Navigation

Swisscom abre la batalla de la convergencia

Ya no será necesario ir al videoclub del barrio para alquilar un DVD. Keystone

Al proponer este miércoles televisión y vídeo a través de la línea telefónica, el operador swisscom -cuyo socio mayoritario es el Estado-, enfrenta a sus similares.

Este contenido fue publicado el 01 noviembre 2006 - 13:21

Bluewin TV ofrece más de cien canales de televisión y 70 estaciones de radio, pero aún es incierto el modelo económico de este servicio.

A primera vista, el pastel parece apetitoso. Según el instituto Gartner, el mercado mundial de la TV mediante el protocolo de Internet (IPTV) se multiplicará de aquí al 2010, año en el que representará unos 50 millones de abonados y un ingreso global de 13.200 millones de dólares, frente a 872 millones en la actualidad.

El IPTV propone llevar hasta el televisor de cliente programas de vídeo a través de una red digitalizada que se conecta con la toma del teléfono.

Sin embargo, las cifras globales ocultan situaciones muy distintas en cada país. Estados Unidos registraría el mayor crecimiento.

En Europa Occidental más de tres millones de hogares reciben actualmente programas de televisión por línea telefónica, la mitad de ellos está en Francia, donde tres grandes operadores comparten el mercado. Los distribuidores de TV por cable están menos representados en Francia que en otras partes del Viejo Continente.

¿La gallina de los huevos de oro?

En Suiza, Swisscom acaba de emprender la aventura con Bluewin TV. Propone esencialmente 100 cadenas de TV, 70 estaciones de radio y más de 500 filmes importante en vídeo y, a pedido, eventos deportivos en directo. El gigante azul de la telecomunicación helvética enfrenta abiertamente a las firmas del ramo como Cablecom o Naxoo, que a través de sus redes de cable ofrecen televisión.

Cablecom, líder del mercado suizo de la televisión por cable, ya ha tiene una respuesta. "Muy pronto vamos a proponer una oferta televisiva digital más atrayente", afirmó sin precisar detalles el director de mercado de la firma, Rudolf Fischer.

Así, el IPTV no se convierte automáticamente en la gallina de los huevos de oro. Aún quedan varias preguntas sin respuestas.

Escepticismo en Sunrise

El gigante azul deberá convencer a los consumidores con precios y contenidos atractivos para que esta plataforma sea tan corriente como son la televisión por cable o por satélite.

Sunrise, principal adversario de Swisscom, se muestra más bien escéptico. "Habrá que ver si en Suiza hay verdaderamente una gran demanda de IPTV , porque el acceso a los programas está a menudo incluido en el alquiler de numerosos habitantes", señala Jesper Theill Eriksen, director general de Sunrise.

En efecto, muchos locatarios en las regiones pagan una suma incluida en el alquiler para la recepción de televisión por cable. No será sencillo cambiar esta costumbre.

Seduce la idea del vídeo a pedido

El IPTV incluye otra oferta estratégica para Swisscom. Es un servicio que permitirá, por un lado, conservar a sus usuarios de teléfono e Internet y, de otro, venderles prestaciones suplementarias como el video a pedido (VOD).

El cliente tendría así un solo proveedor de teléfono, Internet y cadenas de televisión.

El vídeo a pedido parece prometedor. A nivel mundial, los productores de filmes, cadenas de televisión, operadores, y casi todos los estudios estadounidenses, desde WarnerBros hasta Walt Disney, están en el mercado del vídeo por red IP.

Por tanto ya no haría falta ir hasta el vídeoclub para alquilar un DVD ni sufrir penalidades por no haberlo devuelto en el plazo. Será suficiente hacer algunas pulsaciones en el telemando para comprar y ver un film en su televisor.

Se trata de una facilidad que podría elevar los pedidos de compra de vídeo e indirectamente alegrar a las firmas que venden pizza a domicilio.

La televisión IP no es un servicio básico. Para Swisscom es una verdadera plataforma de distribución desde la cual puede ofrecer servicios de comunicación y entretenimiento.

El operador Swisscom debe demostrar ingenio para identificar y explotar las oportunidades que ofrece este acceso directo a las pequeñas pantallas de los suizos.

swissinfo, Luigino Canal

Datos clave

Para utilizar Bluewin TV hace falta una conexión telefónica y ADSL comunicada con Swisscom. El precio por la oferta de televisión es de 29 francos, más 1,05 francos de recargo que impone por la licencia la Oficina Federal de Comunicación.

A ello se añade los 25,25 francos mensuales por conexión telefónica y los gastos de instalación ADSL (9 francos por mes). Todo respresenta un mínimo de 64,30 francos mensual.

Bluewin TV es instalado por un especialista en el domicilio del cliente por el precio de 95 francos.

Este servicio propone además eventos de fútbol y hockey sobre hielo al precio de 1 franco por partido. La oferta de vídeo a pedido tiene más de 500 filmes disponibles por un costo de 3,50 a 6 francos por película.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.