguros para estudiar otras posibles medidas.

“Una de esas cuestiones es cómo podemos recopilar datos sobre costes y servicios, de manera que podamos hacer una evaluación adecuada de las aportaciones [de los pacientes y del seguro básico de salud]”, dice el portavoz de la oficina de salud pública, Grégoire Gogniat.

Tarea complicada por el sistema federalista suizo. En la actualidad, los cantones pueden decidir cómo estructurar el transporte de emergencia, así como las tarifas correspondientes. De manera que los diferentes modelos tarifarios dictaminan los costes finales para los pacientes de todo el país. Así, las ambulancias reservadas con antelación pueden ser tres veces más caras en algunas partes del país, según el informe ya citado de 2014. Muchos creen que esta diferencia tiene que acabar.

“Deberíamos tener un sistema uniforme para calcular las tarifas para todo el país, de manera que el precio no dependa de dónde se vive”, dice Stefan Meierhans, guardián de los precios del país.

Tener un modelo único de tarifas ayudaría a la transparencia y garantizaría que las tarifas se calculen de la misma manera. Tanto los servicios de rescate como las compañías de seguros coinciden en que es la solución más conveniente, pero no se ponen de acuerdo respecto a otras medidas.

La asociación de servicios de rescate está presionando a favor de cambios legales para que el transporte médico y el uso de personal de rescate se traten como los servicios ambulatorios, y el seguro básico de salud y no el paciente cubra la mayoría de los costes. Hace poco ha presentado a las autoridades federales una propuesta para cambiar la ley.

Sin embargo, la organización central de las compañías aseguradoras de salud santésuisse se centra en los precios. Quiere que los proveedores de transporte médico de todo el país facturen los servicios basándose en tarifas cercanas a la media nacional.

“Hacer algo respecto al precio del servicio nos parece más eficaz que trasladar la cobertura de los costes del paciente a la compañía de seguros, porque esto tendría un impacto en las primas”, afirma el portavoz de santésuisse, Christophe Kaempf.

El guardián de los precios, por su parte, se ha puesto en contacto con las autoridades cantonales y los sindicatos para recomendar un sistema único de cálculo de tasas. Meierhans se muestra optimista en cuanto a la posibilidad de alivio para los pacientes.

“Espero que para fines de esta década, como mucho para el año 2020, hayamos avanzado un paso más”, dice.

“Pero en Suiza todo lleva su tiempo”.

Servicios de emergencia en Suiza en números

96: Total de servicios de emergencia en funcionamiento

2 500: Personas que trabajan en ambulancias

1 200: Media de veces que los servicios de urgencias intervienen al día

70: Porcentaje de intervenciones en las que se presta emergencia sanitaria

80: Duración media de una intervención de los servicios de emergencia (en minutos)

33: Distancia para una intervención media (en kilómetros)

50: Porcentaje de personas mayores de 65 años atendidas por los servicios de emergencia

20: Porcentaje de la población suiza mayor de 65 años

Fuente: Observatorio Suizo de la SaludEnlace externo, 2016


Traducción del inglés: Lupe Calvo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes