¿El escándalo fiscal alemán puede alcanzar a Suiza?

La plaza financiera de Liechtenstein en la mira de la justicia alemana. Ex-press

Alemania vive actualmente el mayor escándalo de evasión fiscal de su historia. Cientos de personas están bajo sospecha de fraude fiscal por colocar sus fondos en Liechtenstein.

Este contenido fue publicado el 20 febrero 2008 - 17:50

El Principado está en el centro de las críticas internacionales. Y Suiza, ¿podría pronto estar también bajo presión?

"No podemos pronunciarnos sobre este caso. Se trata de un asunto entre Alemania y los establecimientos bancarios de Liechtenstein", precisa el Ministerio de Finanzas de Suiza, al tiempo de subrayar que Berna no está implicada de ningún modo en esa cuestión.

Una información que confirma la Asociación Suiza de Banqueros: "Actualmente no hay ninguna relación entre este caso y Suiza".

El responsable de las cuestiones fiscales de la patronal suiza 'economiesuisse', Christoph Schaltegger, estima que tampoco hay "relación posible entre los eventos en Alemania y el conflicto fiscal de Suiza con la Unión Europea".

De hecho, este último concierne específicamente a las sociedades tenedoras (holdings), mientras que el escándalo alemán de evasión fiscal implica a personas físicas.

No obstante, "no se excluye que este asunto encone un poco el debate sobre el conflicto fiscal", agrega Shaltegger. Sin embargo, agrega que Suiza en 2007 transfirió más de 100 millones de francos al tesoro alemán, conforme al acuerdo sobre imposición de intereses.

Suposiciones

Por ahora, ninguna información oficial menciona que pudiera haber personas que hayan cometido fraude en Alemania al enviar su dinero a Suiza.

Para ciertos expertos no hay duda de que también en las cuentas helvéticas hay dinero, producto de una evasión fiscal. "Los bancos suizos acogen dinero ilegal por miles de millones", subraya Erich Samson, profesor de Derecho Penal de Hamburgo y autor de un estudio sobre la plaza financiera helvética.

Entre tanto, no se descarta que los servicios secretos alemanes apunten también hacia Suiza al realizar sus investigaciones sobre evasión impositiva.

Ayuda judicial sólo en caso de fraude

El suizo Michael Lauber, al frente de la Federación Bancaria de Liechtenstein, subraya que debido a las estrechas relaciones entre Liechtenstein y Suiza, "el dinero colocado en las fundaciones del Principado pudiera muy bien encontrarse en Suiza o en otros países".

Cabe señalar que en Liechtenstein y en Suiza, la evasión fiscal (es decir, el hecho de no declarar montos financieros al fisco) es castigada, pero no se considera un delito penal como ocurre en la Unión Europea.

Un fraude fiscal es, por el contrario, considerado como un delito que puede ser castigado con la prisión, tanto en la Unión Europea, como en Suiza y Liechtenstein.

Y únicamente en este caso preciso Suiza ofrece su colaboración judicial, si le es solicitada.

Presión internacional

Esta limitación suscita cada vez más el debate tanto en Suiza como en el extranjero. Sus defensores aducen que responde a la tradición helvética, según la cual el secreto bancario únicamente puede ser revocado en caso de estafa.

La diputada socialista helvética Susanne Leutenegger piensa lo contrario. "Debemos darnos cuenta de que en el extranjero es incomprensible que sólo se permita la ayuda judicial para los expedientes de fraude fiscal".

La presión crece justamente a escala internacional. 'Transparency International', una organización de lucha contra la corrupción, acusa a Liechtenstein de complicidad en la evasión fiscal y solicita que se impongan medidas al respecto.

"La evasión fiscal debe ser considerada como un delito tanto en Liechtenstein como en Suiza. Y esos países ya no deben conceder el secreto bancario a los ciudadanos de la Unión Europea", afirma el representante de la sección germana de 'Transparency International', Caspar von Hauenschild.

Las críticas de la OCDE

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reprocha a Liechtenstein, Andorra y el Principado de Mónaco que se encuentren entre los últimos paraísos fiscales que rechazan cooperar con otros países para mejorar la transparencia de los fondos que transitan por sus territorios.

"Mientras haya centros financieros que rehúsen colaborar e intercambiar informaciones fiscales y no cumplan con los estándares internacionales de transparencia, habrá extranjeros que intentan esquivar sus obligaciones impositivos", explica el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría.

En su opinión, un "secreto bancario extremo" es una reliquia del pasado que no debería ya aparecer en las relaciones de sociedades democráticas.

swissinfo, Andreas Keiser
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Escándalo fiscal alemán

El 14 de febrero, el presidente de los Correos Alemanes, Klaus Zumwinkel, fue arrestado en su domicilio bajo sospecha de evasión fiscal por un monto superior al millón de euros.

Cinco horas después fue puesto en libertad bajo caución. El viernes, Zumwinkel, de 64 años de edad, renunció a su puesto en el 'Deutsche Post'.

Zumwinkel habría transferido cerca de diez millones de euros hacia Liechtenstein para evadir al fisco alemán.

La justicia alemana continuará realizando investigaciones en torno a la evasión fiscal, que podría significar unos 3.400 millones de euros no declarados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo