Un siglo de conflicto por una hora

A las vacas les afecta el cambio al horario de verano: producen menos leche. Keystone

¿Hay que adelantar o retroceder nuestros relojes una hora? Este domingo por la mañana, a las 2 am, "recuperamos" la hora perdida en el horario de verano.  Dos veces al año, los suizos se alegran o se enojan, según la sensibilidad hacia esta modificación, como ocurre en otras partes del mundo. La historia demuestra que esa hora ha sido un tema político durante casi un siglo. Un vistazo:

Este contenido fue publicado el 27 marzo 2017 - 10:37
Marguerite Meyer, swissinfo.ch

1. Suiza, aislada

End of insertion

A principios de 1916, los países vecinos de Suiza - el Reich alemán, el Imperio Austrohúngaro, Italia y Francia – introdujeron el horario de verano. Suiza, no. 

Contenido externo

2. “Debemos examinarlo”

End of insertion

El Gobierno suizo no quería precipitarse y no estableció el cambio de horario ese año. Prefería darse tiempo para considerar el asunto. Después de un proceso de consulta y un extenso debate, el Consejo Federal se pronunció en contra del cambio de hora en 1917.

Contenido externo

3. Ahorro de energía en tiempos de guerra                       

End of insertion

Para ahorrar energía, los países vecinos de Suiza, que participaron en la Primera Guerra Mundial, habían optado por el cambio de hora en un contexto de escasez de carbón. En Suiza, las autoridades estimaron que ese ahorro no valía la pena. La electricidad se generaba principalmente en centrales hidroeléctricas. Se temía poner en desventaja el sector. 

Contenido externo

4. ¡Nada de vacas desorientadas!

End of insertion

Otro argumento en contra fue esgrimido por los agricultores: es difícil modificar dos veces al año el ritmo de vacas lecheras y la producción de leche. Nadie quería vacas desorientados. Además, el Consejo Federal pensaba que resultaba complejo cambiar el ritmo de vida de los agricultores y los escolares.

Contenido externo

5. ¡Oh, las largas veladas de verano!

End of insertion

Hoy apreciamos que los días se prolonguen en verano, ya que es más práctico para hacer deporte u organizar un aperitivo tras una jornada de trabajo. Anteriormente también, los defensores del cambio de hora sentían que contar con días más largos era una ventaja. “Los trabajadores serían capaces de cultivar sus verduras con luz del día al término de la jornada laboral”." Sus críticos, sin embargo, sentían que esa ampliación era peligrosa para la salud. 

Contenido externo

6. Dos años de experimentación en Suiza

End of insertion

En Suiza, el cambio de hora se descartó temporalmente. Hasta 1941 y 1942 se intentó introducirlo, de nuevo por razones de ahorro de energía. Sin embargo, el Gobierno decidió poner fin a la experiencia en 1943, con el mismo argumento de décadas atrás: era muy poco el ahorro. 

Contenido externo

7. ¿El dinero marca el tiempo?

End of insertion

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos países abandonaron el horario de verano. A principios de los años 70, solamente Italia lo mantenía. Una situación que no podía durar. Francia lo reintrodujo en 1976. Alemania y Austria, en 1980. En 1978, los suizos rechazaron el cambio de horario por referéndum. Sin embargo, fue impuesto por el Consejo Federal en 1981 para alinearse con los países vecinos. El argumento: una regla uniforme que facilitaba el funcionamiento del mercado único debía ser adoptada en Europa.

Contenido externo

8. Fracasa iniciativa de la derecha conservadora

End of insertion

El debate en torno al horario de verano y de invierno continúa hasta nuestros días. En 1982, la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora) de Zúrich, lanzó una iniciativa popular para derogar el cambio.  Sin embargo, el partido no obtuvo el número requerido de firmas. Actualmente, una moción de la diputada UDC, Yvette Estermann, que pide la supresión del cambio de horario, será analizada. 

Contenido externo

9. Y ahora, ¿cómo configuro mi reloj?

End of insertion

El último domingo de marzo, avanzamos nuestros relojes una hora. El último domingo de octubre, los retrocedemos el mismo lapso.

Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo