Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza mantiene su posición en La Habana

La crisis de Cuba, en 1962, llevó al mundo al borde de una guerra atómica.

(Keystone)

Dos islas: Cuba, bastión socialista situado justo enfrente de EE UU; y Suiza, rodeada por 25 Estados de la Unión Europea. Ambas piensan que el mundo gira alrededor de ellas, y se equivocan.

Cuba y Suiza cuidan sus relaciones y se concentran en la cooperación, en lugar de la confrontación.

A Suiza y a Cuba les une una historia diplomática desde 1959. Es distinta a las relaciones que esta isla caribeña tiene con otros países europeos. Suiza representa desde 1961 los intereses de Estados Unidos en Cuba, y desde 1991 cumple esa función en el sentido inverso.

En 1962, justo en medio de la crisis cubana -que casi llevó al mundo al borde de una guerra atómica-, la diplomacia helvética, basada en la neutralidad y la discreción, vivió un momento histórico.

El 22 de octubre de 1962, el embajador suizo en Washington, August Lindt, transmitió a la representación suiza en la Habana -a solicitud del gobierno estadounidense-, un telegrama dirigido a Fidel Castro: "Informen al Comandante que la fuerza aérea estadounidense sobrevolará la isla con aviones de reconocimiento que utilizarán iluminación artificial durante la noche, pero no bombardeará la zona."

El objetivo de la misión fue fotografiar los misiles soviéticos apostados en Cuba. El enviado suizo informó a Castro y respondió lacónicamente a Washington: "Mensaje transmitido; no hay que temer un ataque estadounidense."

Los límites de la diplomacia

La confrontación nuclear en Cuba nunca tuvo lugar y, con el paso de los años, la función diplomática de Berna entre La Habana y Washington fue perdiendo su significado operacional.

"Lo que quedó fue esa función del poder de protección", explica a swissinfo Francesco Ottolini, primer secretario de la Embajada de Suiza en la Habana.

Especialmente significativa fue la disminución de la presencia diplomática suiza en La Habana cuando Estados Unidos, en 1977 -bajo la presidencia de Jimmy Carter-, estableció una representación de intereses en la capital cubana.

En el consulado y la embajada de EE UU trabajan 50 ciudadanos estadounidenses y cerca de 500 empleados cubanos.

Constancia entre Cuba y Suiza

Actualmente Suiza muestra en Cuba una posición multilateral europeísta, sin descuidar los valores bilaterales basados en la conciliación, la discreción y la neutralidad.

Mientras Suiza mantiene en la Habana una presencia constante, las relaciones entre Cuba y muchos países de la Unión Europea -como España, Francia y Alemania-, se han visto afectadas a causa de las violaciones a los derechos humanos.

En 2003, Fidel Castro condenó a largas penas de prisión a 75 disidentes y mandó ejecutar a tres hombres que fracasaron en su intento de huir en bote de la isla.

Como protesta, diversos países de la UE retiraron su cooperación al desarrollo en la isla y redujeron sus relaciones comerciales con Cuba.

Emite protestas y mantiene la cooperación al desarrollo

Suiza, en cambio, orienta su política hacia otra dirección. Si bien es cierto que Berna condena las ejecuciones y los castigos draconianos impuestos contra los disidentes; mantiene sin embargo su agenda bilateral a nivel gubernamental y privado.

En 2000, la colaboración al desarrollo de Suiza estableció oficinas permanentes en La Habana e, incluso, entre los años 2003 y 2005 incrementó ligeramente su presupuesto para sus tareas en Cuba.

No obstante, hay que decir que la isla no es prioritaria en las tareas de desarrollo y cooperación de Suiza en la región. La Confederación Helvética dirige anualmente a países como El Salvador, Honduras y Guatemala más de 40 millones de francos para proyectos en favor del desarrollo.

Transferencia de conocimientos entre Cuba y Suiza

Luego de que Charles Kleiber, secretario de estado de Suiza para asuntos de educación e investigación, visitara Cuba en febrero pasado, se estableció un mayor dinamismo en el intercambio científico y académico entre ambos países.

La isla caribeña se encuentra en un grupo de países con los que Suiza quiere intensificar la cooperación a través de becas e intercambios en el sector científico.

La política conciliadora y neutral de Suiza en Cuba no siempre tiene éxito: Desde noviembre de 1989, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ya no tiene permitido visitar a los prisioneros políticos en Cuba.

Las organizaciones en defensa de los derechos humanos, como Amnistía Internacional y America's Watch, calculan que unos 300 detenidos políticos se encuentran detrás de las rejas en Cuba.

swissinfo, Erwin Dettling, La Habana
(Traducido del alemán: Patricia Islas)

Contexto

Cuba nunca fue para Suiza un punto de emigración.

Actualmente se encuentran 99 suizos registrados en la Embajada de Suiza en La Habana.

El mayor número de suizos establecidos en Cuba fue registrado en 2001 (123).

En contraposición, aumentan los matrimonios entre personas de ambas nacionalidades.

En 2000, se registraron 79 matrimonios suizo-cubanos. El año pasado fueron 124.

Suiza dirige a Cuba desde 1997 ayuda humanitaria, dirigida al sector médico.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×