Navigation

Solo en los Alpes tras el éxodo masivo

Simon Walther

¿Cómo es estar en la montaña cuando los últimos esquiadores se han ido a casa y los excursionistas de verano aún no llegan?

Este contenido fue publicado el 20 abril 2019 - 11:00
Simon Walther (fotos), Dale Bechtel (textos) , Ester Unterfinger (edición de fotos)

A esa pregunta trató de responder el fotógrafo suizo Simon Walther recorriendo los paisajes alpinos. Lo que halló fue una suerte de sombría deserción, pero también de agradable silencio.

En primavera y durante tres años consecutivos, Walther visitó estaciones de esquí que suelen ser abandonadas en Semana Santa por los últimos grupos de los tres millones de turistas que acuden cada invierno a los Alpes.

A su llegada, la nieve estaba desapareciendo. A menudo solamente quedaba en las pistas de esquí una capa compactada por la maquinaria.  

Walther compartió parte de su trabajo con nosotros. Estas fotos aparecen también en su libro (en alemán) ZwischenSaisonEnlace externo (Entre estaciones).

Simon Walther

Imagen primaveral de la zona de esquí de Gemsstock, en las alturas del pueblo y la estación de AndermattEnlace externo.

Una gran estación de esquí gasta en promedio más de 200 000 francos al día en la operación de sus remontes, la preparación de sus pistas y la fabricación de nieve, según la asociación suizaEnlace externo de operadores de teleféricos y remontes mecánicos. Los costosos cañones de nieve son alimentados con el agua de depósitos construidos con el único propósito de fabricar nieve.

Simon Walther


Las pistas de esquí de ZermattEnlace externo también están equipadas con cañones de nieve.  La fabricación de nieve representa alrededor de una cuarta parte de los costos de una estación, y desde hace algunos años es considerada indispensable para atraer a los esquiadores que esperan unas condiciones de esquí perfectas.

Simon Walther

A medida que los inviernos se hacen más cortos, la nieve artificial se ha convertido en un factor crucial para mantener las estaciones abiertas hasta la Pascua, el tradicional final de la temporada de esquí. Pero una vez terminado el largo fin de semana de vacaciones, se desconecta la corriente de la infraestructura, desde telesillas hasta cañones de nieve, y los miles de empleados que operan las instalaciones, dan mantenimiento a pistas, atienden las mesas y registran a los huéspedes, abandonan las pistas, los hoteles, los restaurantes y los caminos de montaña.

Simon Walther

Para captar la imagen de la izquierda, Walther se deslizó por una de las curvas de la pista olímpica de bob de St. Moritz. Es la última pista naturalEnlace externo de su tipo en el mundo. La gran altitud de la estación (1 800 m o 5 900 pies) hace posible su construcción a mano, sin necesidad de refrigeración. Sin embargo, una consecuencia es que la pista no puede mantenerse abierta artificialmente. Este año fue cerrada el primer fin de semana de marzo.

En la imagen de la derecha, una piedra con una marca en rojo y blanco indica el camino para el senderismo de verano. Está ubicada cerca del Paso de Albula, por encima de St. Moritz.

Simon Walther

Está prohibido acampar en el Paso de Albula (imagen de la izquierda), pero todavía pasarán un par de meses antes de que la nieve se derrita y alguien se sienta tentado a pasar la noche bajo sus cielos estrellados. También pasará un tiempo antes de que los huéspedes puedan descansar en los jardines de los hoteles del sur del Valle de Maggia, a pesar de la menor altitud.

Simon Walther

En los Alpes suizos, la corta temporada de invierno representa casi tres cuartas partes de la facturación anual de las estaciones de montaña. Así que no es ninguna sorpresa encontrar hoteles y restaurantes cerrados y remontes desiertos durante la mayor parte del año en algunas áreas.

+ Intentando que los suizos vuelvan a esquiarEnlace externo

Pero ha habido cambios. Durante los últimos diez años, el turismo de verano -cuando los senderistas y los ciclistas de montaña reemplazan a los esquiadores, y el camping es popular- ha pasado de una cifra de negocios del 13% al 28%.

Simon Walther
Simon Walther

ZwischenSaison es el segundo libro de fotos de paisajes alpinos de Simon Walther. El primero es una colección de imágenes en espejoEnlace externo, que muestra las montañas y sus reflejos en los lagos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.