Navigation

¿A la mesa o a la pared?

Daniel Spoerri, con uno de sus 'cuadros-trampa'. Keystone Archive

Creador del 'eat art', el artista suizo Daniel Spoerri propone nueve cenas existenciales en la Galería del 'Jeu de Paume', hasta el 28 de abril.

Este contenido fue publicado el 19 abril 2002 - 11:44

"Por primera vez, nuestro museo va a fabricar una exposición en sus muros: se trata de nueve cenas creadas por el artista suizo Daniel Spoerri sobre nueve temas diferentes", subraya Daniel Abadie, director de la galería nacional del 'Jeu de Paume', en París.

Cenas en vertical

En el curso de esos banquetes, Daniel Spoerri va a "poner en la trampa" un determinado número de cuadros ya decorados. Y, en un momento dado de la velada, ordenará detener la comida. Acto seguido, se levantará la mesa para que él fije los cubiertos según los principios de los "cuadros trampa" que él mismo ha preparado desde 1960.

Dicho de otra manera: la cena se convierte en una exposición. El artista colocará en posición vertical los alimentos que se consumen normalmente en forma horizontal.

De esa manera, el museo sirve en principio de restaurante para que luego los restos de la comida se conviertan en obras de arte colgadas a los muros de la galería.

Daniel Spoerri es el autor de los menús y el 'maître d'hôtel', de las nueve veladas. Es él quien acogerá a los convidados, mientras que la cocina propiamente dicha será elaborada por un brigada de establecimientos especializados.

Un arte total

Pero, ¿en dónde está el arte con relación a los 'chefs' de cocina habituales? "No se trata de un trabajo sobre la gastronomía, explica Daniel Abadie, puesto que lo que interesa a Spoerri es proporcionar una mirada diferente sobre la vida. Para él la cocina es uno de los modos de asimilación, de ingestión de lo real".

"Su trabajo consiste en presentar la vida cotidiana, detenida en el tiempo por la técnica de 'collage', como un instante que se observa en forma diferente, porque de repente se encuentra fijado al muro", continúa Daniel Abadie.

Varias veces por día, cada uno de nosotros deja sobre la mesa platos, cubiertos. No los miramos, pero Daniel Spoerri nos conduce a observar la vida a través de las delicias de la tabla.

Nuestra relación con el mundo

Ejemplo: 'La cena palindrome'. Visualmente, se comienza por el final de la cena, con el postre y el café. Pero, en el plano del gusto, es a la inversa, es decir, los helados son bolas de puré, no con jarabe de fresas sino con una salsa de carne, mientras que el café es un caldo de champiñones negros.

"En ese momento uno advierte que nuestras relaciones con el mundo son cuestionadas. Y es en ese sentido, el trabajo de Daniel Spoerri puede verdaderamente calificarse de artístico", arguye Daniel Abadie.

Otro tema, otra cena: en 'El arte comestible', Daniel Spoerri retoma elementos que teníamos la costumbre de considerar como obras de arte. La lata de 'sopa de tomate' de Andy Warhol vuelve a ser una sopa de tomate servida en las latas que el artista estadounidense representó en sus platos.

Un precursor

Daniel Spoerri fue uno de los fundadores del movimiento "de los nuevos realistas" en los años 60, en Francia, En compañía de Jean Tinguely, particularmente. Además, fue realizador en el teatro de 'avant-garde' inclusive bailarín en la Opera de Berna.

A los 14 años, la Segunda Guerra Mundial le obligo a dejar su Rumania natal, para mudarse a casa de un tío pastor en Zúrich. Daniel Spoerri reparte su vida entre Italia, Alemania y Suiza. A los 72 años sigue dando la nota de las páginas de la rúbrica artística parisina.

Emmanuel Manzi

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.