Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Zúrich capital del delirio "tecno"

Medio millón de personas acudieron en 1999 al "Street Parade" de Zúrich.

(Keystone / Team)

Novena edición del «Street Parade». La megafiesta «tecno» y «house» invade la austera capital financiera suiza este próximo fin de semana. Abierto al patrocinio, presente en Internet, el desfile es un inmenso ritual de las generaciones del siglo XXI.

Mezcla de estética posindustrial y carnaval del verano europeo, el multitudinario desfile, a lo largo de los casi 4 kilómetros de las orillas del Lago de Zúrich, es una gigantesca discoteca al aire libre, animada por el frenesí de 30 camiones cargados con altoparlantes de varios millones de wattios de potencia.

El desarrollo del evento sorprende incluso a los mismos organizadores que lo crearon en 1992, después del éxito que tuvo el primer «Desfile del amor», en Berlín, a raíz de la caída del muro. 10.000 personas acudieron a Zúrich en 1993 y medio millón el año pasado.

Ningún evento cultural o espectáculo público reúne tanta gente en Suiza. "El 'Street Parade' de Zúrich es uno de los 100 acontecimientos suizos más importantes del siglo XX", señala un conocido diario popular de Zúrich.

Procedentes de Suiza, Europa y Norteamérica, en un descomunal alarde de desinhibición, dirigidos por célebres "disc jockeys" del repertorio "tecno" y "house", miles de jóvenes entre 16 y 30 años de edad, se sumergen en el paroxismo sonoro de la música digital.

Torsos desnudos y decorados con extravagantes maquillajes, armados con pistolas de agua y chupetes de bebé, bailan al ritmo de ensordecedores decibelios para expresar su nuevo ideal de amor, paz y tolerancia.

"Creed en el amor» (Believe in Love) es el lema del desfile. "Buena divisa para el año 2.000, porque en estos tiempos mucha más gente debería creer en el amor", afirma en declaraciones a swissinfo, Michel Loris-Melikoff, nuevo presidente de la Asociación que organiza la manifestación.

Pero aquí no hay protestas como en Woodstock, hace 30 años. Por sus consignas pacifistas los 'ravers' se parecen a los abuelos hippies. Dicen "no al odio y a la guerra", pero de manera inocente. Es el testimonio de una juventud que no cree en los valores tradicionales y que se desahoga en fórmulas hedonistas.

Tampoco hay compromisos. La música "tecno" no deja oír las palabras. "En cierta forma la música aplasta la conversación, pero lo importante es que el movimiento ha logrado reunir a cientos de miles de personas en la calle, sin violencia y sin daños graves", agrega Loris-Melikoff.

Más soportados que aceptados, estos desfiles preocupan por el ruido, las drogas, el alcohol y las basuras. Con su propia radio de alcance internacional, presente en Internet, transmitida por la televisión, el "Street Parade" repetirá en las 40 fiestas que integran su programa una sabia consigna: "no a las drogas ni a su comercio, simplemente sensación".

Las fiestas del nuevo milenio también son muy costosas. Más de 2.000 colaboradores garantizan el buen funcionamiento del desfile.

La municipalidad de Zúrich, después de ver con ojos de duda las primeras ediciones, ahora, al lado de otras marcas comerciales de prestigio, copatrocina un evento que, según cálculos de los promotores, genera una cifra de negocios que oscila entre 25 y 30 millones de dólares.

Cada generación se expresa a su manera. El "Street Parade" de Zúrich es la voz de los jóvenes del siglo XXI.

Al explicar quiénes son los habitantes de este espacio cultural, Michel-Loris Melikoff afirma que "al comienzo, fueron los jóvenes soñadores. Hoy son el estudiante, el empleado bancario, el desempleado y los homosexuales que invitan al amor, la paz y la tolerancia, valores ausentes de la vida diaria."

Jaime Ortega


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×