"Suiza no es eficaz en la lucha antiblanqueo”

Los 25 coches de lujo incautados a Teodoro Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, por el cantón de Ginebra en el marco de una investigación de blanqueo de capitales. Estas incautaciones son raras, según Daniel Thelesklaf. Keystone / Laurent Gillieron

El exresponsable de la Oficina de Comunicación y Denuncia de Blanqueo de Dinero (MROS) sostiene que Suiza está fracasando en la lucha contra la corrupción a gran escala. Daniel Thelesklaf está convencido de que miles de millones de millones de dólares se blanquean a través de los bancos suizos sin verificación previa de cuál es su origen.

Este contenido fue publicado el 22 septiembre 2020 - 12:09
swissinfo.ch/mga

“Nuestra defensa contra el blanqueo de dinero no es eficaz, como en tantos otros países”, declara Daniel Thelesklaf en una entrevista al diario Tages-Anzeiger. El exjefe de la MROS afirma que en Suiza falta voluntad política para afrontar este problema global.

En junio pasado, Thelesklaf dimitió de su cargo al frente de la Oficina de Comunicación y Denuncia de Blanqueo de Dinero (MROS). Sus declaraciones al Tages-Anzeiger coinciden con la publicación por parte de Buzzfeed News y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIIJ) de datos de la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN, en inglés) de Estados Unidos que revelan cómo redes criminales mueven dinero sucio por el mundo entero.

Según la Radiotelevisión Suiza francófona RTS, los datos incluyen más de 2 000 transacciones que involucran a bancos suizos y representan 3 700 millones de dólares que llegan a Suiza y 4 200 millones que salen del país.

En su entrevista, Thelsklaf lanza una crítica mordaz: “En materia de blanqueo de capitales, Suiza solo aplica el mínimo absoluto debido a la presión que ejerce el extranjero”.

“La eficacia de la lucha contra el blanqueo de capitales reviste solo una importancia secundaria. Desafortunadamente, he llegado a la conclusión de que así es imposible avanzar”.

El año pasado, los fiscales federales abrieron una investigación sobre el blanqueo de fondos de Venezuela. Pero según Thelsklaf, estas investigaciones se ven entorpecidas, porque para demostrar delitos de corrupción o fraude los magistrados necesitan solicitar asistencia judicial al país concernido. Y no suelen hacerlo hasta que cambia el régimen, señala.

El exjefe de MRSO recomienda modificar el marco legal en el sentido de que los autócratas corruptos tenga que demostrar que su dinero es de origen legal. Solo entonces Suiza estará en condiciones de confiscar mucho más que solo una fracción de los capitales presuntamente ilícitos, sostiene.

En 2015, los cantones de Zúrich, Ginebra y el Tesino confiscaron 190 millones de 4 800 millones de los francos suizos que los bancos notificaron a MROS como dinero de procedencia sospechosa. Desde 2016, los bancos han notificado anualmente a la MROS actividades sospechosas por un valor que oscila entre los 12 000 y 17 000 millones de francos.

Thelesklaf se queja también de que la MROS carece de software avanzado. Muchos datos tienen que ser introducidos manualmente en el sistema informático. Y si aumenta el número de notificaciones, como ocurre hoy en día, los más de 60 empleados altamente cualificados de la MROS no dan abasto, no pueden consagrarse a lo que es realmente su labor, es decir, analizar las notificaciones de los bancos y luchar contra el blanqueo de capitales a través de la banca suiza. Debido a esta situación, a finales de 2019 había unas 6 000 notificaciones por valor de varios miles de millones de francos que aún no se habían procesado, explica.

La consecuencia es que la MROS solo logra bloquear “una fracción” del dinero que se blanquea en Suiza. Una situación “insostenible”, declara Thelesklaf, que a partir de octubre será asesor del Servicio de Información y Control sobre los Circuitos Financieros en Mónaco.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo