Navigation

¿En qué medida es neutral Suiza?

“Tomar partido es veneno para la neutralidad”

La neutralidad es más importante que nunca, sostiene la diputada de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora) Yvette Estermann, porque Suiza solo puede mediar y promover la paz si no se posiciona.

Este contenido fue publicado el 17 febrero 2021 - 13:51
Yvette Estermann, diputada UDC

El origen de la neutralidad se remonta al 20 de noviembre de 1815, después del Congreso de Viena. Aquel día, las grandes potencias reconocieron en un acta la neutralidad perpetua de Suiza. Desde esa fecha, Suiza siempre se ha atenido más o menos a esta neutralidad.

Durante la Guerra franco-prusiana de 1870 y durante la Primera Guerra Mundial, Suiza se benefició de la neutralidad, porque no tuvo que tomar partido.

Yvette EstermannEnlace externo nació en 1967 en la antigua Checoslovaquia, estudió Medicina en Bratislava, y en 1993 se mudó a Kriens (cantón de Lucerna). En la actualidad es diputada y desde 2007 miembro de la Comisión de Política Exterior de la cámara baja del Parlamento suizo.

End of insertion

El aspecto humanitario se reveló como un punto clave de la neutralidad que fue muy importante durante las dos guerras mundiales y durante la Guerra Fría. Suiza se mantuvo al margen del conflicto, lo que le permitió ayudar y mediar. Nadie puede decir qué habría sido de Suiza, si se hubiera declarado, por ejemplo, del lado de Hitler. O qué habría sucedido en el caso contrario.

La neutralidad es un bien muy valioso que juega un papel importante, incluso determinante, tanto en los períodos de paz como de guerra.

Cuando cursaba la escuela primaria en la entonces Checoslovaquia y comentábamos las “noticias del mundo”, leía a menudo en la prensa que Suiza era el centro de conversaciones de paz. Y en mi percepción de entonces Suiza – junto con la ciudad de Ginebra – era el centro neurálgico de los esfuerzos por la paz en el mundo. Cosa que me impresionaba mucho.

Y así, cuando llegué a Suiza, me convertí en una gran devota de este valioso instrumento que es la neutralidad y que, desafortunadamente, se ha convertido en blanco de ataques. No hay nada malo en discutir sobre el papel y la utilidad de la neutralidad, pero lo que no me parece bien es que se intente aguarla o socavarla. Esto es perjudicial para el país y su gente.

Fue la exministra de Asuntos Exteriores Micheline Calmy-Rey quien acuñó el término “neutralidad activa”. Pero, ¿qué le ha aportado a Suiza? ¿Se ha beneficiado el país en algo de este enfoque? Al contrario: Suiza ya no es tan requerida como mediadora o moderadora de las conversaciones diplomáticas entre partes en conflicto. Otros países han asumido esa labor y, personalmente, lo lamento. Me gustaría que Suiza reanudara con ese memorable pasado de país mediador en el que las críticas a la jefatura del Estado o las injerencias directas en conflictos no solo no tienen cabida, sino que estorban.

Siempre suena bien dividir a las personas en “buenas” y “malas” para enarbolar la bandera de los derechos humanos. ¿Pero cómo pretendemos mediar o promover la paz si ya nos hemos posicionado? ¡Esto es veneno para la neutralidad! Considero más importante que nunca evaluar los conflictos, litigios y reproches desde una posición neutral. ¿Qué le aporta al mundo o a Suiza si tomamos partido en cualquier conflicto? Abstenerse de juzgar no es una señal de debilidad o de miedo. ¡Es una manera valiente de solucionar los conflictos en este mundo!

"Sin Suiza como mediadora e intermediaria, el mundo sería aún más caótico"

End of insertion

En cuanto al compromiso de Suiza en Kosovo: los miembros del ejército suizo – en el marco de la Kfor [Fuerza Internacional de Seguridad para Kosovo, liderada por la OTAN] – son de suma importancia para la población kosovar. La gente allí sabe que los soldados son de un país neutral. Tal vez esto no tiene mayor importancia fuera de Kosovo, pero sí la tiene para la gente directamente afectada.

¿Qué pasaría si Suiza renunciara a su neutralidad? ¿Sería el mundo mejor o más pacífico? Lo dudo y estoy convencida de que Suiza como país neutral debe asumir el papel significativo que tiene en este mundo. Ahora y en el futuro. Sin Suiza como mediadora e intermediaria, el mundo sería aún más caótico. Y sencillamente no nos lo podemos permitir.

Las opiniones vertidas en este artículo son propias de la autora y no reflejan necesariamente las de swissinfo.ch.

Traducción del alemán: Belén Couceiro

En una serie de artículos, los autores invitados expresan su opinión sobre la neutralidad y su justificación ética. He aquí el resto de artículos de opinión:

End of insertion

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.