“Crece el miedo a tener que abandonar Suiza”

Suiza considera que la comunidad extranjera - 25% de su población - tiene como tarea principal favorecer la economía del país. © Keystone / Gaetan Bally


Este contenido fue publicado el 16 julio 2020 - 11:00

“La pandemia ha acentuado el temor de muchos inmigrantes en Suiza a perder su permiso de estancia”, constata Francesca Chukwunyere. Para la experta en integración sería necesario suspender los procedimientos legales relativos a la Ley de Extranjería relacionados con la ayuda social, mientras la crisis económica provocada por el coronavirus se mantenga. 

La etnóloga es directora suplente de isa, el Centro Especializado en Inmigración en Berna. Conoce bien las transformaciones y desafíos a los que la comunidad inmigrante se enfrenta hoy debido a las modificaciones a la Ley de Extranjería e Integración (LEI) y a la crisis económica originada por la pandemia, tema de esta entrevista:

¿Cuál es la mayor preocupación hoy entre los extranjeros que piden consejo en isa?

Francisca Chukwunyere: Caer en la pobreza y el temor de tener que abandonar Suiza por ello. La pandemia ha sacado a la luz y acentuado una situación existente desde que la nueva Ley de Extranjería e Integración (LEI) vincula la ayuda financiera con la posibilidad de perder el permiso de estancia.

Con esas modificaciones a la ley, tenemos una situación que provoca a muchas personas no solicitar las prestaciones de la ayuda social por temor a poner en peligro su permiso de residencia. 

Francisca Chukwunyere (58) nació en Berna, con la nacionalidad alemana. A los 20 años se naturalizó suiza. Se ha ocupado de cuestiones de igualdad de género y desde hace dos décadas se centra en la inmigración. Desde hace 10 años labora en Isa, el Centro Especializado en Inmigración en Berna y es parlamentaria local. swissinfo.ch

¿A quiénes se refiere concretamente?

Me refiero a aquellos que nuestra sociedad ocupa en condiciones laborales relativamente precarias, es decir, una gran parte de la comunidad extranjera en puestos temporales o con ingresos mínimos, familias que necesitan forzosamente de dos salarios para alimentar a sus hijos.

Ellos están doble y triplemente afectados por la pandemia. Son los primeros en ser despedidos o ver reducidas significativamente sus horas de trabajo. Es la cajera que encabeza un hogar monoparental, pagada por horas de trabajo, o el albañil con bajo salario, por ejemplo.

Son extranjeros que viven legalmente en Suiza pero que tienen ahora miedo a perder su permiso de estancia anual o de residencia.

¿Cómo evitan este riesgo en plena crisis?

Muchos evitan recibir todo tipo de asistencia social, no solamente ayuda financiera directa, sino prestaciones complementarias como la reducción de los costes de la póliza del seguro en caso de enfermedad o la guardería, que se otorgan en caso de comprobar bajos ingresos.

Estas subvenciones también pudieran considerarse como un beneficio de la ayuda social en algunos cantones, aunque no sea la norma.

Esto ha provocado una gran incertidumbre entre los inmigrantes que ahora evitan hacer "algo incorrecto", algo que ponga en riesgo lo que para muchos de ellos es la prioridad: asegurar su permanencia en este país.

No olvidemos que, desde enero de 2019, las oficinas del servicio social tienen la obligación de informar a los responsables cantonales de migración quién recibe ayuda financiera o prestaciones complementarias. Ellos pueden decidir entonces retirarles el permiso de estancia anual o sustituirles el permiso de residencia fija por un permiso de renovación anual. Una nueva modificación de ley que afecta incluso a los extranjeros que han residido en Suiza por más de 15 años.

¿Con base en el marco legal actual puede usted y sus colegas atenuar esos temores?

Debemos explicar una y otra vez lo que está permitido y lo que no, conforme a la ley. Sin embargo, nosotros mismos no siempre estamos seguros de lo permitido, porque esta nueva ley otorga un gran margen discrecional a las comunas y cantones. Eso significa que hay circunstancias que aún no han sido reguladas hasta el último detalle. Y la ley puede ser interpretada de diversos modos.

Todavía hay muy pocos casos tratados por el Tribunal Federal, la máxima instancia judicial suiza. Por eso también hay incertidumbre jurídica para nosotros. No estamos 100% seguros de que lo que creemos haber entendido sea válido. Y lo mismo les ocurre a los colegas de otras consejerías y oficinas de ayuda social.

¿Cómo lograr esta claridad?

Solamente podemos obtener claridad si llevamos los casos a los tribunales. Eso es difícil porque si un extranjero va a juicio en contra de un Servicio de Migración se coloca de cierto modo en contra del Estado que lo acoge.

Consideramos que es absolutamente necesario suspender los procedimientos legales relativos a la ayuda social y a la Ley de Extranjería hasta que la crisis provocada por la pandemia termine.

Cuando no rima ayuda financiera y extranjería

Además de los efectos de la ayuda social en los permisos de estancia, la legislación federal sobre la nacionalidad suiza estipula desde 2018 que un residente de larga data (es decir, con permiso C) que haya recibido ayuda social en los tres años anteriores a presentar su solicitud de naturalización no cumple con las exigencias de una participación exitosa en la vida económica del país (Art.7), a menos que haya reembolsado en su totalidad el monto recibido.

La mayoría de los 26 cantones siguen este plazo de tres años, excepto Basilea-Campo y Turgovia, que lo ampliaron a cinco años, más Berna, Argovia y los Grisones, que lo prolongaron a diez.

Con este telón de fondo legal y ante la crisis económica provocada por la pandemia, las autoridades federales han recomendado a las oficinas migratorias cantonales tener en cuenta las circunstancias extraordinarias y asegurarse de que los afectados no sufran ninguna desventaja como resultado.

Por otra parte, una iniciativa parlamentaria presentada en junio busca modificar la Ley de Extranjería e Integración (LEI) para evitar que deban abandonar el país las personas con más de diez años de residencia en Suiza, debido a la recepción de ayuda social.

End of insertion


Compartir este artículo