Suiza pierde miles de millones por privilegios fiscales a multinacionales

La tributación en Suiza es competencia de los cantones, que compiten entre sí para atraer a las grandes empresas. © Keystone / Gaetan Bally

Las polémicas exenciones fiscales que Suiza concedió  en el pasado para atraer a empresas extranjeras han ocasionado al Gobierno federal pérdidas en ingresos que rondan los 12 000 millones de francos (12,7 millones de dólares) y no siempre eran necesarias, según un informe.

Este contenido fue publicado el 08 julio 2020 - 13:02
SRF/sb

El Control Federal de Finanzas (CDF) ha analizado las ventajas fiscales otorgadas a multinacionales que se establecieron en Suiza durante los últimos 20 años. Su conclusión es que estas medidas preferenciales se aplicaron frecuentemente, sobre todo en los primeros diez años.

El CDF señala que entre 30 y 90 empresas consiguieron un trato fiscal preferencial cada año. Y según su informe, no todos los acuerdos pactados eran “absolutamente necesarios” para atraer a las empresas.

“Los resultados de la auditoría indican que muchos de los proyectos que hemos analizado se habrían llevado a cabo sin exenciones de impuestos”, tal y como ha declarado Eveline Hügli del CDF a la radio pública suiza SRF el martes. Y según el informe, alrededor de dos tercios de los nuevos empleos se habrían creado de todos modos, con o sin exenciones fiscales.

El año pasado, los suizos aprobaron en votación popular revisar el impuesto de sociedades en Suiza para ajustarlo a las normas fiscales internacionales. Se suprimieron los descuentos fiscales sobre los beneficios en el extranjero de las multinacionales, mientras que se las tasas de referencia para todas las empresas se redujeron en un intento de impedir de que abandonaran Suiza por un destino fiscalmente más atractivo.

Visiones diferentes

El Control Federal de Finanzas presenta diferentes puntos de vista sobre la práctica de conceder rebajas fiscales durante los primeros años a las empresas que deciden establecerse en Suiza.

En general, el CDF considera que es sistema es “sostenible”, según Hügli, sobre todo porque el 80% de los puestos de trabajo creados recientemente siguen existiendo en el mismo lugar después de expirar el periodo de trato fiscal preferencial.

Christoph Brutschin, concejal de Basilea-Ciudad y presidente de la Conferencia Cantonal de Directores de Economía, considera que estos mecanismos de exención de impuestos son instrumentos importantes para atraer a empresas a regiones estructuralmente débiles del país.

“Este instrumento puede aportar un valor añadido. Creo que debe mantenerse en su forma actual”, tal y como ha declarado Brutschin a SRF.

El informe también muestra que en la última década se han concedido menos exenciones fiscales y que el foco se ha desplazado hacia un mayor desarrollo dentro del país. Hoy en día, el 80% de las empresas suizas se benefician de algún tipo de régimen fiscal preferencial.

Compartir este artículo