Navigation

Una respuesta a la globalización

La cafetería, un espacio donde los representantes de las asociaciones intercambian puntos de vista. swissinfo.ch

La expresión asociativa es la respuesta de la sociedad civil a un mundo cada vez más deshumanizado y mercantil, afirman personalidades que apoyaron la creación de la “Casa de las Asociaciones”.

Este contenido fue publicado el 09 septiembre 2004 - 11:12

Más de 60 organizaciones socio-políticas suizas y extranjeras comparten un espacio destinado a promover iniciativas humanitarias y de defensa del medio ambiente.

Su creación en el 2001 y su financiamiento entregado por el gobierno ginebrino desató un debate y el lanzamiento de un referéndum en su contra que fracasó. La movilización a favor de este proyecto movilizó a las principales autoridades políticas que vieron en él la respuesta de la sociedad civil a la globalización.

El contexto internacional

Koffi Annan, Secretario General de la ONU, se refirió recientemente a la fuerza emergente de la sociedad civil a través de asociaciones y organizaciones no gubernamentales que laboran junto a las instituciones internacionales oficiales.

La Conferencia de la ONU de Río de Janeiro sobre el medioambiente y el desarrollo sostenible de 1992, reconoció a las ONG no sólo como agentes de difusión de información, sino también como a iniciadoras de grandes orientaciones políticas.

Ginebra, sede de numerosas organizaciones internacionales, varias de las caules simbolizan la mundialización, ofrece desde el 2001 condiciones favorables para albergar al movimiento asociativo comprometido con la defensa de los valores democráticos.

Reconquistar espacios

A juicio de Laurent Moutinot, miembro del Ejecutivo (gobierno) cantonal: “La Casa de las Asociaciones se inscribe dentro del ‘espíritu de Ginebra’, porque conforma un lugar de apertura y de tolerancia”.

“Vivimos en una época en la cual es necesario reconquistar los espacios de expresión ciudadana que se estrechan y empobrecen ante los espacios del mercado y de las tecnologías que aumentan y se enriquecen cada vez más”, agrega el ministro ginebrino del Medioambiente y la Vivienda.

Para respaldar el apoyo del Ejecutivo cantonal al financiamiento de la Casa de las Asociaciones, Laurent Moutinot cita a Ricardo Petrella, economista y consultor de la Comisión Europea:

“Los movimientos asociativos y todos los que trabajan en el seno de la sociedad civil tienen un papel fundamental que desempeñar. Sin ellos y sin su accionar no habrá un contrato social mundial”.

Por su parte, Christian Ferrazino, actual alcalde socialista de Ginebra, y asiduo defensor de este proyecto, señaló que: “La Casa nace en un periodo que se caracteriza por el triunfo del Mercado como solución a los grandes problemas”.

Resistencia al mercantilismo

“Las organizaciones socio-políticas reagrupadas en la Casa de las Asociaciones representan un aspecto importante de resistencia a toda tentativa de dominación económica, del poderío del espíritu competitivo y del egoísmo personal”.

“Hay que contar con asociaciones que consagran sus esfuerzos en la defensa de los derechos humanos, del medioambiente y de la promoción de la paz, para que conserven su independencia y su sentido crítico”, agrega el alcalde.

Rebelión cultural

Por otro lado, Ignancio Ramonet, ex director de “Le Monde Diplomatique”, sostiene que la emergencia de asociaciones como las agrupadas en la entidad ginebrina, son una respuesta a una sociedad convertida en extranjera a sí misma.

“Asistimos a una rebelión de personas culturalmente armadas para asumir la autonomía, exigir la creación y la protección contra el poder del Estado y el poder del dinero, de nuevos espacios de solidaridad y de actividades autogestionadas”, enfatiza.

Los miembros

Entre las 60 ONG que han encontrado albergue en la “Casa”, destacan Acción de los pueblos contra la mundialización, Asociación Católica Internacional para la juventud femenina, Asociación de Apoyo a las Naciones Amerindias, Ayuda Sanitaria Suiza a Palestina, Asociación Tierra Olvidada, y el Centro de Intercambios y Cooperación para América Latina, entre otras.

Todas estas organizaciones defienden el principio de autonomía frente a los partidos políticos y se definen como la respuesta de la sociedad civil a la deshumanización del sistema económico liberal imperante.

Este reportaje sigue en ‘Más sobre el tema’.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

La expresión asociativa es considerada como espacios de solidaridad y de intercambios para construir un mundo más justo.

End of insertion

Contexto

‘Casa de las Asociaciones’ representa un espacio importante de resistencia frente a toda tentativa de dominación económica, del poderío del espíritu competitivo y del egoísmo personal.
La Casa alberga asociaciones comprometidas en el desarrollo durable, la paz, el medio ambiente y los derechos humanos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.