Sylvie Fleury - la belleza de lo aparente llevado al arte

'First Spaceship on Venus', instalación de Sylvie Fleury. Christof Hierholzer, Karlsruhe

El fetichismo de la sociedad de consumo moderna es el tema abordado en más de 60 obras por la artista suiza en una muestra que con gran afluencia de público se celebra en el Museo de Arte Nuevo de la ciudad alemana de Karlsruhe.

Este contenido fue publicado el 17 julio 2001 - 09:04

"La atmósfera creada por Fleury en sus obras con el color, la magia de la iluminación y las superficies brillantes es cada vez más significativa", afirma Ralph Melcher, historiador de arte y comisario de la muestra, en una entrevista con swissinfo.

Uno de los ejemplos más destacados es la instalación titulada 'Ocho', una esfera laqueada en color dorado con piedras de cristal en su interior, cubierta con una tela negra y conteniendo una silla que permite al observador instalarse en ella como si se tratara de una cápsula espacial.

La exhibición, abierta el pasado 2 de junio se extenderá hasta el próximo 26 de agosto y se denomina 'Sylvie Fleury: 49.000'. La cifra de 49.000 "hace alusión a la frecuencia que se percibe como armónica para la irradiación del color a los ojos y la sensibilidad del espectador", precisa la artista a swissinfo.

La psicología del color y lo esotérico determinan el carácter de muchas de las obras con las cuales Fleury, nacida en 1961 en Ginebra, "recorre nuevos caminos, más allá de la confrontación con el fetichismo del consumo y el mundo de la moda", señala Götz Adriani, autor del catálogo (editorial Hatje/Cantz/Stuttgart).

La armonía, el aura, la belleza y la sacralidad se convierten en foco de atención de los objetos presentados. A primera vista sus obras parecen una clara confirmación de los valores de la sociedad de consumo.

Sin embargo, la artista transmite un mensaje muy sutil sobre la belleza de lo aparente. Las escenificaciones y la superficie de los objetos, murales, cuadros e instalaciones que concibe adquieren valor por sí mismos, más allá de la publicidad o de la simple presentación del logotipo de la marca del producto.

El objetivo "no es ni ejercer una crítica a la sociedad de consumo ni destacar la belleza de sus productos, sino estudiar el mecanismo que permite comercializar su imagen", afirma la artista.

Los eslóganes abordados por Fleury son meramente los emblemas de las casas de moda, perfumerías y revistas ilustradas en papel satinado de renombre internacional. El uso que hace de ellos es para subrayar más bien los deseos y aspiraciones del Hombre, unidos a los bienes de consumo que ellos simbolizan y que ha bautizado con el nombre de 'Eternity'.

"Utilizo diferentes medios para llegar realmente a una técnica de dominio de todos ellos; estoy abierta a todos los géneros y no considero que la pintura esté muerta, ni mucho menos", asevera la artista, que prepara actualmente una muestra similar en la ciudad francesa de Grenoble.

El contraste humorístico de la exhibición lo logra Fleury con sus perros de juguete de gran tamaño y estilo 'pop art' que ocupan uno de los patios del recinto de exposiciones del Museo de Arte Nuevo de Karlsruhe, al suroeste de Alemania.

La muestra comprende las piezas creadas por la artista helvética en los últimos dos años, pero incluye asimismo algunos clásicos de la década de 1990, como 'First Spaceship On Venus' y 'Kelly Bag', así como algunas fotografías de las auras de muchos artistas amigos e instalaciones concebidas especialmente con su estilo inconfundible para algunos espacios de este museo.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo