Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cero tolerancia a la corrupción: del dicho al hecho…

Oficina anticorrupción en la Alcaldía de La Paz.

Oficina anticorrupción en la Alcaldía de La Paz.

Bolivia no es precisamente un buen alumno en la materia (110 entre 178 países menos corruptos, según Transparencia Internacional), aunque desde hace una década se empeña en mejorar sus instrumentos legales y de acción.

Pero no pasará de ser un trabajo de Sísifo sin la participación ciudadana ecuánime y constante.

La ONG Ayuda Obrera Suiza acude a los medios de comunicación -radio, televisión, y teatro, entre otros- para contribuir a la concienciación de las personas, sobre todo en los municipios rurales.


El cuadro no es ajeno. El militante de a pie aspira a ocupar un modesto puesto de funcionario en el engranaje de la administración pública cuando su partido llegue a gobernar. Entonces tendrá la oportunidad de utilizar su pequeño poder para no desairar el soborno (la coima) que agiliza los trámites del ciudadano corriente. La perspectiva es más dulce para los llamados a ocupar altos cargos de decisión en las tareas de gobierno nacional o local.

En consecuencia, la corrupción crea pobreza en los sectores desfavorecidos de la población, aleja la inversión y enriquece a pocos, que a menudo suelen disfrutar en el extranjero de fortunas dudosas.

Responsabilidad compartida

 

En los últimos años se han presentado ante las autoridades  correspondientes 1.962 denuncias de corrupción en distintos municipios del país, informó recientemente ante la prensa la ministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Nardi Suxo. Dijo que 44 casos pasaron al Ministerio Público y que hay cuatro alcaldes con sentencia ejecutoriada, de los cuales tres son militantes del partido de Gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS).

La dignataria de Estado desde el lunes 14 de marzo comenzó una campaña de prevención con visitas a las  alcaldías del país para conocer  el estado de la ejecución presupuestaria y rendición de cuentas en los diferentes municipios, y al mismo tiempo, para explicar en qué consiste la Ley Anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz.

La falta de transparencia en las gestiones públicas puede dar lugar a interpretaciones apresuradas e incluso a desbordes sociales como la quema del alcalde de Ayo Ayo en el año 2004.

Para evitar ese tipo de actos e impulsar la transparencia “el Estado debe crear los mecanismos de acceso a la información y el ciudadano hacer uso responsable de la información”, precisa el Coordinador Residente de la Ayuda Obrera Suiza (AOS) en Bolivia, Martín Pérez, refiriéndose al concepto que motiva el aporte de la ONG helvética en el fortalecimiento de las instituciones y la participación popular.

Sustenta esta visión citando como ejemplo el municipio de La Paz que acude a Internet, espacios públicos y las oficinas específicas para comunicar a los ciudadanos los proyectos, el avance de las obras en ejecución y los costos financieros; de manera que los vecinos puedan formarse una idea y mejorar su participación en vez de exigir obras innecesarias.

La situación en el área rural, campesina, es distinta e impone la aplicación de programas específicos por radio, televisión y teatralización de la vida cotidiana para explicar cuanto sea posible el alcance de la transparencia y la necesaria ecuanimidad a la hora de referirse a una presunta malversación de fondos o enriquecimiento ilícito. 

Cero tolerancia a la corrupción

Esta proclama contundente del Gobierno del presidente Evo Morales pretende promover el  ‘Vivir bien’ en el Estado plurinacional recogiendo los principios incaicos Ama qhella, Ama Llulla, Ama Sua (No ser flojo, mentiroso ni ladrón) y la justicia social accionada por la transparencia en el manejo de la Cosa pública.

Más aún, parece decidido a investigar, prevenir y castigar la corrupción y el enriquecimiento ilícito “venga de donde venga”.  Es así que un ex alto dirigente de su partido MAS (Movimiento al Socialismo) es juzgado por presunto enriquecimiento ilícito durante el desempeño de las altas funciones encomendadas, actualmente encarcelado.

Un  general de Policía preso en Miami por delito de narcotráfico cuando era nada menos el ex director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (2007-2008); y director del Centro de Inteligencia y Generación de Información del Ministerio de Gobierno (cuando fue detenido en Panamá), un alcalde sorprendido con cinco kilos de cocaína; y otros munícipes suspendidos por presuntos actos de corrupción forman parte de los personajes políticos, algunos, afines al Gobierno que son investigados.

A este cuadro se añaden dos ex gobernadores de la oposición, actualmente exilados en el extranjero, y otros políticos en la mira del afán investigador propulsado desde el Ministerio Anticorrupción. Los adversarios políticos de Morales califican tales acciones de persecuciones políticas.

La nueva Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz (nombre del conocido político socialista asesinado por el golpe de Estado militar de 1980) establece una serie de procedimientos para prevenir y castigar la corrupción durante el manejo de los fondos públicos y “eso pasa, en términos de espacio local por la fiscalización de los Concejos Municipales”, señala el Coordinador Residente de Ayuda Obrera Suiza.

En suma, no hay transparencia ni lucha efectiva contra la corrupción sin la participación ciudadana. La mal entendida “viveza criolla” no justifica, por ejemplo, el vender sin factura ni engrasar con coimas el engranaje del soborno en las reparticiones públicas. Peor aún asi la corrupción se instala en los niveles de decisión institucional.

En el cierre de esta nota resulta oportuno reproducir la siguiente conclusión escrita al respecto por el periodista boliviano Alfonso Gumucio D. ¿Queremos que los esfuerzos por combatir la corrupción sean motivo de orgullo del país? Eso será posible solamente con una toma de conciencia de todos los bolivianos, enemigos de la corrupción de boca para afuera, pero que viven confortablemente rodeados de ella”.

Ayuda Obrera Suiza (AOS)

Fue creada en 1936 para apoyar a las familias obreras necesitadas dentro y fuera de Suiza.

 

Cuenta con el respaldo de la Unión Sindical de Suiza, el Partido Socialista y otras organizaciones similares. Aboga por una sociedad justa económica, social y política.

En Bolivia se dedica esencialmente a la promoción de los valores democráticos entre los jóvenes y a la promoción del trabajo digno, bajo los lineamientos que propone la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El economista boliviano Martín Pérez es el actual Coordinador Residente de la ONG suiza.

Fin del recuadro

Contexto

La corrupción y el enriquecimiento ilícito han causado un daño financiero superior a los 1.000 millones de dólares en los últimos diez años.

El actual Gobierno de Evo Morales cuenta con un recientemente creado Ministerio de Transparencia Institucional y  Lucha contra la Corrupción y la  nueva Ley anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz.

Algunos altos personajes políticos afines al actual gobierno y también de la oposición son investigados por presuntos delitos de corrupción.

El caso más sonado es el de un ex presidente de la Empresa Nacional Yacimiento Petrolíferos Bolivianos, hoy en prisión.

Las autoridades anticorrupción han recibido en los últimos años 1.962 denuncias en varios municipios del país (30%  de ellas, contra instituciones públicas). La ira desbordada de los vecinos en la comuna de Ayo Ayo desencadenó en la quema del alcalde en 2004.

Tanto el gobierno como otras instituciones, entre ellas Ayuda Obrera Suiza, abogan por la concienciación del ciudadano corriente para impulsar el avance de la transparencia en la gestión pública.

Fin del recuadro

Bolivia

Estado plurinacional

Población: 9,7 millones de habitantes

PIB per cápita anual: 1.460 dólares

Idiomas: español, quechua, aymara, guaraní

Exportaciones: gas natural, zinc, plata, soja, azúcar

Está considerado como uno de los países más pobres y desiguales de América, donde la población rural e indígena es particularmente vulnerable debido en parte a su exclusión del poder político y económico.

(Fuente: Banco Mundial)

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×